Carta para ti, querido estudiante

Autor: Ricardo Ernesto Torres Castro
27 abril de 2020 - 12:04 AM

La universidad es una de las más grandes creaciones de la civilización occidental: es la empresa de conocimiento más antigua y más actual

Medellín

Querido estudiante. No se si sepas cómo fue que se fundaron las universidades y cómo se ha llegado hasta hoy con lo que tenemos. La palabra universitas fue creada probablemente por Cicerón, con el sentido de “universalidad". Referido a las universidades, aquel vocablo pasó a designar la institución que tenía carácter de totalidad en dos sentidos: originalmente fue la universitas magistrorum et scholarium, esto es, la comunidad de maestros y alumnos; después, la universitas litterarum, es decir, la institución en que se reunía en un todo el saber. No fue de la noche a la mañana que apareció, sin embargo, hay que reconocer que la universidad es una de las más grandes creaciones de la civilización occidental: es la empresa de conocimiento más antigua y más actual. No nació de una idea preconcebida, sino de la paulatina convergencia de circunstancias históricas. Hasta hoy podemos estar convencidos de que la universidad ideal no existe y que ésta aún se sigue construyendo por quienes quieren seguir aprendiendo y aquellos que siguen estando dispuestos a enseñar. Es de las universidades de dónde ha salido la idea de la cultura, del mundo intelectual, del conocimiento como base para seguir creando la historia. Es en la universidad donde el ser humano eleva a otro eslabón su espíritu y como consecuencia es en ella donde ese espíritu se humaniza. No se si estés tan convencido de valorar el lugar de la universidad en la historia y en la vida misma. Pues bien, ahora que nos encontramos en esta larga cuarentena, donde los claustros de las universidades han tenido que cerrar, ella sigue estando ahí, en su esencia, en aquellos que siguen estados dispuestos a compartir y enseñar y tu que, valorando a esos sujetos que están al otro lado de la pantalla deseas aprender. La universidad en ese sentido no son los muros, ni el campus, eres tú, es él, soy yo. El origen de las universidades es muy particular, por muchos siglos se entendió como una asociación de profesores y fundamentalmente ellos eran los tomadores de decisiones. Más adelante, los estudiantes reclamaron este poder y del choque entre unos y otros nace la figura del Rector, como el portavoz de los estudiantes frente a los profesores. En el caso de la universidad de París eran los profesores quienes elegían al rector, en cambio en la universidad de Bolonia eran los estudiantes quienes ejercían el voto. Más adelante se constituyó la fuerza de la representación para que entre todos se pudiera elegir. Aun así, la naturaleza del cargo de rector nunca cambió y hoy más que nunca es pertinente. Ser Rector es ser el portavoz de los estudiantes, de su sentir, de sus necesidades, de lo que debe ser en función de su propio desarrollo.

Lea también: La revolución de las habilidades

Muchos no la estamos pasando bien. Hay estudiantes que en este momento se están preguntando por cómo continuar su proceso académico. La situación no es solo financiera, lo es también de sentido, en la raíz misma de las cosas. ¿para qué continuar estudiando? Es la pregunta que muchos se hacen, sin embargo, yendo a la profundidad misma de cada quien, la universidad sigue siendo un habilitador para la vida y por lo mismo renunciar a ella es renunciar a la posibilidad de construir futuro. Muchos rectores han estado al tanto de sus estudiantes y, sienten que el asunto de la coyuntura del coronavirus impulso a una generación al límite de su propia humanidad, su vulnerabilidad y su sin sentido de las cosas. Por años nos preocupamos por la felicidad, cómo buscarla, dónde hallarla. Ahora, en el seno de la soledad de muchos de ustedes, en el refugio del internet y las redes sociales, se extraña algo que ha logrado trascender en nosotros como un todo, nuestra universidad. Queridos estudiantes, estos lazos que nos unen son muy fuertes. Quizá nuestra universidad va a tener que transformarse y adaptarse a las nuevas condiciones que el mundo genere, sin embargo lo fundamental no se puede perder. Ustedes, sus ganas de salir adelante y su energía para construir un mundo mejor y soñar con mejores posibilidades.

Le puede interesar: Profesor, la profesión del futuro

Sus rectores deben estar haciendo lo que les corresponde: todo para que ustedes sigan dando lo mejor de ustedes mismos. Todo para que las cosas pasen de la mejor manera posible. Ellos, aunque preocupados, saben que de esta salimos juntos y que la fuerza de su juventud carga de energía al sector que más desarrollo le puede generar a Colombia, la educación y sus instituciones. Es tiempo para valorar lo que tenemos, para sentirnos juntos en el mismo barco navegando hacia lo desconocido y orientados por la fuerza de una de las instituciones históricamente más antiguas, que ha pasado por todo y que se ha sabido adaptar a las contrariedades y nuevos rumbos que la historia le ha presentado. La Universidad.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Profesor universitario
Columnistas

5 p de la educación superior

Los profesores son el centro de las universidades y ellos reclaman fuertemente atención para seguir garantizando el mejor servicio y producto académico.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Palabra & Obra /

Rosario de la Peña, la musa mexicana de los poetas románticos

Rosario aprisionó sus afectos en una muralla de piedra; tal vez por convencimiento o por disposición...
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...