Beatriz, faro moral y maestra de vida

Autor: Hernán Mira Fernández
27 julio de 2019 - 09:07 PM

Beatriz, con su bondad y generosidad desbordante, se entregó y abrió su mente y corazón a los amigos y al prójimo que siempre tuvo un lugar de privilegio en ella.

Medellín

Hernán Mira Fernández

Una hermana puede no ser una amiga, pero una amiga será siempre una hermana.

La frase de Benjamin Franklin, originalmente escrita en masculino, la adapto para describir lo que fue mi relación con Beatriz Restrepo Gallego. Una hermandad que se extendió siempre a mis hijas y mi esposa que la quisieron y admiraron tanto como lo hice yo. Beatriz, con su bondad y generosidad desbordante, se entregó y abrió su mente y corazón a los amigos y al prójimo que siempre tuvo un lugar de privilegio en ella.

Lea también: El legado de Beatriz Restrepo Gallego

Ahora, ante su irreparable pérdida, se ha anidado en mi mente el hermoso poema del gran poeta peruano, César Vallejo:

“Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa.

Donde nos haces una falta sin fondo!

Me acuerdo que jugábamos a esta hora, y que mamá

nos acariciaba: “Pero, hijos...”

Ahora yo me escondo,

como antes, todas estas oraciones

vespertinas, y espero que tú no des conmigo.

Por la sala, el zaguán, los corredores.

Después, te ocultas tú, y yo no doy contigo.

Me acuerdo que nos hacíamos llorar,

hermano, en aquel juego.

Miguel, tú te escondiste

una noche de agosto, al alborear;

pero, en vez de ocultarte riendo, estabas triste.

Y tu gemelo corazón de esas tardes

extintas se ha aburrido de no encontrarte. Y ya

cae sombra en el alma.

Oye, hermano, no tardes

en salir. Bueno? Puede inquietarse mamá.”

A Beatriz, la conocí en la Universidad de Antioquia, no fui su alumno formal, fuimos colegas como profesores e inicialmente integramos el Comité Universidad, Valores y Vida, dedicado a que la ética y los valores, más allá de las clases, fuera tema de diálogo, reflexión y deliberación en la Universidad; allí nació nuestra amistad. Ese comité dio origen, posteriormente, a la Comisión de Ética. Beatriz, que ya estaba jubilada, me impulsó y apoyó muchísimo como uno de los creadores de esa comisión; ella decía que la función de la comisión era “crear un clima ético en la Universidad”. Cuando tuve la idea de crear la Cátedra Héctor Abad en la Universidad y con la Corporación Héctor Abad Gómez, fue mi guía y orientadora y una de las primeras conferencistas. La formación ciudadana y política fue una de sus grandes preocupaciones y por ella trabajó incansablemente.

Sobre la educación, a la que dedicó toda su vida, dejó está gran reflexión: “Quiero preservar el carácter moral del acto educativo, necesariamente ligado a los principios de autodeterminación y autodesarrollo por parte del estudiante, y a condiciones de simetría y reciprocidad por parte del maestro y del estudiante". En educación estuve siempre siguiendo sus pasos. Beatriz fue inmenso faro moral y mi gran maestra de vida.

Le puede interesar: La crisis ética

Esta inmensa soledad en la que hoy quedamos, queda magníficamente plasmada en el poema de León De Greiff, Señora muerte y dedicado a “los amigos muertos”:

“Señora Muerte que se va llevando

todo lo bueno que en nosotros topa!...

Solos —en un rincón— vamos quedando

 

los demás... ¡gente mísera de tropa!

Los egoístas fatuos y perversos

de alma de trapo y corazón de estopa...;

 

manufactores de fugaces versos;

poetas de cuadrícula y balanza,

a toda pena, a todo amor adversos..:

 

los que gimen patética romanza;

lacrimosos que exhiben su película;

versistas de salón y contradanza;

 

cantores de la tórrida canícula;

del polo frío, del canoso invierno...

líricos de alma exánime y ridícula!

 

Bardos que prostituyen el eterno

jardín, y que florecen madrigales

de un olor soporífero y externo...

 

Vates ultra-sensibles y banales

que ningún vaho de verdad anima.

Gramáticos solemnes y letales...

 

Malabaristas de estudiada esgrima!

¡Oh tristeza perenne de las cosas

que no tienen sabor, —hechas a lima!

 

...En un rincón quedamos las tediosas

gentes sin emoción, huecas y vanas...

¡Lléguense las nocturnas mariposas

 

fúnebres, y que lloren las campanas...!

Este fastidio que me está matando...

¿dónde las almas íntimas, hermanas...?

¡Señora Muerte se las va llevando!”

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-07-28 10:23:27
Hermosísimo adiós para una persona querida con toda el alma.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Perseguidos política y religiosamente
Columnistas

Perseguidos política y religiosamente

La difamación que rechaza airadamente Uribe, con desparpajo la aplica constantemente a sus contradictores con un doble rasero o moral

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Oh! /

Exaltación del padre, una tradición milenaria

A través de la historia, la figura del padre ha sido exaltada en múltiples civilizaciones mediante la...
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Palabra & Obra /

La construcción de ciudad, una tarea más allá de las normas

O de cómo nos hacemos mientras vivimos
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate