Columnistas

Hillary presidente, por las razones equivocadas
Autor: Guillermo Maya Muñoz
31 de Octubre de 2016


Feminismo: “Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres” (Diccionario RAE).

Feminismo: “Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres” (Diccionario RAE).


Paul Krugman, economista premiado y agudo columnista del NYT, hace el siguiente retrato de Hillary Clinton (HC), la probable presidente de los EEUU: “cuando ella está hablando de derechos de la mujer, o la injusticia racial, o del apoyo a las familias, su compromiso, incluso la pasión, son obvios. Ella es genuina, en una forma que nadie en otra parte puede ser” (Why Hillary Wins, nytimes.com, Oct. 21, 2016). Feminismo electoral.


En el tercer debate presidencial frente a Donald Trump, HC atacó el sexismo de adolescente narcisista de aquél, quien a su vez le replicó que devolviera las donaciones que la Fundación Clinton había recibido de Catar y de Arabia Saudita, países con un pésimo historial de violaciones a los derechos humanos, y especialmente los femeninos. No hubo respuesta. 


Sin embargo, los medios presentan a Hilary como la oportunidad de romper el “techo de cristal” por una mujer que gobernará el país más importante del mundo, y del significado que este evento tiene en la historia de los EEUU.


La Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, adscrito a la Secretaria de Estado (EEUU), que dirigió HC, entre enero de 2009 y febrero de 2013, publicó en 2012 el reporte “Informes por Países sobre Prácticas de Derechos Humanos de 2011”, en donde señala la situación de derechos humanos en muchos países.


En cuanto al Reino de Arabia Saudita el Informe señala que: “los problemas más importantes de derechos humanos incluyen (…) restricciones generalizadas (..) la falta de igualdad de derechos para las mujeres y los niños (...). La violencia contra la mujer, la trata de personas, y la discriminación por razones de sexo, religión, secta, raza y etnia fueron comunes”. En igual sentido está redactada la situación de Catar.


Además de Arabia  Saudita y Catar, según  Amy Chozick y Steve Eder del NY Times, otros países, como Los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán, Brunei, y Nigeria también han sido donantes de la Fundación Clinton con millones de dólares, a pesar de que ostentan un historial de violaciones serias a los derechos humanos, antes, durante y después de que Hillary Clinton ocupara la secretaria de Estado. (Foundation Ties Bedevil Hillary Clinton’s Presidential Campaign, Aug. 20-2016).


Ahora, ¿Qué ha pasado con las mujeres y niñas y niños que perdieron a sus seres queridos en las guerras sostenidas y aupadas por Bill Clinton, G. W. Bush, Obama, Hillary y el grupo neoconservador que dirige la política exterior de los EEUU?


¿Qué pasó en Libia y en que fue convertida? De acuerdo a las ONU, “en 2010, Libia ocupaba el 53º en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU entre 163 países. Con la esperanza de vida al nacer en 74,5 años, una tasa de alfabetización de adultos del 88,4% y una tasa bruta de matrícula del 94,1%, Libia fue clasificado como un país de alto desarrollo humano entre la región de Oriente Medio y el Norte de África”. 


En 2011, el líder libio Muamar Gadafi fue asesinado porque no se avino a las condiciones de EEUU y sus aliados y mantuvo un comportamiento contrario a los intereses corporativos transnacionales. En el caso de otros países árabes, como Arabia Saudita, Catar, etc. todo lo contrario. A pesar de tener sistemas políticos absolutistas, basados en el irrespeto a los derechos Humanos y la carencia de democracia, sus dirigentes no son reprobados como aliados de Washington, sino que incluso son cortejados para que hagan aportes monetarios a la Fundación Clinton.


Libia fue destruida y reina el caos y el miedo.  Pero ¿Qué pasó con millones de mujeres libias y sus niños? Fueron ignorados  por los intereses de los EEUU y de sus aliados. La guerra contra Libia dio pie al surgimiento del ejercito islámico, hoy una pesadilla para el mundo entero. Igual en la guerra contra Irak, Afganistán, Siria, etc.


¿Hillary feminista? Ese es el disfraz de una de los halcones neoconservadores más guerreristas de los EEUU, que está al servicio de los intereses financieros de Wall Street, del complejo industrial militar, y que se apoya en la doctrina de que EEUU es una “nación excepcional e indispensable”, pudiendo, entonces, torcer la ley internacional a su favor para lograr sus objetivos geopolíticos.


Bill Clinton, Allan Greenspan, Larry Summers y Robert Rubin, el jefe de la ‘Mafia de Harvard’, desregularon la activad financiera en EEUU y millones de familias perdieron su viviendas gracias a los productos financieros empaquetados por Wall Street ¿Quién está en la cárcel por  la ruina y pobreza de millones de norteamericanos? Nadie. 


Hillary Clinton sigue los pasos de Margaret Thatcher quien fuera Primera Ministra en Gran Bretaña, y “Dama de Hierro”  para millones de familias trabajadoras que sufrieron los rigores de las políticas neoliberales, mientras fue “Dama de Seda” con la poderosa elite inglesa y las corporaciones, con la diferencia de que HC y su marido sacan el sombrero a los millonarios. después de cada actuación, para recibir sus monedas.