Fútbol en el Mundo

Changes of no return
Cambios sin retorno
Autor: Redacción EL MUNDO
4 de Octubre de 2016


Tanto la Libertadores como la Sudamericana se realizarán bajo unos formatos y tiempos diferentes a los tradicionales. Colombia tendrá una plaza adicional en Libertadores.


Foto: EFE 

Los cambios para la Libertadores han originado opiniones divididas entre afición y prensa.

En Bogotá y con el pleno de la dirigencia sudamericana, se aprobaron de forma definitiva los cambios a las copas internacionales que se habían anunciado y explicado de forma breve la semana anterior por parte de Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.


La Libertadores de todo un año


A partir del próximo año, 44 equipos jugarán la Copa Libertadores, lo que supone un incremento de seis cupos respecto al formato actual. Una de las nuevas plazas será asignada al campeón de la última edición de la Copa Sudamericana, mientras que las otras cinco se asignarán: a Brasil, que tendrá dos  nuevos cupos, y Argentina, Colombia y Chile, que tendrán una plaza adicional cada una. Esta asignación fue definida de forma unánime por el Consejo Ejecutivo de la Confederación, según ellos, con base en un análisis técnico, entre los cuales se contemplaron criterios comerciales y deportivos, incluyendo el número de equipos representados relativo a la población total y el tamaño del mercado, entre otros aspectos.


También quedó confirmado el nuevo calendario para el máximo torneo de fútbol del continente. Irá desde febrero y finalizará en noviembre. Serán diez meses de competencias, diferente a los cinco meses de competencia en los cuales se disputó históricamente la Copa.


La nueva Mitad de la gloria


Uno de los nuevos anuncios fue la extensión del tiempo de la Copa Sudamericana, que inicialmente se había conservado con su tradicional inicio a mitad de año y su finalización en diciembre.


Desde el 2017 la Sudamericana se jugará desde marzo y finalizará en diciembre. Por otra parte, se aprobó la propuesta de que diez clubes de la Copa Libertadores que no avancen a la fase de octavos de final tengan la oportunidad de seguir compitiendo en la Sudamericana. Habrá también un aumento de diez plazas, otorgadas a los ocho mejores terceros de la fase de grupos de la Copa Libertadores, más los dos mejores clubes de la fase pre-clasificatoria, que se sumarían a las seis plazas de Brasil y Argentina, y a las cuatro plazas que tendrá de los ocho países de la Conmebol. Serán 54 cupos en total.


“El calendario anual aprobado nos permitirá fomentar la calidad de los torneos locales de cada país y elevar los estándares de las competiciones continentales para ser más competitivos en el ámbito global”, explicó Alejandro Domínguez, quien afirmó que pese a que el fútbol suramericano produce a los mejores jugadores del mundo e hinchadas fervorosas, se ha perdido tanto en calidad como en competitividad en el mercado.


Habrá una reunión el 17 de octubre con los equipos hasta ahora clasificados a Copa Libertadores, para escuchar las inquietudes de los clubes y abrir la posibilidad a otros cambios surgidas de los diferentes equipos.