Nacional

El Nobel premia los esfuerzos por la paz del presidente Santos
Autor: Redacción EL MUNDO
8 de Octubre de 2016


El presidente Juan Manuel Santos vio recompensados sus esfuerzos en pos de la paz, pese al resultado del plebiscito del 2 de octubre. Este premio “es un mandato para salvar el acuerdo de paz”, dijo el galardonado.



El presidente Juan Manuel Santos y su esposa, María Clemencia Rodríguez de Santos, ayer, tras la primera declaración del mandatario por el Nobel de Paz.

Fotos cortesía SIG

Los “decididos esfuerzos” por acabar con un conflicto que lleva más de medio siglo en Colombia motivaron ayer al Comité Nobel Noruego a reconocer al presidente Juan Manuel Santos con el Premio Nobel de la Paz, uno de los cinco galardones instituidos en 1901 por el químico e industrial sueco Alfred Nobel y el único que se decide y se entrega fuera de Suecia, concretamente en Oslo.


El Comité resaltó en su fallo que Santos tomó la iniciativa para comenzar el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y que ha ejercido “todo el tiempo” como impulsor de las conversaciones, que comenzaron de forma oficial en 2012 en Noruega, país que ejerce de garante con Cuba.


El proceso colombiano era el gran favorito en los pronósticos hasta hace una semana, pero la victoria del “no” al acuerdo en el plebiscito del pasado domingo hizo que perdiera fuerza en las apuestas, donde sonaban más otros aspirantes, como el proceso atómico iraní o el acuerdo de París sobre cambio climático.


“Que una mayoría de los electores dijera ´no´al acuerdo de paz no significa necesariamente que el proceso esté muerto. La consulta no era una votación por o en contra de la paz. Lo que los partidarios del ´no´rechazaron no fue la paz, sino un acuerdo concreto”, resaltó el fallo difundido por el Instituto Nobel de Oslo.


El Comité Nobel Noruego destacó además que Santos ha invitado a un amplio diálogo nacional para seguir adelante con el proceso y que incluso los partidarios del “no” en esa consulta se han mostrado dispuestos a participar, aunque advirtió de la incertidumbre por el futuro de Colombia y la amenaza “real” de colapso.


Pese al revés del plebiscito, Santos ha acercado “de forma sensible” el conflicto a una solución pacífica y ha puesto las bases para un desarme verificable de las Farc y para la reconciliación nacional, por lo que cumpliría con los criterios señalados para el premio en el testamento de su creador, Alfred Nobel.


Sin las Farc


Aunque el fallo reconoce el papel de todas las partes en el proceso y considera el premio un estímulo para quienes luchan por la paz, la reconciliación y la justicia en Colombia, no incluyó a las Farc, el otro bando del conflicto armado.


La presidente del Comité Nobel Noruego, Kaci Kullmann Five, señaló en la rueda de prensa posterior al anuncio del premio, que él fue el gran impulsor del proceso de paz y quien asumió la iniciativa.


“Hay muchas partes en el proceso, pero Santos fue quien tomó la primera e histórica iniciativa. Ha habido otros intentos antes para lograr la paz, pero él fue a por todas y con una gran voluntad de lograr un resultado, por eso lo hemos destacado. Además, es el líder del Gobierno del país”, afirmó.


Kullman Five rechazó explicar por qué no se había incluido en el premio a la otra parte en el conflicto, las Farc, personificadas en su líder, Rodrigo Londoño, quien también había sido nominado para el Nobel.


“Nunca comentamos nada sobre quienes no ganan el premio”, se limitó a decir la presidente del comité.


De hecho, el jefe máximo de las Farc, Rodrigo Londoño, alias timochenko, reaccionó en su cuenta de Twitter señalando que el único premio al que aspira esta guerrilla es “la paz con justicia social para Colombia sin paramilitarismo, sin retaliaciones ni mentiras”.


A pesar de la sorpresa por el ganador y su elección en solitario, la decisión del comité fue aplaudida de forma mayoritaria por partidos y organizaciones noruegas.


“El premio va a un líder que ha mostrado gran valor, al sentarse a la mesa de negociaciones para acabar con el conflicto más largo de América Latina, y gran resistencia, al aguantar cuatro años”, declaró la primera ministra noruega, la conservadora Erna Solberg.


El titular de Exteriores, Børge Brende, quien estuvo presente en la firma de los acuerdos en Cartagena, destacó el “valor” de Santos, aunque añadió que las Farc también merecen ser reconocidas por su papel.


Un lugar en la historia


A Juan Manuel Santos, quien nació y creció en los círculos del poder, el destino parece haber tenido reservado un papel más allá de la jefatura de Estado como el principal impulsor de un acuerdo para acabar un conflicto armado que hace más de medio siglo desangra al país.


Pese al revés en el plebiscito del domingo pasado, Santos ha mantenido el alto el fuego y ha reiterado su voluntad de incluir en el acuerdo a quienes políticamente se oponen, liderados por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.


“La historia nos mira. No nos perdonará si no intentamos acabar de una vez por todas con este desangre inútil”, manifestó en la inauguración de las sesiones del Congreso Nacional el 20 de julio de 2013, cuando la negociación con las Farc en Cuba ya llevaba ocho meses de los 45 que finalmente duró.


Pero la paz, “el bien supremo de toda sociedad”, según ha dicho numerosas veces, no fue siempre su prioridad porque también subraya que “nadie le ha dado más duro a las Farc que este servidor”, refiriéndose a su gestión como ministro de Defensa (2006-2009), en la segunda Presidencia de Álvaro Uribe, y luego como jefe de Estado.


En sus cuentas está que, como ministro o como presidente, tuvo que ver con operaciones en las que murieron los que en su momento eran el número uno de las Farc, alias “alfonso cano” (2011); el número dos, alias “raúl reyes” (2008); el considerado jefe militar de esa guerrilla, alias “mono jojoy” (2010), así como 63 cabecillas de frentes rebeldes.


Por eso, después de debilitar con golpes militares a las Farc, una guerrilla cuyos jefes parecían invulnerables hasta 2008, Santos consideró llegado el momento de plantear la negociación.


Esa “osadía” provocó la ruptura con Uribe, que lo había ungido como su candidato presidencial en 2010, y con un sector importante de la sociedad que no le perdona que haya cambiado el fusil por el ramo de olivo.


A los 65 años y en su segundo mandato, este economista y periodista bogotano tiene asegurado su lugar en la historia porque ha conseguido firmar una paz que sus antecesores en la Presidencia también buscaron desde la década del 80, pero les fue esquiva. Con el olfato político que lo caracteriza, percibió que el péndulo de la historia se movía en dirección a la negociación y se embarcó en el viaje de la búsqueda de la paz.


El presidente colombiano es el primer latinoamericano que gana el Nobel de la Paz desde que lo hizo en 1992 la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú. Además, Santos es el segundo colombiano en ganar un Nobel tras el escritor Gabriel García Márquez (Literatura, 1982).


El premio, dotado con 8 millones de coronas suecas (934.000 dólares), será entregado el 10 de  diciembre en el ayuntamiento de Oslo.




Premio cercano a los presidentes

Con Juan Manuel Santos son 26 los jefes de Estado o Gobierno mundiales que han recibido el Premio Nobel de Paz, el único que se otorga y entrega fuera de Suecia, por decisión expresa del fundador de los premios, ya que en su época Noruega formaba parte del reino sueco.


Además, a causa de las dos guerras mundiales, este premio se ha otorgado en menos ocasiones, pues no se concedió o fue declarado desierto 19 veces.


Sólo en una ocasión fue concedido a título póstumo y el premiado fue el sueco Dag Hammarskjold, quien fuera secretario general de la ONU.


El Nobel de la Paz ha sido otorgado a 16 mujeres, la primera de ellas fue la activista austríaca Bertha von Suttner, en 1905, conocida por reivindicar de forma incansable “abajo las armas”.


Estos son algunos de los presidentes ganadores del premio:


Theodore Roosevelt, EE.UU., en 1906.


T. Woodrow Wilson, EE.UU., en 1919.


Willy Brandt, Alemania, en 1971.


Menahem Begin (Israel) y Anuar el Sadat (Egipto), ambos en 1978.


Óscar Arias, Costa Rica, en 1987.


Mijail Gorbachov, Unión Soviética, en 1990.


Frederik de Klerk, Sudáfrica, en 1993.


Yaser Arafat (Palestina), Simón Peres (Israel) e Isaac Rabin (Israel) en 1994.


Kim Dae-Jung, Corea del Sur, en 2000.


Barack Obama, EE.UU., en 2009.


Ellen Johnson Sirleaf, Liberia, en 2011.


También lo han recibido Lech Walesa (1983) y Nelson Mandela (1993, junto a De Klerk) antes de que fueran elegidos como presidentes de Polonia y Sudáfrica, respectivamente.




Reacciones

1: Álvaro Uribe, expresidente y senador: “Felicito el Nobel para el presidente Santos, deseo que conduzca a cambiar acuerdos dañinos para la democracia”, escribió en su cuenta de Twitter.


2: Humberto de la Calle, negociador del Gobierno: “Hoy (ayer) los colombianos nos despertamos con la esperanza de conseguir la paz renovada, fortalecida. El reconocimiento que le hace el Comité Noruego del Nobel con el Premio Nobel de la Paz al presidente Juan Manuel Santos es la voz de apoyo del mundo a nuestro país (…) Fuerza para seguir adelante es lo que nos da este premio (…) Seguiremos acompañándolo hasta poner en marcha un acuerdo que termine con el conflicto armado en nuestro país”.


3: Ban Ki-moon, secretario general de la ONU: “Este es un mensaje oportuno para todos los que han trabajo tan duro por la paz, para el Gobierno, para las Farc y para todas las fuerzas políticas y sociales que han expresado su deseo de paz (…) Hay que seguir trabajando hasta que el proceso de paz concluya exitosamente”.


4: John Kerry, secretario de Estado de EE.UU.: “Quiero enviar mis mejores deseos de parte de todo el país al presidente Juan Manuel Santos por ganar el Premio Nobel de la Paz por sus valientes esfuerzos para intentar llevar la paz a Colombia”.


5: Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo: “Felicitaciones a Santos, presidente de Colombia, por el Premio Nobel de la Paz. Muy merecido por su gran coraje y su compromiso con la paz (…) Mi respeto ante la reacción calmada y serena de Juan Manuel Santos tras el resultado del referendo, y ante su total dedicación para alcanzar un acuerdo de paz”.


6: Barack Obama, presidente de Estados Unidos: “Quiero felicitar a mi amigo y aliado, el  presidente colombiano, Juan Manuel Santos (...) El Comité Nobel tomó la decisión correcta al  celebrar sus esfuerzos incansables para lograr una paz  justa y duradera en Colombia, enviando un mensaje de que en un mundo de conflicto, la búsqueda de la paz debe ser apoyada y alentada”.