¿Y por qué una carrera atlética del rock en Medellín?

Autor: Giselle Tatiana Rojas Pérez
3 marzo de 2020 - 04:02 PM

Los exponentes del rock, sin cambiar el tinte contestatario, rebelde, de ir en contra de lo que para muchos es normal, viven un momento diferente, una imagen para construir la sociedad desde otros ámbitos más alternativos.

Medellín

El rock es una filosofía de vida, de revelarse, de no estar de acuerdo con ciertas situaciones de la sociedad o de un colectivo de personas. En la década de 1980, desde Medellín se lideró en Colombia la causa social que llevó al género a derribar la concepción de que se trataba de una música demoníaca, que gran parte de la sociedad y de la Iglesia promovían.

De ahí, el camino fue imparable, Medellín es y ha sido siempre una ciudad rockera, con una baraja amplia en exponentes, agrupaciones y casas discográficas independientes que han mantenido viva la escena, por lo cual obtuvo, desde el año pasado, el logro de ser sede de una Rock’n Roll Half Marathon, que combina la música y el running a lo largo de sus recorridos de 5K, 10K y 21K, lo que la convierte en toda una fiesta deportiva para compartir en familia y con los amigos.

carrera atlética del rock en Medellín 5k

 

En La ciudad de la eterna primavera se realizará, por segunda ocasión, el Allianz Rock’n’ Roll Half Marathon Medellín. Se bien estaba prevista a realizarse este domingo 8 de marzo, por motivo de la contingencia ambiental que vive la ciudad debió ser cancelada. Los organizadores informarán, por medio de correo electrónico, a los corredores la nueva fecha. Para más información usted puede escribir a medellin@runrocknroll.com.

En la antesala de esta carrera se hará el Kids rock, una prueba para menores entre los 7 y 12 años con un cupo de 450 niños, 50 de los cuales serán seleccionados con el apoyo del movimiento de corredores Pasos de Felicidad en comunidades vulnerables de la ciudad y quienes participarán gratuitamente en todas las ediciones futuras de la carrera en Medellín.

Lea: Diego Torres tiñó al mundo con acordes de un nuevo color

La Avenida Las Vegas en Medellín será el escenario donde los corredores disfrutarán no sólo de la prueba atlética, sino también del acompañamiento de cuatro DJ’s y cuatro diferentes agrupaciones musicales que estarán ubicadas estratégicamente a lo largo de los recorridos. Puerto Candelaria hará el concierto central en el sitio de salida y llegada de los corredores, el Parque de los Pies Descalzos.

 

Historia del Rock de medallo: resistencia

Pero, ¿cómo se han forjado los atributos rockeros de Medellín en su historia? El rock de la ciudad tuvo su furor en los años ochenta. Antes de llegar a ese hito el camino había sido allanado por Los Yetis, la primera banda de rock en la ciudad, conformada en 1965, quienes se encargaron de encantar a la sociedad con los acordes rebeldes del rock y le abrieron las puertas a una camada musical de la que hicieron parte Los Flippers, Los Speakers y Los Ampex, entre otros, según narró Diego Londoño, locutor y autor del libro Los Yetis, una bomba atómica a go go.

Si bien las canciones de Los Yetis inicialmente fueron adaptaciones del rock inglés, con los años  evolucionaron su sonido y escribieron sus primeras canciones con influencias del rock británico. Estos rockeros en su primera etapa musical estuvieron activos por sólo cinco años, pero en 2010 reactivaron el proyecto con dos de sus integrantes fundadores, Juan Nicolás Estela y Juancho López.

Años más tarde, en 1971 se realizó el famoso Festival de Ancón, una fiesta musical que organizaron un puñado de aficionados con el propósito de revivir el fantasma de Woodstock. Lograron reunir lo mejor del rock nacional en una manga a las afueras de Medellín. Aún hoy los rockeros se lamentan porque de ese, sin dudas el festival más importante de ese tiempo, no quedó ningún registro grabado.

Para los ochenta, empezaron a suceder los dos fenómenos más importantes para el productor musical e integrante de Puerto Candelaria, Juancho Valencia, en la escena del rock local, el Punk medallo y el rock en español de la ciudad, que se extendió hasta finales de los noventa.

“Fue ahí cuando salió todo el conglomerado de la película Rodrigo D No Futuro dignificando la esencia del punk local, y en el rock en español surgieron grupos tan importantes, que nos influyeron mucho, como Bajo Tierra, Estados Alterados, Juanita Dientes Verdes, El Pez, Nadie y nos podríamos quedar diciendo más nombres para rato, porque la lista no es corta”, narró el músico a EL MUNDO.

Le puede interesar: Hip hop una historia de transformación social en Medellín

No obstante, el desarrollo de la subcultura local del punk fue representativo no sólo porque de él participaron figuras como Ramiro Meneses sino además porque propició la llegada de bandas, como Kraken, que aliviaron, de alguna manera, la sacudida que vivía Medellín por una ola de violencia, “generada por la desigualdad social y por el narcotráfico. Es relevante porque la opción más evidente para los jóvenes era sumarse a esas dinámicas de violencia, pero no, unos pocos decidieron resistir introduciendo esta nueva escena musical del punk, además, influenciados por los sonidos que llegaban de Estados Unidos y de Inglaterra”, añadió el Candelario.

De la ola del punk se pueden destacar nombres como I.R.A. (Infexión Respiratoria Aguda o Ideas de Revolución Adolescente), P-Ne (Paranoicos, Neuróticos, Esquizofrénicos), Pestes, Mutantex, Desadaptadoz, Fértil Miseria, KDH (Kaso De Homicidio) y GP.

Continuando con la historia del Rock medallo, más adelante, se vivió en Medellín una tendencia mucho más global, en la que entraron a figurar otros músicos y agrupaciones en la escena como Pala, Galería Bomboná o Planeta Rica, “y precisamente toda esa evolución del rock nuestro llegó hasta el punto tal que surgió un músico del calibre de Juanes”, consideró Juancho Valencia.

Finalmente, fue en los ochenta y a principios de los noventa cuando las disqueras y las emisoras le empezaron a poner la mirada a los nuevos grupos y de ahí el furor del rock ha sido de nunca acabar.

 

Un rock en sintonía con la vida moderna

A propósito de la Allianz Rock’n’ Roll Half Marathon Medellín, el reciente ganador de un Grammy Latino con su banda Puerto Candelaria consideró: “El rock es un síntoma de la vida moderna, de la vida industrializada del siglo XX, pero estamos en un momento diferente, en el que ser saludable, ser deportista, construir su sociedad, se está volviendo el acto de rebeldía que pueda hacer alguien, porque estamos sumergidos en una sociedad que de alguna manera no está respetando al individuo”.

De esta forma, se explica la conexión entre el rock, la vida saludable y el running, dado también que el rock de Medellín en los últimos tiempos ha venido promoviendo una dinámica que invita  a la sociedad a cuidar al otro, a respetar la integridad suya y la de los demás.

Además, lea: Altavoz, 15 años del grito musical alternativo de Medellín

“Los espíritus rockeros de la actualidad más que transmitir una imagen de autodestrucción están proyectando la imagen para construir la sociedad desde otras medidas más alternativas, como el running y la vida saludable. Y eso no lo estoy diciendo solamente yo, es el mundo entero que ha mutado la filosofía del rock, aunque igual sigue siendo contracorriente”, finalizó Juancho Valencia.

 



¿Qué tan rockero es Juancho Valencia?

Juancho Valencia

“Yo crecí en el rock, y eso fue un problema porque mi familia solo escuchaba salsa y cumbia. Aunque el espíritu del rock ha estado en mí siempre, considero que mi esencia musical viene más del metal, fue una escuela para mi súper importante.

Iron Maiden, Metallica y Ekhymosis en su momento en Medellín, La Pestilencia, todas esas bandas forjaron mi espíritu musical”.

 

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

El presidente Duque anuncia nuevo aislamiento
Columnistas /

Lavado de manos gubernamental

Ciudadana venezolana en semáforo de la 30
Columnistas /

El Decreto 749: una obligatoriedad porosa

Cuarentena en la 65
Columnistas /

Respuesta a la carta que otrora moría por escribir

Aeropuerto Olaya Herrera
Columnistas /

Los virus comen derechos

Mesa vacía del niño hambriento
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 48

Artículos relacionados

Homenaje del Ensamble Vocal de Medellín al maestro Blas Emilio Atehortúa
Palabra & Obra

Blas Emilio Atehortúa, un revolucionario de la música en Colombia

“La música tiene que ser fácil” promulgaba siempre el maestro Atehortúa, antioqueño que transformó la historia musical del país y falleció el pasado 6 de...
La Ciudad Altavoz
Música

Vuelve y suena la Ciudad Altavoz

Tres días para el rock, el 9, 10 y 11 de noviembre, en el tradicional Estadio Cincuentenario, para una nueva edición de la Ciudad Altavoz, que este 2019 diseñó...
Porro
Música

El porro sería declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

El proyecto fue presentado en el Festival Nacional del Porro, de San Pelayo, Córdoba, clausurado este lunes, y cuenta con el respaldo del Ministerio de Cultura

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
2
Cazamentiras /

Médicos desmienten mensaje sobre mal ataque a la covid-19

Ante un nuevo mensaje que está circulando en las redes sociales, en el que se afirma que la pandemia...
3
Columnistas /

El tal aislamiento preventivo, no existe

El Gobierno se la jugó tratando de preservar la estabilidad económica y delegando en los alcaldes...
4
Columnistas /

Respuesta a la carta que otrora moría por escribir

Esto no se ha terminado aún, creo que, aunque hemos ganado mucho también perdimos.
5
Salud /

1.147 casos nuevos en Colombia, con los que llega a 29.383 contagiados

El último informe entregado da cuenta este domingo de 1.147 casos nuevos de covid-19 en el país, para un...
6
Columnistas /

La ciudad de las desapariciones

Cuando hemos cruzado el puente sobre San Juan y un gran aviso nos anuncia pomposamente que estamos...