Desnutrición crónica en Antioquia, unos bien y otros mal

Autor: Paula Escobar Gutiérrez
17 julio de 2020 - 12:00 AM

Entregamos el Índice de Desnutrición Crónica 2020 como una brújula que oriente la toma de decisiones de política pública, de presupuesto y de intervención en salud y nutrición de cualquier municipio.

Medellín

Recientemente entregamos a la opinión pública los resultados del Índice de Desnutrición Crónica (DNC) 2020 desarrollado por la Fundación Éxito, el cual clasifica a los departamentos y a los municipios en 5 categorías que van de satisfactorio a crítico, de acuerdo con el comportamiento de 12 indicadores causantes de esta enfermedad silenciosa. Según la Encuesta de Situación Nutricional 2015, la DNC que se presenta en los niños y niñas menores de 5 años deja huellas para siempre en la salud y el desarrollo físico y cognitivo de 1 de cada 9 niños en Colombia. Sabemos que es un lastre en el desarrollo de cualquier región.

Hicimos este índice porque al asumir el reto de aportar a la erradicación de la DNC en un país con tantos contrastes, concluimos que no hay una sola forma de acompañar a la diversidad de territorios en esta tarea, y que la información es una brújula para orientar las soluciones.

Lea también: La dignidad de nuestra especie

En el caso de Antioquia los contrastes son evidentes, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿vamos bien? o ¿vamos mal?  El Índice muestra que el departamento sobresale en comparación con otros, pero si ponemos la lupa en los municipios, encontramos municipios bajos y sobresalientes. Mientras Envigado, Sabaneta o La Estrella pueden sentirse orgullosos al ocupar los primeros puestos del Índice a nivel nacional; Cáceres, Mutatá y Zaragoza deben estar preocupados por estar en los últimos lugares de Antioquia. ¿Y qué decir de Murindó y Vigía del Fuerte que no pudieron ser medidos por no tener disponible toda la información? Con seguridad su debilidad se puede reflejar en la situación nutricional de sus niños.

Visto por subregiones, mientras el 100% de los municipios del Valle de Aburrá y el 69% de los de Oriente están en la categoría sobresaliente, el 66% del Bajo Cauca y el 44% de Urabá están en la categoría baja.  

Nuestros resultados coinciden con otras lecturas, lo que nos da más certeza de la utilidad del índice para hacer posible un acompañamiento diferenciado a los municipios, de acuerdo con sus necesidades. Es el caso del porcentaje de familias con Inseguridad Alimentaria en el Hogar, que según el Perfil Alimentario y Nutricional de Antioquia 2019, es del 87,6% en Bajo Cauca y el 86% en Urabá. Por su parte, el DANE 2018 señala que Antioquia tiene el quinto PIB per cápita más alto del país, que indica que su economía es sólida y dinámica, pero también es el séptimo departamento más desigual visto desde la perspectiva de ingresos. Esto no es para enorgullecerse, pues los resultados no están repartidos de forma equitativa en la población del departamento, lo que trae nuevamente al tablero contrastes como los de Envigado y Murindó o Sabaneta y Vigía del Fuerte.

¿Qué hacer para que todos los niños y niñas que nacen y crecen en tierra antioqueña tengan iguales oportunidades y el mayor nivel posible de salud y nutrición? Lo primero es revisar este panorama que por una parte es esperanzador y, por otra, desgarrador, para generar reflexión y acción. También examinar las recomendaciones de las 5 categorías de municipios que presentamos en el Índice. Por ejemplo, mientras Envigado, con buena capacidad administrativa y desempeño de indicadores se le recomienda focalizar a sus beneficiarios con intervenciones puntuales de salud y nutrición para erradicar totalmente la DNC, a otro como Murindó, con debilidades estructurales, difícil acceso y población dispersa, se le sugiere provisión urgente de servicios básicos, agua segura, saneamiento y seguridad alimentaria para toda su población.

Le puede interesar: Silleta para la lactancia materna

Como puede verse, entregamos el Índice de Desnutrición Crónica 2020 como una brújula que oriente la toma de decisiones de política pública, de presupuesto y de intervención en salud y nutrición de cualquier municipio. Por eso, hacemos una invitación a todas las autoridades departamentales y municipales a que lo conozcan y lo usen, para que el próximo año estén disputando los primeros puestos del índice, y los niños y niñas de sus regiones tengan el mejor estado posible de salud y nutrición.

Informe completo:

https://www.fundacionexito.org/sites/default/files/publicaciones/Reporte%20Anual%20I%CC%81ndice%20DNC%202020.pdf

Resultados Antioquia:

 https://www.fundacionexito.org/sites/default/files/publicaciones/Antioquia.pdf

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
4
Columnistas /

Empirismo vs. racionalismo

El problema radica, entonces, en separar la conciencia o los contenidos de la conciencia (la mente) del...
5
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...