Silleta para la lactancia materna

Autor: Paula Escobar Gutiérrez
3 agosto de 2019 - 09:04 PM

Flores y leche materna son cultivo de lo propio, de la tierra y de la naturaleza humana, y marcan un camino de esperanza para estas y las nuevas generaciones.

Medellín

Paula Escobar Gutiérrez

La vida y el buen ejemplo tienen un homenaje de especial trascendencia en esta ciudad, con eco para todo el país. Nos encanta la coincidencia de la celebración de la semana mundial de la lactancia materna justo en los días en que florece una de nuestras más bonitas tradiciones. Ambas, flores y leche materna son cultivo de lo propio, de la tierra y de la naturaleza humana, y marcan un camino de esperanza para estas y las nuevas generaciones.

Lea también: Mamás y familias “fuera de serie”

Las conmemoraciones nos permiten como sociedad resaltar lo que tenemos que conservar y enseñar para el futuro, porque tienen valor que merece perdurar. Por eso en Colombia y con admirable participación desde Antioquia promovemos la realización de la Lactatón, justamente para rendir un necesario tributo a la lactancia materna, mostrando en un acto público y masivo ejemplar, cómo estamos dotados con los recursos necesarios para luchar por nuestra supervivencia.

Y si alguna práctica humana merece todas las flores es justamente la lactancia materna. Debemos insistir y subrayar sobre sus atributos diferenciales e irremplazables, puesto que su poder nutritivo suele marchitarse entre el desconocimiento y la indiferencia. La leche materna es alivio, protección, alimento; es la primera vacuna, amor en dosis perfectas para quien necesita aferrarse a un mundo nuevo y desconocido. No requiere empaque, no tiene costo, no genera residuos. Llega autorregulada con las vitaminas, minerales y grasas según la edad del bebé. Y parece increíble pero sigue sucediendo: sólo el 36% de los niños colombianos menores de seis meses reciben lactancia exclusiva (ENSIN 2015) a pesar de que puede protegerlos de enfermedades infecciosas, respiratorias y varias prevenibles como la desnutrición crónica.

En 2019 la quinta Lactatón consecutiva en Colombia se vivirá el 2 de agosto en 86 municipios de 19 departamentos, liderada por la Fundación Éxito en el marco de la Gran Alianza por la Nutrición Infantil que congrega desde el despacho de la Primera Dama de la Nación y de la Consejería Presidencial para la Niñez  y la Adolescencia, a entidades públicas y privadas, gobernaciones y alcaldías, como es el caso de Medellín, Sabaneta e Itagüí alrededor de un mensaje de aliento a las familias para que apoyen a las madres en su derecho de amamantar con leche materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses de edad y continuar con la lactancia hasta los dos años o más.

El viernes 2 de agosto movilizaremos más de 30 mil personas, unas 13 mil mamás entre ellas, que con disposición y convicción le darán este año el sentido vital a este evento simbólico, el acto de amor que más alimenta. Ellas saldrán de sus hogares y trabajos para recordarnos que su capacidad de proteger a la niñez es natural y prodigiosa, pero que necesita apoyo y respeto de sus familias, amigos, empleadores, vecinos, de la sociedad en su conjunto. Así acogemos el llamado mundial que dice: “Empoderémonos- hagamos posible la lactancia”.

Le puede interesar: El marketing y la lactancia materna

Y en línea con la facilidad que nos brinda la tecnología, extendemos una invitación especial a las mamás que no pueden asistir a los escenarios públicos donde tendremos la Lactatón presencial, para que se unan esta movilización, compartiendo sus fotos y videos amamantando a sus hijos a través del hashtag #Lactatón durante la jornada del viernes 2 de agosto.

La lactancia materna tiene ganado su lugar en esta y en todas las ferias donde de celebrar la vida se trata.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

En agosto también hay flores para la nutrición
Columnistas

En agosto también hay flores para la nutrición

Nos ocupamos de llevar el mensaje salvador de la lactancia materna, con las mamás como protagonistas

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Columnistas /

Empirismo vs. racionalismo

El problema radica, entonces, en separar la conciencia o los contenidos de la conciencia (la mente) del...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...