Colombia y la odiocracia  

Autor: Hernán Mira Fernández
18 febrero de 2018 - 12:05 AM

Si queremos progresar en lo socio-político tenemos que enfrentar el odio, educar para dejar de ser una sociedad propensa a "usar la cabeza para embestir" sin pensar y razonar

El odio en la política colombiana es una especie de endemia (enfermedad que reina habitualmente, o en épocas fijas, en un país o comarca) y en el caso de la actual campaña electoral y, mejor, desde que se logró un acuerdo de paz, se ha vivido una gran oleada de este odio en la democracia colombiana que la ha llevado a ser como una “odiocracia”. En la historia patria hay varios ejemplos de odios políticos de los que tomo uno representativo, de cómo esos odios son una vía regia a la guerra. En la llamada “Guerra de los Supremos” que duró tres años (1839 – 1842) se enfrentaron por motivos inicialmente religiosos, José María Obando y Pedro Alcántara Herrán. Cuenta Argos, que Obando al saber que el designado para someter a Pasto era Herrán, se puso de parte de los facciosos porque él se mantenía ‘muy ardido’ contra Márquez que lo había derrotado en las elecciones de 1837 para presidente. Estos odios también llevan a asesinatos como en los casos de Gaitán o Galán. Con alguna razón, ahora se empieza a temer que pueda empezar a correr la sangre en esta encarnizada campaña.
¡Dios nos libre!

La verdadera democracia solo es posible si enfrentamos al odio con valor y con valores, dice Carolin Emcke en el excelente libro Contra el odio, que recomiendo ampliamente. Se plantea enfrentar el discurso del  odio que se cocina en un espacio público cada vez más polarizado, que criminaliza y acribilla las ideas ajenas pero jamás pone en duda las propias –entre nosotros es evidente la polarización y esa especie de criminalización de las ideas del contrario con calificativos como terrorista, “guerrillero”, extraditable, comunista, castrochavista, etc-. Se trata de una forma de dogmatismo al que hay cuestionar y enfrentar no sólo en el espacio de la política sino en el ejercicio y la práctica ciudadana.
Esta “odiocracia”, aquí se alimenta de esa falta sin fondo que tenemos en formación política y ciudadana

Lea también: Cizaña contra los derechos humanos
El populismo es un muy especial sustento del odio en la sociedad y la política. El populismo es una forma pretendidamente moralizada de políticas de identidad ideológica o nacionalista. Los populistas necesitan una distinción ‘moral’ entre aquellos que pertenecen a su pueblo y los que no. Estos últimos siempre representan un peligro que amenaza al pueblo o nación verdaderos, como lo representa también cualquiera que discrepe de los populistas. Los populistas siempre convierten el conflicto en algo personal y en medio de este conflicto se termina dando valor a lo que dicen y hacen ellos. En esta Colombia donde se impone la política deshumanizada y de odio, los cuestionamientos y  críticas se responden con violentos ataques personales, y los que no siguen o seguimos los planteamientos del grupo de la derecha se califican de apátridas y que queremos llevar al país a lo que es Venezuela hoy. Este tipo de propaganda es como inspirada en Goebbels, el gran estandarte del nazismo: "La propaganda debe facilitar el desplazamiento de la agresión concretando los objetivos del odio". 
No se nace odiando, se aprende a odiar. Y a nosotros muchas veces se nos ha enseñado a odiar. A católicos y cristianos se nos ha enseñado a odiar a los ateos, como gente sin principios ético-morales que solo teníamos los de fe religiosa. Nunca se nos formó en ética civil o ciudadana que parten de la base del reconocimiento del otro como igual en dignidad humana, la tolerancia y el pluralismo. También se nos ha enseñado a odiar al comunismo y los países cercanos a él, algo bien alimentado en el hoy por hoy. Y en el racismo, discriminando y excluyendo especialmente a los negros los que se veían casi como desechables de esta sociedad “decente”.

Le puede interesar: De odios actuales y heredados
Si verdaderamente queremos progresar, es la hora de enfrentar el odio y reeducar para dejar de ser  una sociedad tan propensa a "usar la cabeza para embestir" antes de pararse a pensar y razonar.

CODA. A propósito de esta “odiocracia”, siempre vale la pena recordar a Fernando González: “Es en el corazón y en el espíritu donde residen las dificultades y donde está la solución de los problemas; con estos directores colombianos bien podéis expedir mil leyes y ordenanzas, y la vida continuará desagradable, difícil y fea”.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Artículos relacionados

Más empatía es menos violencia
Columnistas

Más empatía es menos violencia

La resistencia a la paz podría deberse a un pobre desarrollo de la empatía en una parte de la población

Lo más leído

1
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
2
Entretenimiento /

Medellín es protagonista en La reina del flow 

A partir de este martes 12 de junio, en la franja prime de Caracol TV, a las 9:00 p.m., la Caja mágica de...
3
Columnistas /

Lineamientos académicos

La mayúscula se ha convertido en la herramienta para representar la intensidad o volumen de la voz: lo...
4
Columnistas /

Plata local, no nacional

La solución a los problemas fiscales nacionales es local.
5
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
6
Especial Suroeste /

Balcones coloniales pintan de color el Suroeste

Jardín es reconocido por ser el pueblo con los balcones más bellos de Colombia, pero no es el único...