¿Mueren los partidos políticos?

Autor: Lázaro Tobón Vallejo
14 diciembre de 2017 - 12:08 AM

El país necesita partidos políticos sólidos, con identidad que le aporten a la democracia y no a su destrucción.

La operación avispa, invento estratégico de Alfonso López Michelsen por allá en los años 80 fue la cuota inicial para ir abriéndole el cajón al Partido Liberal como unidad ideológica y en Antioquia, por ejemplo, la atomización del liberalismo en corrientes alternas, gracias en parte al manejo clientelista  dado en la Dirección Liberal de Antioquia, por el entonces director Bernardo Guerra Serna, condujo a que en ese colectividad fuese perdiendo su fundamento filosófico e identidad, y cada “gamonal” político regional abría su propio partido, produciendo así un variopinto de directorios y movimientos “pseudo-liberales”, pero que a la hora de la verdad, su fuerza estaba en quién lo había fundado, tanto así, que desparecido el líder (por transformación de la materia terrenal a la divina o para gozar del uso del buen retiro) la casa política se esfumaba con él.

De esa experiencia se pega el contrincante histórico del hijo de Ezequiel Rojas, y los azulejos imitan para sí el “garajismo” político, con lo cual, contribuyen a su propia autodestrucción ideológica.

De los nidos rojo y azul, líderes que nacieron y maduraron en esas entrañas alzaron vuelo para abrir sus propias toldas con una nueva plataforma política alejada del tradicionalismo liberal y conservador, con una gran contribución a la confusión ideológica política del país, con lo que a través de los años le han apuntalado, sin querer queriendo, aniquilar la poca cultura política que pudiese existir en el grueso colombiano, incrementado así la apatía por el conocimiento político nacional.

Lea también: La fuerza de los argumentos

La Constituyente de 1991, en su magna sapiencia y buscó dar participación a las minorías que no tenían cabida o eran maltratados por los jerarcas políticos de los dos partidos tradicionales, lo que es sano para una sociedad incluyente, pero, que, a la luz de la práctica en estos años de vigencia, ha servido para atomizar aún más el avisero partidista colombiano.

En la página de la Registraduría colombiana, en el apartado denominado Registro de grupos significativos (Presidencia/Congreso), figuran reportados para la Presidencia 49 partidos o movimientos políticos. Para el Senado 55 y para la Cámara 60. De ese galimatías político, sobresalen algunos nombres curiosos como: “MOVIMIENTO EXISTENCIALISTA HAMBRE DE BUEN VIVIR”; “VOTO EN BLANCO RENOVA-SIÓN”; “SERECRACIA”; “NACIÓN HD”; “PSICOLOGOS CON INICIATIVA”; “SUMA DEMOCRÁTA”; “COLOMBIANOS HONESTOS: ACA UN VOTO TUYO …BASTARÁ PARA SALVARNOS; CORRUPCION, POLITICA, RIP, BRILLE PARA TI LA OSCURIDAD PERPETUA”; “EL MONO”; “MOVIMIENTO ECODEMOCRACIA COLOMBIA”; “EL PUEBLO COLOMBIANO DEBE ESTAR MAS CERCA DE LA PRESIDENCIA”; entre otros. Eso sin contar los 12 partidos y movimientos que tienen personería jurídica y el nuevo de las FARC. Pasadas las inscripciones de los candidatos, en el registro electoral figuran 1.551.750 compatriotas que van por una curul, 14% menos de candidatos que en las elecciones anteriores.

De esa sorna electoral, solo queda los resultados de los últimos años, con una altísima abstención, votos en blanco o nulos significativos, que deberían llevar a los partidos políticos a replantear su rol ideológico y como conectarse con sus electores, buscando generar empatías para fortalecer el sistema político del país, que está hecho añicos desde hace muchos años.

El país necesita partidos políticos sólidos, con identidad que le aporten a la democracia y no a su destrucción. Es perentoria una reforma que limite el circo y así como se exige a los candidatos a gobernaciones y alcaldías inscribirse con su programa de gobierno, se le debería exigir un documento programático a los candidatos a los cuerpos colegiados, para que el electorado pueda hacerles también control político a sus elegidos.

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2017-12-14 06:28:39
Que sean partidos, desde esa definición demustran lo que son, malos, perversos, solo someten la voluntad popular.

Destacados

Colombia por la equidad, niñez colombiana, niño Katío
Población /

Colombia por la equidad. Unidos por la niñez

On stage de la Institución Educativa Hard Rock Taller
Música /

On stage, puerta al estrellato de los ensambles más maduros del HRT 

Juan Camilo Chávez, titán de la educación
Mundo Estudiantil /

Juan Camilo Chávez, un maestro titan de la educación tecnológica

Premiación del Concurso de ensayo histórico - crítico para pensar en el arte de Medellín.
Mundo Literario /

Implosión en el gallinero, texto ganador del Concurso de ensayo 

Imagen de crónicas de indias
Palabra & Obra /

Girolamo Benzoní y tantos moscos que pican (sobre la leyenda negra)

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

De todo un poquito pasó en la política colombiana en la semana que termina y que resumimos en nuestro...
2
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
3
Columnistas /

De intervenciones humanitarias y Venezuela

La dictadura madurista ha llevado a su pueblo al límite de la represión y lo ha puesto de cara a la peor...
4
Columnistas /

Requiem por Sears Roebuck

La historia de Sear’s en el mundo del comercio es fundamental para entender la evolución del...
5
Columnistas /

Atrapado y sin salida 

Para el presidente Duque, para las bancadas del nuevo Frente Nacional, para los corruptos, la verdad es la...
6
Columnistas /

Ser trans no es natural

Es viable afirmar que entre menos naturales, más seres humanos somos; pues la cultura es un hecho...