Falacias y distorsiones

Autor: Sergio de la Torre Gómez
22 marzo de 2020 - 12:36 AM

Con la complacencia y el silencio continuado de los historiadores oficiales, Bolívar, un liberal por antonomasia, fue clasificado de otro modo y terminó secuestrado por el partido conservador

Medellín

La recurrencia de estas lacras, fariseísmo y maniqueísmo, a que aludíamos la vez pasada, se tornó crónica y casi consubstancial a nosotros. Es más frecuente aquí que en cualquier otro país del entorno, incluida la inefable Venezuela, donde no dejan de exaltar la figura y obra del Libertador (sobre todo ahora bajo el chavismo) pese a haberlo repudiado en vida hasta el cansancio, tanto que tuvo que morirse en Santa Marta porque en su patria nativa no lo admitían ni siquiera para refugiarse y fallecer en paz. Mientras vivió, porfiando en su noble empeño, a ciertos venezolanos de su tiempo les incomodaba mucho. Entonces lo ignoraban llegando al extremo de negarlo, siendo como fue el más abnegado de sus hijos. Se tiene una deuda con él y su legado (que nunca respetaron sino de dientes para afuera) y con la memoria de este hombre providencial que lo sacrificó todo por la dignidad de sus compatriotas. Personaje irrepetible, el único de talla universal que ha dado Latinoamérica y a quien se le pagó con la ingratitud y el largo silencio de muchos de sus paisanos pese a todo cuanto se vino a evocar luego la gloria de sus hazañas, mientras en la práctica se le traicionaba y traiciona, cuando conviene.

Lea también: Memoria y ancestros

En política lo anterior constituye uno de los hechos más bochornosos del fariseísmo, enfermedad de la civilización y cultura occidentales. Del mismo género del que protagonizaron los rabinos cuando negaron a Jesús, ya condenado a la cruz. Pero hubo otros en cabeza suya, verbigracia el fariseísmo patente, que falsifica los hechos y el alcance que ellos tienen en la vida y destino de nuestros países, que eran uno cuando Bolívar los emancipó. Siendo un ferviente discípulo de Voltaire y Rousseau, forjadores del racionalismo, precursores del ideario liberal e inspiradores de la revolución francesa, con la complacencia y el silencio continuado de los historiadores oficiales, Bolívar, un liberal por antonomasia, fue clasificado de otro modo y terminó secuestrado por el partido conservador, antípoda de todo lo anterior. Y convertido en su mentor, además. En cambio, Santander, su tortuoso rival, que cultivaba el fetichismo jurídico (una aberración del derecho al parecer incurable, el culto por sí a la norma y a las interpretaciones amañadas que perpetúan su vigencia e intocabilidad, a veces contra toda razón) pasó a ser el padre del liberalismo. Una inversión de los roles y el legado ideológico tan ostensible y curiosa no se da sino en Colombia, donde a menudo prevalece el absurdo y lo más torcido cuando del ejercicio político y sus manifestaciones se trata. Un godo como Santander (sin saberlo, en verdad) tan concienzudo, tan apegado al principio de autoridad sin distinguir grados ni matices, no se ha duplicado en Colombia. La obediencia maniática y el acatamiento ciego de los preceptos jurídicos, aquí solemos catalogarlos como santanderismo, vicio del que nos quejamos desde que existimos como república y del cual no hemos podido ni podremos redimirnos al parecer.

Le puede interesar: Grietas en la cima

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La Patria Boba
Columnistas

La Patria Boba

Lo importante de conocer la historia es evitar que recaigamos en los mismos horrores y errores de nuestros antepasados, cosa que en Colombia no hemos podido ni querido...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Columnistas /

¿Qué pasa con la salud en Colombia?

La salud de los colombianos se encuentra en estado grave, incluso en no pocos casos, requiriendo atención...
4
Entretenimiento /

Cocoliso, rey del repentismo

La Plaza Gardel fue el escenario donde se realizó la final del 13 Festival Nacional de la Trova Ciudad de...
5
Columnistas /

¿Ultimadamente o últimamente?

Últimamente y ultimadamente aparecen en el Diccionario de la lengua español (que está en rae.es) con dos...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...