Economía

Labor unions marched to sink the tax reform
Centrales obreras marcharon para hundir la Tributaria
Autor: Yonatan Rodríguez
18 de Noviembre de 2016


Tanto los sindicatos como las organizaciones sociales y estudiantiles hicieron presencia en la manifestación que, según estimaciones de la Central Unitaria de Trabajadores en Medellín, tuvo una asistencia aproximada de 5.000 personas.


Foto: Cortesía 

En Medellín la marcha recorrió el Centro de la ciudad,  iniciando en Girardot y terminando en San Juan. 

En una negación rotunda al proyecto de la Reforma Tributaria, las agremiaciones de trabajadores del país se manifestaron en la mañana de ayer en contra del total del articulado del proyecto. Desde los trabajadores de los Ingenios del Valle, por el tema de las bebidas azucaradas; pasando por los pequeños comerciantes en Medellín, y continuando con los obreros de las industrias de la capital, se alzó la voz en contra de un Gobierno que, según los líderes sindicales, se hace el sordo con sus solicitudes de diálogo. 


Según Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, entidad que convocó a la marcha nacional, es cada vez más claro que las clases populares tienen que pagar los huecos fiscales que han dejado las malas políticas del país. “Hicimos un acto enfático de rechazo, integrado por más de 20.000 personas sólo en Bogotá. Logramos articular estudiantes, trabajadores informales, y pequeños comerciantes, además de las centrales sindicales como Confederación de Pensionados de Colombia, y la Federación Colombiana de Educadores. Nuestro descontento está, además del contenido de la Reforma, en que no se tuvo en cuenta a las organizaciones sociales”, explicó el líder sindical, quien denunció que sólo se consultó al Consejo Gremial y últimamente a los partidos políticos. 


Desde Cali, Jairo Saavedra, vicepresidente de la Confederación de trabajadores de Colombia (CTC), explicó el malestar que ha generado el proyecto de ley entre los trabajadores de los ingenios, no sólo por el impuesto a las bebidas azucaradas sino por el gravamen a quienes perciban más de 2 millones de pesos mensuales. “Como lo han manifestado muchos congresistas, el trabajo en los cañaduzales del Valle es ‘un trabajo de esclavos’, para referirse a lo duro que es. Entonces es natural que no se quiera un incremento en los impuestos, mientras sectores como el bancario siguen intactos”, reclamó Saavedra, al narrar la jornada en Cali. 


Duván Antonio Vélez, presidente de los sindicatos Sinaltrainal y Sintralimenticia, ambos de Medellín, explicó como transcurrió la marcha en la capital antioqueña. “Nos concentramos desde el Comando Departamental Unitario, junto con Fecode, Adida, y muchas organizaciones sociales y estudiantiles que también son sensibles a una reforma que atenta contra los intereses de los que menos tenemos. De la marcha se dijo que asistieron cerca de 5.000 personas”, describió Vélez, al detallar que el recorrido de la marcha en la ciudad se trazó desde la sede de Adida, donde se reunieron los manifestantes a las 10:00 a.m., y recorrió importantes corredores del Centro como Girardot, La Playa, la Oriental, y terminó finalmente en San Juan, para entrar al Centro Administrativo La Alpujarra. Según adelantó el sindicalista, en los próximos días se programarán nuevas manifestaciones, esta vez a cargo de los movimientos estudiantiles que, igualmente, se pronunciarán sobre la Reforma. 



El diálogo con el Gobierno

Las centrales obreras han manifestado una “sordera” por parte del Gobierno para discutir los puntos de la reforma y generar espacios de diálogo. Afirman que en cada oportunidad que se ha solicitado un acercamiento, el presidente ha delegado la tarea en los ministros y estos, a su vez, en emisarios que no pueden tomar decisiones. Hasta ahora, el único espacio en el que han sentido que se propicia una reflexión sobre el tema, es desde la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, en donde han sido citados para un foro que recopilará su perspectiva.