Economía

Low economic rating has little impact
Baja en calificación económica tiene poco impacto
9 de Octubre de 2016


Pese a que el organismo financiero internacional replanteó sus proyecciones para el crecimiento económico colombiano en 2016 de 2,5% (en abril) a 2,2% (en octubre),


Foto: Cortesía 

Se estima que para el próximo año la economía colombiana crezca 3%.

Yonatan Rodríguez


economia@elmundo.com


Aunque fueron nueve lugares los que perdió Colombia en el ámbito global, en América Latina sólo bajó una posición en el grupo de las economías emergentes del Fondo Monetario Internacional (FMI), y a pesar de las dificultades, sigue mostrando un buen desempeño.


Las cifras del  informe de proyecciones sobre las economías del mundo del organismo financiero internacional, están basadas en la variable del Producto Interno Bruto (PIB) y la Paridad de Poder Adquisitivo (PPA). En esta edición del WEO, como es conocido el escalafón por sus siglas en inglés, Colombia ocupó el puesto 41, bajando considerablemente en el listado respecto a la medición de hace dos años en la que ocupó el puesto 32.


 El otorgamiento de  esta posición para 2016 obedeció, según expertos, tanto a la crisis mundial del petróleo, que afectó el gasto público colombiano, como a la depreciación del peso, una situación que frenó el consumo de los ciudadanos dejando como resultado la proyección del Producto Interno Bruto que rondaría los US$274.135 millones al finalizar este año, según cifras del FMI.


El director del programa de Finanzas y Comercio Internacional de la Universidad de La Salle, Marcel Hofstetter, entiende este fenómeno más como un síntoma de un impacto en el ámbito regional que como un estigma para el desempeño de la economía colombiana: “Este tipo de ranking puede tener varias lecturas, es claro que hemos tenido dificultades a nivel económico como país en materia de commodities. Sin embargo, considero que el aterrizaje ha sido suave y que hay buenas perspectivas a futuro, teniendo en cuenta que hemos venido sopesando la variable del proceso de paz, y que de ella depende en gran parte la percepción internacional de una democracia estable, lo que aseguraría a los inversores que no habría grandes e inesperados cambios en las condiciones del país”, puntualizó el académico. 


Por otro lado, Carlos Fernando Martínez, coordinador del programa de Economía del Politécnico Gran Colombiano, se mostró contrario a pensar que esta caída en el WEO no traería consigo efectos negativos para el país: “Si no tenemos una buena imagen la inversión extranjera se ahuyenta y las calificadoras de riesgo nos ponen bajo su mira, por otra parte, en términos reales es factible que esto también tenga impacto directo en el aumento de las  tasas de interés”, expuso Martínez respecto a las consecuencias del reposicionamiento.  


Ramón Javier Mesa, exdecano de la Facultad de Economía de la Universidad de Antioquia, advierte que este ranking atiende más a una medida estadística que a una sanción por desaceleración: “Creo que es el resultado de un descenso que obedece al cambio en el precio del petróleo, pero es un golpe que se ha recibido en el ámbito regional y del que hemos salido bien librados en comparación de países como Argentina, Venezuela y Brasil. De nuestros vecinos quizá Perú es el que mejores cifras reporta, pero en general ha sido un año difícil para todos”, observó el analista. 



Otras proyecciones

La radiografía anual del FMI proyectó bajas perspectivas en la mayoría de las economías del mundo, incluida la de Estados Unidos, para el que se esperaría un crecimiento de sólo un 1,6% en lo que resta del año y un 2,2% para el 2017. La potencia americana estaría seguida en el listado por países como China, Japón, Alemania y Reino Unido, quien desplazó a Francia de los primeros cinco lugares del escalafón. Por otro lado, este informe resaltó nuevas economías emergentes en el área de influencia de Oriente Medio y en África. Países en desarrollo como Libia, quien experimentaría un crecimiento de un 13%, Yemen con un 12,6% y Costa de Marfil con 7,9%, serían los territorios con mayor expansión económica para los próximos meses.