El legado de Beatriz Restrepo Gallego está vivo

Autor: Adrian Marcelo Buitrago Gallego
26 julio de 2019 - 10:59 AM

La muerte de Beatriz Restrepo Gallego deja un vacío en la intelectualidad antioqueña, pero su legado, su manera de pensar continúa presente en sus estudiantes y en aquellas personas que compartieron con ella.

Medellín

La voz de sensatez y reflexión de Beatriz Restrepo Gallego ya no suena en las aulas de clase de la Universidad de Antioquia, pero sus palabras se quedaron grabadas en la mente de aquellos con quienes compartió y de todo aquel que quiso escucharla.

El lunes 22 de julio, mensajes tristes circularon en los chats de los amigos de Beatriz Restrepo Gallego. Lamentaban la partida de una maestra y una amiga. Si bien la tristeza fue común a todos ellos, también la certeza de que el legado de la filósofa sigue vivo en ellos, sus amigos, sus estudiantes, sus colegas.

“Ella era una verdadera maestra. Indudablemente su legado son sus enseñanzas, sus lecciones intelectuales, de ética”, comenta el médico Luis Alfonso Ossa, amigo de Beatriz Restrepo Gallego desde los tiempos en que era un estudiante de medicina en la Universidad de Antioquia. Esa idea de la mujer íntegra es compartida entre las personas que fueron cercanas a ella, todos coinciden en el ejemplo que fue la intelectual para ellos.

Lea: El Adiós

“Entristece el fallecimiento de la maestra y amiga Beatriz, pero alegra saber que somos herederos del legado filosófico tantas veces visto en su rostro, en su mirada clara, en sus gestos y en la sabiduría vigente de sus palabras”, son las palabras de despedida de la profesora de microbiología de la Universidad de Antioquia, Judith Nieto.

 

Un ejemplo de ética

Beatriz Restrepo

La sabia mirada de Beatriz Restrepo Gallego.

 

La ética para ella iba más allá de las aulas de clase, como dicen sus amigos, la ética guiaba su vida. Eufrasio Guzmán, profesor de filosofía de la Universidad de Antioquia la recuerda como una maestra en todo el sentido de la palabra, como un símbolo de valor civil y cordura que educó más de una generación de filósofos para que fuesen ciudadanos éticos.

Ossa aprendió de ella muchas cosas, comenta, recuerda especialmente la reflexión de que la transparencia es necesaria, no solamente para mantener la credibilidad, “sino como la obligación de quienes tenemos privilegios en la sociedad y le podemos servir al país. Sus enseñanzas estaban respaldadas con una actuación absolutamente coherente entre lo que predicaba y hacía”.

“El dolor es grande hoy cuando la gran maestra, pero por sobre todo nuestra querida amiga, nos ha dejado solos. Sobre todo, cuando más necesaria era su presencia para acompañarnos en las tareas encaminadas a estar del lado de las víctimas, en el desarrollo de un proceso en el cual los amigos del gobierno no paran de poner cargas de profundidad para terminar consiguiendo lo que siempre han querido, hacer trizas los acuerdos de paz. ¡Siempre los amigos hacen falta! Pero hoy bastante más te vamos a extrañar, querida Beatriz, porque la solidaridad con las víctimas cada vez se queda con menos defensores”, escribió Ossa en un mensaje de Whatsapp que circuló entre sus amigos el día de su muerte.

También: Aprender del poder por “ejemplo negativo”

Y es que Beatriz Restrepo Gallego fue una mujer comprometida con el proceso de paz entre la guerrilla de las Farc y el Gobierno de Colombia. Ella era una defensora de la paz, así la describe Fabio Giraldo, quien fuera colega de ella, ambos eran profesores en el Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia: “Ella representó lo mejor de la sociedad moderna, culta y apacible”. 

Sofía Restrepo la conoció en el Centro de Fe y Culturas, ella comenta que “uno de los legados más importantes de Beatriz es su profunda capacidad reflexiva, esa que necesitamos hoy con tanta urgencia y que nos lleva a mirar de manera profunda la condición humana. Los desafíos y las preguntas que ella siempre nos planteó nos llaman a ser íntegros, honestos, solidarios para así construir humanidad”.

Beatriz Restrepo Gallego

Publicación de Beatriz Restrepo Gallego en la colección Palabras rodantes del Metro de Medellín.

 

“Sus preocupaciones y compromiso con la ética fueron vida y testimonio. Cada uno de sus días sembró solidaridad, entereza, le dio nuevos sentidos a la construcción de ciudadanía, nos dejó ideas invaluables y una mejor comprensión de lo que nos dignifica como seres humanos. Siempre guardaré en mi corazón, su dulce y generosa escucha. Su apoyo y mensajes en momentos muy exigentes para mí”, agrega.

 

Una vida dedicada al desarrollo de la sociedad

La hoja de vida de Beatriz Restrepo Gallego es impecable. Se desempeñó como secretaria de Educación de Antioquia, vicerrectora General y rectora encargada de la Universidad de Antioquia, además como decana en el Instituto de Filosofía y la Facultad de Artes. Trabajó como decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Pontificia Bolivariana. Fue también consultora del BID, asesora de múltiples entidades e integrante de juntas directivas de EPM y del Consejo Superior de la Universidad Eafit, entre otros cargos.

El rector general de la UPB, Pbro. Julio Jairo Ceballos comenta que “fue una persona que lideró la reflexión ética en la vida académica universitaria, política y social. Su aporte fue fundamental para los cambios de ciudad que se han venido desarrollando y fue un referente para la comunidad académica y para toda la comunidad de la ciudad de Medellín y del país”.

Además: La sabiduría de María Teresa Uribe está en alma de la Universidad

Su trabajo sobre educación, sobre ética, sobre política, sobre la emancipación de la mujer la convirtieron en un referente antioqueño de la intelectualidad. Su trabajo transparente con entidades insignes del departamento y su discurso consecuente la convirtieron en un referente antioqueño de ciudadano ejemplar.

 

La Universidad de Antioquia

Beatriz Restrepo Gallego en la Universidad de Antioquia.

La Universidad de Antioquia fue un espacio en que Beatriz Restrepo Gallego creció como un ser humano íntegro y ayudó a crecer para que se formaran nuevos seres humanos íntegros.

 

Su relación con la Universidad de Antioquia fue especial. “La universidad es la responsable de la generación de la intelectualidad de una cultura y de una sociedad, la universidad es el lugar donde se forman los intelectuales, un intelectual es aquel profesional que sabe poner sus cualidades al servicio de la sociedad”, dijo Beatriz Restrepo Gallego sobre la importancia de la universidad pública.

“Lo que más recuerdo de ella es su capacidad y ecuanimidad para solucionar problemas difíciles, sobre todo aquellos en los que a veces se envuelve la universidad durante discusiones académicas, lo cual ella hacía con una gran destreza teórica”, dice Giraldo.

“Ella dejó huella institucional, creo que lo que es ahora el Instituto de Filosofía es parte del legado de Beatriz”, comenta el filósofo, y explica que muchos de los actuales profesores fueron sus estudiantes y muchas de las transformaciones del Instituto la tuvieron a ella como responsable.

 

La educación y el futuro

 

Beatriz Restrepo Gallego predicaba que la mejor inversión para el desarrollo es la educación. Pero no cualquier educación: “La educación ha de ser entendida como formación; más aún, como autoformación integral tanto individual como social, para la vida. (...) Los maestros ya no son transmisores de conocimiento, su tarea es acompañar a los estudiantes a descubrir el tesoro que hay en ellos”.

Ella opinaba que una sociedad debe ser educada para poder construir un futuro mejor: “Nosotros no podemos esperar que el futuro nos atropelle, tenemos que visualizar qué futuro queremos, tomar ahora todas las medidas para que  ese futuro, que nunca está totalmente bajo control, vaya siguiendo las pautas que nosotros queremos trazarle y con las cuales nos comprometemos”.

 



 Así la despidieron en Twitter

Aníbal Gaviria Correa

Antioquia ha perdido a un ser humano excepcional. Maestra de la ética ciudadana. De palabras suaves e ideas lúcidas sobre la vida, la equidad y la educación. Una HUMANISTA, así, en mayúscula. QEPD Beatriz Restrepo Gallego. pic.twitter.com/hqTGZeV9ai

— Aníbal Gaviria (@anibalgaviria) July 21, 2019

 

Sergio Fajardo

Beatriz Restrepo Gallego fue una mujer especial. Sobresaliente. Maestra en todo el sentido de la palabra. Que en paz descanse. Nos hará falta a muchas personas. pic.twitter.com/cQXUmA3cTy

— Sergio Fajardo (@sergio_fajardo) July 22, 2019


Federico Gutiérrez

Con profunda tristeza me entero de la partida de nuestra querida Beatriz Restrepo. Un abrazo para su familia y amigos. Fue una mujer que nos dejó grandes enseñanzas. ???????????????????????? pic.twitter.com/a81vHa1p0P

— Federico Gutiérrez (@FicoGutierrez) July 22, 2019


Claudia Restrepo

Me enseñaste ta mirar con bondad, a ser justa y a saber cuando callar y cuando hablar con contundencia. Un honor tanto tiempo compartido. Espero haber aprendido algo. Buen viaje maestra #beatrizrestrepo pic.twitter.com/N6L50eCsF2

— claudia restrepo (@eskole) July 21, 2019

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Educación inicial
Columnistas /

Problemas de una educación politizada

Familia cafetera
Columnistas /

El salario mínimo, la familia y las necesidades básicas en Colombia

Joseph Stiglitz
Columnistas /

La crisis del neoliberalismo

Estatua de la Libertad
Columnistas /

En alta mar, de Ramón Alberto Mejía

Trabajador EPM
Columnistas /

Cinco consejos no pedidos al alcalde Quintero

Artículos relacionados

Filosofía y acción
Columnistas

Filosofía y acción

Fue quizás Platón quién primero descubrió que el activismo extrañaba un riesgo para la actividad filosófica.
A la memoria de José Jairo Alarcón Arteaga
Columnistas

 A la memoria de José Jairo Alarcón Arteaga

Un hombre sabio que disfruto el goce epicúreo de la cultura, así como de su entrega al magisterio y la amistad
Guillermo Hoyos, filósofo de la paz
Columnistas

Guillermo Hoyos, filósofo de la paz

Es necesario volver al pensamiento crítico del maestro que nos enseñó a escuchar, a ser tolerantes y a respetar al otro, como prerrequisitos para la paz.

Lo más leído

1
Política /

“Envigado es más que un proceso penal”

Para el próximo alcalde de esta ciudad, Braulio Espinosa, Envigado es una muestra palpable, real e...
2
Columnistas /

Cinco consejos no pedidos al alcalde Quintero

EPM no es ganado de carne sino vaca de leche y para que la siga dando en abundancia hay que respetar su...
3
Columnistas /

La crisis del neoliberalismo

La crisis del neoliberalismo que se precipitó a partir del 2008 puede significar la ruina de la...
4
Columnistas /

Minería 2019

Sería muy importante realizar una evaluación integral del ejercicio de prospectiva realizado por la UPME...
5
Columnistas /

El salario mínimo, la familia y las necesidades básicas en Colombia

La recepción del salario mínimo al trabajador le genera la corresponsabilidad de aportarse a sí mismo y...
6
Columnistas /

Problemas de una educación politizada

No conozco un solo profesor universitario que no se queje del bajísimo nivel intelectual de sus...