Columnistas

Santander, territorio educado
7 de Octubre de 2016


Hoy más que nunca, desde la Fundación Empresarios por la Educación seguimos comprometidos y apostándole a la educación como herramienta indispensable para la construcción de la paz.

Lilia Amanda Patiño de Cruz


Hoy más que nunca, desde la Fundación Empresarios por la Educación seguimos comprometidos y apostándole a la educación como herramienta indispensable para la construcción de la paz. 


Pero no es suficiente soñar con una educación equitativa y de calidad; se necesita mucho más que un puñado de docentes creativos, de empresarios visionarios y de la financiación de iniciativas aisladas. Transformar la sociedad con la educación exige la sumatoria de todos estos elementos y el compromiso activo de todos los actores que de una u otra manera impactan la formación de un niño.


Hemos decido aprovechar este espacio de expresión para compartir información sobre diferentes acciones encaminadas a ello en distintos rincones del país. Somos muchos quienes desde nuestro quehacer cotidiano y desde distintas perspectivas le apostamos a la construcción de la paz. 


Por ejemplo,  para celebrar sus 100 años de existencia, y basados en una férrea convicción sobre la importancia, el impacto social y económico de la educación, la Cámara de Comercio de Bucaramanga, articulada con el Capítulo Santander de la Fundación Empresarios por la Educación, le apostamos a la capacidad de generar un gran acuerdo regional a través de una alianza con la Gobernación de Santander y la Alcaldía de Bucaramanga, para en conjunto emprender un camino hacia la construcción de un futuro concreto y alcanzable para el departamento.


Hoy, 7513 docentes de 2.289 sedes educativas en Santander tienen la tarea de formar a 146.597 estudiantes en el departamento; de cada 100 niños que ingresan a primer grado, sólo 42 terminan el undécimo grado; la cobertura que en primaria alcanza el 92%, se reduce a un 47% en la educación media, y desciende aún más en secundaria; el índice de analfabetismo alcanza el 13%, frente al 6% nacional. Aunque el departamento supera en algunos indicadores a otras regiones del país, el  reto está en superarse a sí misma para que los niños y jóvenes puedan concretar su proyecto de vida en condiciones de equidad y calidad.


En el Pacto por la Educación suscrito con actores representativos del sistema social de la región, pensamos la educación desde la primera infancia, con la certeza que es allí donde se determina el desarrollo cognitivo, motor y social de los niños; por eso los procesos de nutrición, afecto y acompañamiento determinan las acciones en este frente.  


Para acompañar esos primeros años en los que el entorno familiar determina de muchas maneras valores y comportamientos, perfilamos la iniciativa Familias Formadoras con quienes buscamos orientar toda su influencia hacia el interés de formar ciudadanos solidarios y comprometidos, creativos y emprendedores.  


De otro lado, para facilitar el descubrimiento y aprovechamiento de las competencias de niños, niñas y adolescentes, trabajaremos aún más en la formación de docentes, directivos docentes y en general a todos los actores que lideran los procesos pedagógicos: es necesario potenciar su conocimiento y experiencia no solo con herramientas y recursos tecnológicos, sino con el aprovechamiento de ambientes de aprendizaje.  


Además, está la iniciativa Modelo Educativo como una de las áreas estratégicas de intervención. Será desde allí desde donde se articulen los perfiles de formación con las expectativas de desarrollo y competitividad de la región, el país y el mundo.


En el camino recorrido hasta ahora se destacan tres logros fundamentales:  credibilidad en el proceso, construcción y compromiso colectivo y acuerdos sobre lo fundamental; tres resultados que demandaron tiempo, disciplina y capacidad para aprovechar las diferentes posiciones y optar por las posibilidades más favorables para la educación de niños, niñas y adolescentes del departamento.


El gran Pacto por la Educación en Santander va más allá de los límites regionales, busca sumarse a los esfuerzos importantes que se lideran en el país para  poner en positivo indicadores de cobertura, calidad y eficiencia del sistema.


* Gerente del Capítulo Santander de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.