¿Cali puede luchar sin médicos contra el virus chino?

Autor: Eduardo Mackenzie
28 abril de 2020 - 12:01 AM

¿Por qué Ospina ignora los llamados del Gobierno Nacional a los alcaldes para que luchen por todos los medios posibles para proteger a los colombianos e impedir la diseminación del virus chino?

París

Cali y el Valle del Cauca es la segunda región de Colombia donde más estragos está haciendo la covid-19. Cali tiene la tasa de contagio más alta del país: 22 de cada cien mil habitantes están infectados. El número de fallecidos por el virus chino en esa ciudad (33 personas), con respecto al total de casos a nivel nacional (4.561 infectados, 215 fallecidos y 927 recuperados, al 23 de abril), está por encima del promedio nacional.

Ante eso, y aunque las cifras de la pandemia no son muy altas en Colombia (190.743 muertes en todo el mundo), las autoridades de Cali van a imponer fuertes sanciones: cárcel de cuatro y ocho años y multas de hasta 50 salarios mínimos a las personas que no respeten las medidas tomadas para proteger a la población de la covid-19.

Según informa la prensa, en Cali hay gente enferma que sale a pasear y a trabajar sin el menor escrúpulo. Parece que otros irresponsables contaminan a otras personas durante las fiestas que organizan, violando el confinamiento preventivo. Contra eso, Cali estudia la posibilidad de instaurar el toque de queda y la prohibición de vender y consumir bebidas alcohólicas en algunos puntos de la ciudad.

Lea también: Antiamericanismo y completismo

María Cristina Lesmes, jefe de la salud municipal, confirmó esos hechos. Ella dice que hay “casos de personas que con coronavirus diagnosticado van a trabajar y ponen en riesgo a las demás personas”. Ella piensa entablar denuncias penales ante la Fiscalía “porque estamos ante una pandemia y es responsabilidad de todos guardar la cuarentena” (1).

Lo paradójico de esta situación es que el primero que fragiliza a Cali ante la pandemia es Jorge Iván Ospina, el propio alcalde de la ciudad, quien no se cansa de lanzar consignas absurdas que desordenan los servicios médicos. En lugar de estudiar la manera de ayudar para dotar al personal de la salud de equipos de bioseguridad (guantes, máscaras, blusas, anteojos), aunque no sea de manera “extrema” o exhaustiva y perfecta, como él pide, Ospina se limita a lanzar una consigna anti-salud pública: si el sistema de salud no ofrece a los médicos y auxiliares unas “extremas medidas de bioseguridad” éstos no deben atender a los enfermos. Así de simple.

Oigan cómo lo dice: “El médico que no tenga aprovisionado (sic) por parte de las EPS (Entidades Promotoras de Salud) públicas y privadas el suficiente material de bioseguridad no debe ejercer [su profesión] porque los riesgos son realmente altos”. Lo dijo el 15 de abril a la revista Semana. Días antes él había lanzado un video con sus instrucciones enfáticas y absurdas: “A todos los médicos de la ciudad de Cali: que si no les garantizan todas las normas de bioseguridad no adelanten la práctica médica, se los digo como colega, como alcalde y como ciudadano; solamente prestar el servicio de salud si toda la garantía de bioseguridad se otorga (sic) por la IPS (institución prestadora de salud) o por la EPS respectiva”.

Observadores han criticado la lentitud de esa Alcaldía en la protección sanitaria de la población de los barrios más pobres. “La Alcaldía demoró 25 días en determinar un control especial al Oriente y en el Distrito de Aguablanca” recordó Umberto Valverde (2). Esos barrios son los más contaminados. También critican la forma como son distribuidas las ayudas alimentarias y el trabajo de las Comisiones por la Vida y la Solidaridad, diseñadas por la Alcaldía.

En particular, a los médicos, enfermeras y auxiliares de salud de Cali, Ospina les dice: “’Ustedes deben demandarle a la institución pertinente toda la bioseguridad posible”.

¿Jorge Iván Ospina no es acaso el alcalde? Él habla como un particular, como alguien fuera del gobierno de la ciudad. En lugar de trasladarle el bebé a las EPS, o “a la institución”, el debería explicar qué hace él, con sus poderes de alcalde, para que las EPS funcionen bien y los médicos puedan acceder a los estándares de bioseguridad.

El alcalde de Cali olvida que no lo eligieron para que, ante las dificultades, trasladara a otros el problema. En el caso de la pandemia de covid-19, Ospina se descarga sobre lo que él llama “la institución pertinente”. En otras frases habla de “las EPS respectivas”.

Semana por eso le preguntó: “¿Qué hace la Alcaldía para dotar a los médicos?”. Ospina no respondió. Eludió el punto. No fue capaz de decir qué recursos moviliza él en estos momentos para conseguir dotaciones de bioseguridad para el sector salud. Gastó el resto de la entrevista en perorar sobre un proyecto de “ayudas electrónicas” y en lanzar críticas al Gobierno Nacional quien, según él, la “única política [anti covid-19] que propone es el aislamiento”.

Ospina pide que las EPS garanticen “todas las normas de bioseguridad”, sin aceptar que el momento es especial, inédito, en el que los alcaldes deben atender las necesidades de salud de sus ciudades con lo que puedan, con lo que tienen a mano, no con lo que se podría tener “institucionalmente” durante un periodo fasto y de prosperidad. Él no ignora que todos los países que luchan contra la covid-19 tienen dificultades para garantizar la “bioseguridad total” a los médicos y enfermeras que luchan contra el virus chino. Sabe que en muchas capitales de países ricos la gente de la salud tiene que improvisar esas protecciones y que nadie llama por eso a “no ejercer la medicina”, como gesticula el alcalde Ospina. Exigir que antes de atender a los pacientes el médico debe contar con “todas las garantías” de “bioseguridad” es romper el juramento hipocrático, evadir el problema y cerrar los ojos ante la pandemia.

¿Esa orientación de Ospina influye en el índice especial “de letalidad” de Cali? Cali tiene la tasa de contagio más alta del país. Hasta el 22 de abril, 33 personas murieron en Cali por el virus. Cali tenía una letalidad de 5,8 %, superior al índice nacional que era de 4,7 %, hasta el 21 de abril.

Un estudio de la Universidad del Valle observó que “algunos de los pacientes que fallecieron por covid-19 en Cali, habían consultado varias veces a las instituciones de salud, pero no se sospechó la enfermedad o se dejó en observación ambulatoria y cuando regresaron tenían complicaciones, con un estado severo o avanzado de la enfermedad” (3). Si los pacientes no son atendidos por médicos es imposible mejorar la calidad de los diagnósticos. ¿Los pacientes son dejados en “observación ambulatoria” porque no hay un médico que lo examine correctamente?

Le puede interesar: Lo que hay detrás de la frase “apagar la economía”

¿Por qué Ospina ignora los llamados del Gobierno Nacional a los alcaldes para que luchen por todos los medios posibles para proteger a los colombianos e impedir la diseminación del virus chino? Jorge Iván Ospina sabe que tendrá que rendir cuentas por la tasa de contagio de coronavirus más alta del país. Sus llamados y los resultados mediocres de su acción debe él atribuirlos desde ya a otros, a las EPS y a las IPS que él parece detestar. Estas son culpables, según él, pues son privadas o mixtas.

(1).-https://occidente.co/cali/estudian-decretar-ley-seca-y-toque-de-queda-en-la-ciudad/

(2).- https://occidente.co/opinion/columnistas/una-pandemia-de-ineptos/

(3).- https://www.elpais.com.co/cali/por-que-las-tasas-de-contagio-del-coronavirus-son-tan-altas-en.html

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-04-28 08:12:05
Increíble que un alcalde de una de las capitales más importantes de Colombia tenga la actitud mediocre, como lo analiza el columnista. No puede ser.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Paro nacional
Columnistas

El lenguaje mamerto

“Paro cívico” es, también, un oxímoron. Es una expresión que encierra una contradicción fundamental, pues “paro” y “cívico” son dos términos...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Columnistas /

La carne desmechada o la carne mechada

El verbo mechar significa “deshilachar la carne en tiras”, coger la carne y hacer “mechas”,...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...