Putin y la eterna Rusia

Autor: Sergio de la Torre Gómez
2 agosto de 2020 - 02:13 AM

La actual burocracia, sobreviviente del pasado en parte, se comporta en forma harto similar a la de antaño

Medellín

¿En qué clima o ambiente se desenvolvió la carrera de Putin, vista desde la caída de la URSS, hace 30 años, hasta hoy, cuando aparentemente él corona la cúspide? Pues en un clima muy afín al soviético que lo precedió, cimentado en la misma burocracia medrosa y vegetativa de antes, conocida como “la nomenclatura”, la cual, sin mayores afanes o acoso, siguió administrando el aparato del Estado, con idénticas mañas y el mismo estilo de los jerarcas de otrora, desde Malencov hasta Brezhnev y sus respectivos epígonos, aunque esta vez sin el partido comunista, que fue oportunamente arrinconado. La actual burocracia entonces es copia fiel de la anterior, como casi todo en Rusia, donde suele venerarse el pasado con más devoción que en el resto de Europa. No en vano allá, donde se acaba Europa comienza Asia. Y cuando menos una mitad de Rusia es asiática, y no apenas en lo territorial sino en lo cultural, y en el talante básico, siendo Asia a su vez lo más apegado a la tradición, como sabemos. Baste citar las grandes potencias, China, India, Japón, etc., donde la modernidad que logro penetrar lo hizo venciendo grandes resistencias.

Lea también: Memoria y ancestros

Esa gravitación del ayer, ostensible y desafiante a veces, se entiende porque la cultura que le es propia y especifica es también muy arcaica, estando más arraigada allá que en el resto de planeta. Lejos de descuidarla o renegar de ella, se cultiva minuciosamente, se custodia con sumo orgullo.

Tenemos pues que la actual burocracia, sobreviviente del pasado en parte, se comporta en forma harto similar a la de antaño, que a su vez heredó los modos y la proverbial cautela de los heliotropos y dignatarios que tan gráficamente Google, Tolstoi y demás grandes escritores clásicos tan certeramente retratan en sus obras.

Le puede interesar: Falacias y distorsiones

La atmósfera política que se respira es la misma entonces que circundaba al desprevenido Yeltsin (por eso duró tan poco), y a Putin, su fiel discípulo, que tan bien supo acoplarse y medrar a su sombra, hasta llegar a sucederlo en el mando. Y aventajándolo en todo sentido, como con creces lo ha demostrado y podremos constatarlo en próximas anotaciones.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Putin ortodoxo
Columnistas

La consagración de Putin

Se regresa, o se despierta más bien ese conservadurismo que dormita en el alma Rusa y distingue desde siempre a su sociedad

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Ser mujer en el Siglo XXI

No se puede caer en la peligrosa trampa de confundir el feminismo con un feminismo victimista y antihombres...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Columnistas /

La pena de muerte existe en Colombia

En los primeros tres gobiernos, luego de expedida la Constitución, se mostró un tipo de Estado de...
6
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...