Hay que “enderezar,” nuestro país lo necesita

Autor: Héctor Jaime Guerra León
4 diciembre de 2019 - 12:00 AM

Da la impresión de que la sombra de Santos estuviera aun rondando el palacio de Nariño, para hacerle cargos de todo lo malo que sigue sucediendo en el escenario Nacional.

Medellín

A pesar de los esfuerzos realizados y de la muy segura y sana intención que acompaña sus actos gubernamentales, no ha sido posible que la dirección del Estado asuma el rumbo que es esperado por el pueblo colombiano y mucho menos frente a las propuestas –promesas- realizadas por el actual mandatario al convocar a la ciudadanía a refrendar sus programas políticos, respecto de los cuales trazaría los cambios y la nueva ruta gubernamental y administrativa que habría de darse en el ejercicio de su mandato.

No cabe la más mínima duda que el éxito electoral logrado se debió a la creencia que se formó en el pueblo de que las cosas estaban mal y que en este gobierno iban a subsanarse y a “enderezarse” dichos problemas y que todo iba a ser distinto- mejor. Hasta el mismo ex presidente y máximo jerarca del partido de gobierno, hace algún tiempo y, en medio de todo ese maremágnum de desaciertos y equívocas actuaciones, con la contundencia y la vehemencia que le caracteriza en las diferentes confrontaciones que asume en el ejercicio de su actividad política y la defensa de sus ideales, afirmó tajantemente, diría yo que hasta con preocupación, “necesitamos que Duque enderece, porque si Duque no endereza nos va muy mal”.

Lea también:Soplan vientos de inconformidad y desesperanza

No obstante lo anterior, en lo fundamental, nada ha cambiado; muy por el contrario, el gobierno -a nuestro juicio- de manera por demás testaruda y arrogantemente, quiere hacer creer que los equivocados en este país, frente a todo lo que ha venido ocurriendo, no es el gobierno, sino quienes se atreven a controvertir sus políticas y actitudes en medio de precarias y muy difíciles situaciones para poder expresar sus inquietudes y constructivas críticas.

El actual gobierno ganó las elecciones porque propuso el cambio, porque prometió darle un vuelco total al país. Ahora, a más de un año de asumir dicha responsabilidad, le sigue echando la culpa de todo el desbarajuste presupuestal, político y administrativo al gobierno anterior. Da la impresión de que la sombra de Santos estuviera aun rondando el palacio de Nariño, para hacerle cargos de todo lo malo que sigue sucediendo en el escenario Nacional, distrayendo la atención sobre su propia ineficacia.

Frente a todo ello el pueblo colombiano, a través de sus organizaciones; esto es, la sociedad civil, no pudo encontrar otra alternativa distinta y tuvo que convocarse a las calles, para a través de marchas y de civilizada protesta: mingas, reuniones, fogatas, danzas, conciertos y hasta cacerolazos, indicar, expresar y suplicar, inclusive exigir, que ¡por favor Señor presidente! escuche al pueblo, permita el diálogo y posibilite la concertación respecto de todos esos asuntos que el gobierno cree unilateralmente haber superado con su unilateral manera de ver y entender las problemáticas que hoy llaman la atención de la ciudadanía a lo largo y ancho de toda la geografía nacional y que han sido el común denominador de las falencias y necesidades, angustias y aspiraciones que han hecho salir del anonimato en los territorios y poblados a toda esa gran cantidad de líderes y manifestantes que no aguantan ya tanta decidía, orfandad e insensatez frente a la forma como se los ha venido gobernado y han salido a manifestar democrática y pacíficamente sus ideas y sus inquietudes -sin-que hasta el momento hayan podido aún lograr que efectivamente se les escuche como debiera, por parte de su máxima autoridad.

Le puede interesar: La protesta y el clamor ciudadano no se detienen

No cabe pues duda alguna que hay que “enderezar. Ello no sólo lo ha pedido con toda razón el ex mandatario, sino que ahora el pueblo lo reclama con alborozo y entusiasmo, con la esperanza de que prontamente emprendamos el camino de redención, cambio y trasformación que se nos ha prometido y el país retome el rumbo de pacificación y reconciliación que desde hace tantos años hemos soñado y por el que tantos esfuerzos, recursos e inclusive muchas vidas hemos dilapidado, por el mezquino y extraño proceder de quienes asumen el compromiso de construir, luchar y trabajar por estos objetivos y no lo hacen y; por el contrario, someten al país con su personalistas y caprichosas formas de actuar y pensar a innecesarios e infructuosos desgastes que lo único que ocasionan es más desesperanza e insatisfacciones sociales.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Soledad
Soledad
2019-12-08 23:26:42
Con respecto al comento al comentario superior, me gustaría decirle al debido usuario que las protestas no son de Petro; NUNCA han sido de él; son de las personas que están exhaustas de las cuchilladas metidas por este gobierno tan nefasto, que con ayuda de los medios "desinformantes" de comunición, suspenden un telón que las cubre mediante propagandas del terror...así como la teoría conspirativa del Foro de Sao Paulo. Eso se lo dan a la mayoría de Colombianos masticado; no les interesa el desarrollo del discernimiento.
Edgar
Edgar
2019-12-04 18:04:16
Ah! No friegue Hector Jaime, no nos crea tan pendejos. No se da cuenta que, entre otros, el propio Gustavo Petro prometió marchas durante todo el gobierno de Duque, que tiene a los demás comunistas, marxistas, del congreso a su lado y lo apoyan, que hay otros gremios como Fecode, de filiación comunistoide que le hacen a Petro el mandado con sus machas, plantones, y que los vándalos hacen parte de la coreografía. Entonces lo que hace el Presidente es tratar de manejar la situación , a pesar de los bochinches. Lo simpático del asunto es que los inversionistas van para otros lares, porque acá la cosa está muy oscura y, cuando se alejen todos le van a echa la culpa al que trata de gobernar para todos, no a los ilusos que marchan porque sí, por cualquier cosa.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
3
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
4
Urbanismo /

Nunca más niños y niñas en la guerra

La Comisión de la Verdad realizó encuentro para el reconocimiento de los impactos del conflicto armado...
5
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
6
Columnistas /

El arte de la guerra en la administración

No basta solo considerar el recuerdo de la marca, sino que esta sea amada por el cliente