Régimen de Prima Media y regímenes especiales: un debate necesario

Autor: Johnatan Clavijo
5 marzo de 2020 - 12:03 AM

El Régimen de Prima Media requiere reformas; eso es claro. Pero, en la actualidad, un gasto importante en las pensiones pasa desapercibido en el debate mediático de las pensiones.

Bogotá

Hago parte de una generación que creció advertida. “Ustedes no van a tener pensión” es un comentario común dirigido a los llamados millenials, que funciona casi como una condena anticipada. También, viví cómo a mi papá le tocó reclamar su pensión con abogado incluido y, hoy, veo cómo a mi mamá no le corresponderá una pensión, pues nunca hizo parte del sistema. En mi casa, entonces, se viven varios de los fenómenos anómalos de las pensiones en Colombia: los problemas para reclamar la pensión sumados a la inequidad en los subsidios para la población con salarios más bajos; la baja cobertura del sistema que dejó por fuera a una buena parte de la población y, en mi caso, el heredar un sistema deficitario al que ningún gobierno quiere meterle mano.

Lea también: Economía para dummies

En Colombia existen dos regímenes de pensiones, solidarios y excluyentes entre sí; es decir, que solo se puede elegir pertenecer a uno de ellos. El primero es el Régimen de Prima Media con Prestación Definida (RPM); este es al que hace parte mi papá, por haber sido cotizante del antiguo Seguro Social. El segundo es el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS), del que hago parte, junto con una buena parte de la población del país en la actualidad.

En el primero de los modelos, que es de carácter público, los afiliados hacen sus aportes y, junto con sus rendimientos, constituyen un fondo común de naturaleza pública que garantiza el pago de las prestaciones a los pensionados actuales. Es decir, los afiliados pagan por los pensionados de hoy, con el propósito de que los afiliados del mañana paguen por ellos. Este Régimen de Prima Media es administrado por la empresa estatal Colpensiones. Por su parte, el Régimen de Ahorro Individual es de carácter privado y es administrado por las empresas agrupadas en Asofondos.

El Régimen de Prima Media suele estar en tela de juicio y muchos de los debates en medios de comunicación se centran en lo necesaria que es su reforma. Por una parte, la población colombiana envejece a un ritmo acelerado, por lo que la población en edad productiva de hoy no se corresponde con las nuevas generaciones; es decir, la balanza ideal sobre la cual se cimienta el régimen estará muy desbalanceada en unos años. Según el Censo de 2018, el porcentaje de la población entre 0 y 5 años es de 8,4%, mientras que el porcentaje de la población de 65 años y más corresponde al 9,1%. Es la primera vez que este último porcentaje supera al primero. Además, según el estudio de la Misión Colombia envejece realizado en 2015 por Fedesarrollo y la Fundación Saldarriaga Concha, “la población de 60 años o más es la que más aumenta en términos absolutos: entre 1985 y 2050, su tamaño aumenta en casi 7 veces”.

Además de la insostenibilidad a futuro como consecuencia de este envejecimiento, el Régimen de Prima Media es acusado, también, de injusto. Según cifras del Departamento Nacional de Planeación publicadas por el Ministerio de Hacienda en 2017, los subsidios del Gobierno en materia de pensiones que recibe el quintil de menores ingresos (es decir, las personas con salarios más bajos) es el 0.3% del total, mientras que el quintil más alto recibe el 65% de los subsidios (esto es, quienes tenían salarios más altos).

El Régimen de Prima Media requiere reformas; eso es claro. Pero, la actualidad, un gasto importante en las pensiones pasa desapercibido en el debate mediático de las pensiones. La Ley 50 de 1990 dejó activos algunos regímenes especiales que generan un importante gasto para la nación, incluso mayor al que genera Colpensiones.

De acuerdo con la Asociación nacional de instituciones financieras (Anif) -basada en cálculos del Ministerio de Hacienda y el Dane- para 2016, el Régimen de Prima Media representó el pago del 1,3% del PIB nacional, como consecuencia de la culminación de las reservas que tenía el fondo en 2004. Es decir, las pensiones del Régimen de Prima Media ya no se están alcanzando a pagar con los aportes de los afiliados, sino que al Estado ya le toca meterse la mano al bolsillo para pagarlas. Y la tendencia es que crezca cada vez más. Pero, por su parte, los regímenes especiales alcanzaron el 2,6% del PIB nacional; es decir, representan el doble de lo que se paga a los afiliados del RPM. ¡Y pocas veces se mencionan en el debate!

Lea también: Evasión

Estos regímenes especiales corresponden a pagos a las Fuerzas Militares, funcionarios públicos, magistrados y magisterio, entre otros. Por eso, es indispensable analizar profundamente estos regímenes pensionales especiales, con el propósito de que en ellos también se hagan reformas importantes. Por supuesto que son decisiones que tienen grandes costos políticos y que deben ser muy bien analizadas con criterios técnicos. Pero algún gobierno debe tomarlas para evitar que el sistema se siga desangrando. Porque con cada día que pasa, la pérdida es mucho más grande y el problema será heredado por las próximas generaciones.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

William
William
2020-03-05 18:05:39
Un cordial saludo, se les olvida la billonaria deuda que el Estado tiene con Colpensiones y no quiere pagar.Con ese dinero se puede solventar el flujo de caja para pagar las pensiones. Además los derechos de los docentes se consiguieron a través de las luchas y el luto de muchos profes.
Edgar
Edgar
2020-03-05 17:36:24
Lo que expresa el columnista es desafortunadamente cierto. Se tiene qué tomar una decisión contundente, cuanto antes, pero resulta que los beneficiarios de los Regímenes Especiales no van a soltar su presa, valga decir por ejemplo los agremiados de Fecode, los de la CUT, que han fabricado marchas y manifestaciones propalando la idea de que el gobierno va a acabar con Colpensiones, y mentiras de ésa índole. Y para ello cuentan con un puñado de idiotas útiles que los acompañan cada que se citan en las marchas.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Equidad es educación
Columnistas

La equidad para Beatriz Restrepo (parte II)

La equidad tiene connotaciones morales y en esa moralidad radica una de sus principales diferencias con una palabra asociada, pero que no significa lo mismo: la igualdad
Beatriz Restrepo Gallego
Columnistas

La equidad para Beatriz Restrepo (Parte I)

La mayoría de las palabras de esta columna no son mías, sino de una gran persona, ciudadana y filósofa, quien falleció recientemente: Beatriz Restrepo Gallego....

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
3
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
4
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
5
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...