A los liberales de corazón

Autor: Sofía Gaviria Correa
30 mayo de 2018 - 12:10 AM

Quienes hoy representan la mayor derrota en la historia del Partido Liberal no pueden tener más que una salida, y es su renuncia colectiva y definitiva.

La estrepitosa derrota del Partido Liberal, el pasado domingo, me está dando la razón. La falta de coherencia de sus “representantes”, la ausencia de cohesión, la traición a la ideología y el apoyo a un gobierno deslegitimado que ha defraudado como él solo al pueblo colombiano, le pasaron cuenta de cobro. Como decía Shakespeare: “Lo que mal empieza mal termina”. O, en palabras de nuestro Nobel García Márquez: “Crónica de una muerte anunciada”.

Un partido de 170 años de fundado no merecía retroceder hasta la suerte de dictadura de quien ha pretendido ser el “César”, olvidando todo principio de democracia y libertad. Y hoy, como dicen los memes, ¡el Partido Liberal está siendo enterrado en la Funeraria Gaviria!

Gaviria y de la Calle, en su tozudez y despotismo, tienen que responder por haber llevado al Partido Liberal a la absoluta bancarrota económica y electoral: 2% de la votación para el que fuera el partido de la inmensa mayoría de los colombianos, y una deuda multimillonaria que congelará el accionar del partido en los próximos años y que ellos, si tienen algo de dignidad, deberían asumir.

Nunca reconocí la candidatura de De la Calle, pues, como he repetido desde el año pasado, esta fue fruto de una imposición antiliberal, a través de una consulta ilegítima (por impedir la inscripción de la mujer y de las víctimas), ilegal (por no respetar las disposiciones legales mínimas), obscena por los costos (42.000 millones, para escoger entre dos candidatos) y antidemocrática (por no permitir la participación, en toda la geografía nacional, de los campesinos, las víctimas y las minorías étnicas que, se supone, son el objeto de la acción del liberalismo).

De la Calle no sólo no dio la talla como candidato, sino que perdió, en el proceso de esta campaña, el poco capital político que le quedaba. Tras la decepción de mostrar que no pudo ser el garante de un acuerdo proporcional y democrático, pasó a ser el Gárgamel que acosaba a cualquier contradictor de su fallida negociación con las Farc, un energúmeno repartiendo insultos y ataques bastante primarios, sin ningún argumento. Para recuperar la imagen de ese registrador, magistrado, ministro, constituyente y vicepresidente de la República que alguna vez fuera liberal, a última hora improvisó propuestas para hacer parecer que todavía lo era. Entre ellas, la defensa del patrimonio público y del medio ambiente, el alivio de la canasta familiar, la atención a las víctimas y la equidad entre hombres y mujeres.

Lo invitamos a leer: Totalitarismo en el Partido Liberal

Estas propuestas ulteriores son prueba de su oportunismo y ofenden especialmente a quienes sí hemos defendido con vehemencia esas banderas y, justamente por ello, hemos sido objeto de persecución por la facción del partido que apoyó a este gobierno y que, haciéndolo, se situó en la antípoda de cualquier iniciativa liberal.

De este fatídico escenario para el Partido Liberal, es necesario responsabilizar no solamente a Gaviria y a De la Calle, sino también a los dos ministros del Interior de este cuatrienio, Juan Fernando Cristo y Guillermo Rivera, y a sus colaboradores, que, para mantenerse en sus dignidades y conservar sus cuotas burocráticas y sus contratos, forzaron a las bancadas en Cámara y Senado a dar un apoyo al más impopular de los gobiernos que hayamos vivido los colombianos.

Quienes hoy representan la mayor derrota en la historia del Partido Liberal no pueden tener más que una salida, y es su renuncia colectiva y definitiva.

Su falta de valentía en la defensa de los principios de la mayoría de los liberales, su escasez de coherencia, su apetito burocrático y su irrespeto a la historia del partido y de sus grandes ideólogos llevaron a que el Partido Liberal perdiera su centro y fuera desplazado de su nicho natural por la coalición que hoy todo el mundo asimila como de centro y que, con más de cuatro millones y medio de votos, estuvo a punto de pasar a la segunda vuelta.

No sé si el partido logre revivir de este golpe mortal y revivir el deseo de tantos liberales de recuperar su senda. Pero lo que sí sé es que, en la contienda presidencial actual, sí hay una opción que dignifica y que hará valer los principios liberales: la de Iván Duque.

Duque no solo es hijo de uno de los más meritorios dirigentes liberales de Antioquia, Iván Duque Escobar, sino que, en su ejercicio académico, social y parlamentario ha defendido y desarrollado propuestas del más puro corte liberal, esas que, a última hora, pretendió enarbolar De la Calle. De ello he sido testigo, a lo largo de cuatro años.

Doy fe de su defensa del patrimonio público, del medio ambiente, de un sistema tributario más justo, de su defensa de los derechos de las víctimas y de los campesinos y de su visión de buscar la transición de un país productor extractor y de espaldas al campo, a un país productor y propulsor de su desarrollo.

Le puede interesar: Tendencias liberales

Por ello, invito a todos los liberales de bien que, a causa del manejo arbitrario al que nos hemos referido, han emigrado a otras colectividades, y a todos los ciudadanos desilusionados de los partidos a apoyar esta alternativa realmente liberal.

Compartir Imprimir

Comentarios:

ricardo
ricardo
2018-05-30 16:30:18
Una cosa es que Duque provenga de raíces liberales y otra cosa es que sea de doctrina liberal, no lo es ni lo será. El centro democrático es un partido de extrema derecha y la doctrina liberal no es de extrema derecha, ni siquiera de derecha. Mire la senadora proviene de raíces liberales pero su pensamiento, si es que lo tiene, no es liberal, es ultraconservador. A quien engañas abuelo. Que verguenza esta manada de oportunistas que con sus actuaciones acabaron el partido, pero los liberales no no hemos acabado y no endosamos nuestros votos. Vote usted por Duque pero no nos pida a los liberales que votemos en contra de nuestra doctrina. A esta señora se le corrió la teja.
Jhon Jairo
Jhon Jairo
2018-05-30 10:30:53
Al leer esta artículo de doña energúmena, siento que se hace una reseña de la personalidad de la ex-senadora y ex-candidata casi presidencial Sofía. Da la impresión que la persona que escribió este artículo, -no creo que sea la ex..._ por su poca capacidad argumentativa y mental, estuviera reflejando o proyectando lo que encierra la personalidad de la ex... cada frase y cada palabra se refieren a ese ser maltrecho y anodino que fuera senadora por el partido liberal, donde hicieron política en Antioquia, Medellín y Colombia con el famoso trapito rojo. Ahora, como no ganó la nominación para ser casi candidata por este mismo partido del que ha vivido su familia y menos ganó un puesto en el senado, descalifica ese mal partido. mala perdedora y una desleal al partido que les ha dado todo en la vida. Además, si hubiera salido elegida como quería su ambiciosa para sentirse importante como sus hermanos, que son más coherentes, quería se casi candidata del partido liberal y representar este mediocre partido, como lo es ella, por que así son todos los que hacen parte de él (partido de la tapita roja), las consecuencia sería peor, los resultados serían precarios en las urnas, pues por esta señora ex... nadie vota ni cree, empezando que hoy dice una cosa y mañana sale con otra, hoy piensa de un modo y mañana se retracta, hoy grita, mañana insulta. Estamos mal, con oportunista como esta señora la política en Colombia no tiene seriedad, hoy apoya a Duque y mañana sale a apoyar a Petro, es así de amañada sus posturas, y actúa de acuerdo a su bioritmo. Qué tragedia para el partido liberal, qué tragedia para Colombia este tipo de politiqueros. Por eso no avanzamos..

Destacados

Freddie Mercury en el afiche de Bhoemian Rhapsodie
Palabra & Obra /

Bohemian Rhapsody una película que vibra con el sonido de Queen

Feria de Grabado en Medellín obra de Victoria Ortiz
Palabra & Obra /

Nueva experiencia para Medellín

Concierto Roger Waters
Palabra & Obra /

Roger Waters en concierto, abrumador y antológico

Homicidios Medellín
Justicia /

¿Por qué varía la tasa de  homicidios en Medellín? 

Sergio Andrés Higuita
Ciclismo /

Europa, el sueño cumplido de Sergio Higuita

Artículos relacionados

El respaldo de las víctimas
Columnistas

El respaldo de las víctimas

Colombia necesita superar los enfrentamientos y, constructivamente, hacer el pacto de la reconstrucción del país y de la legitimidad del Estado de Derecho.

Lo más leído

1
Gobierno /

En 33 meses, Federico superó los viajes de sus predecesores

Con veinte viajes en sus cuatro años de gobierno, Alonso Salazar era el alcalde de Medellín que más...
2
Política /

Cuatro novedades agitan la campaña

Juan Carlos Vélez Uribe, Luis Bernardo Vélez, Braulio Espinosa y conservadores y uribistas fueron...
3
Palabra & Obra /

Nueva experiencia para Medellín

El 24 y 25 de noviembre se realiza en Parques del río Medellín el Encuentro de artistas grabadores. El...
4
Columnistas /

Iván Duque y la pradera incendiada

Esa gestión tecnocrática descansa sobre una caracterización falsa de la coyuntura nacional, y de lo que...
5
Política /

Uribistas no voltearon a los conservadores

Se mantuvo firme la coalición multipartidista de quince diputados luisperistas y a la presidencia de la...
6
Derechos Humanos /

Este 19 de noviembre se conmemora Día Mundial contra el Abuso Infantil

Con diferentes actividades a nivel mundial se pedirá a la población más conciencia sobre tan delicado...