Economía

Pharmacies moved $4.8 trillion in 2015
$4,8 billones movieron las droguerías en 2015
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
24 de Septiembre de 2016


Algunas droguerías y farmacias en Colombia ya no se dedican únicamente a la venta de medicamentos, por lo que han diversificado su oferta con productos cosméticos y de aseo, también con bebidas, helados y juegos de azar.


Foto: Cortesía 

Las farmacias y droguerías están agregando a su oferta otros productos debido a un mayor auge en la competencia.

El sector de las droguerías facturó $4,8 billones en 2015, prácticamente lo mismo que movieron las empresas de la agricultura que se ubicaron entre las 1.000 empresas más grandes del país, según lo registra un estudio realizado por Euromonitor.


No obstante, la misma firma considera que es una cifra que subiría $700.000 millones más en los próximos cinco años. 


En la primera parte del análisis se investigó el mercado cuya actividad principal es la venta de los medicamentos bajo supervisión de un farmacéutico y reveló que en el país hay 20.332 establecimientos de este tipo, que llegarían a 21.172 en cinco años. 


En la segunda parte se analiza el segmento denominado “parafarmacias”, que son establecimientos que también venden cosméticos, artículos de cuidado personal y hasta productos para el cuidado del hogar, el cual movió el año pasado $452.700 millones y cuya cifra se espera que aumente a $544.900 millones. 


La firma Euromonitor destacó también que este nicho de mercado tiene 188 locales y puede crecer hasta 226 en el próximo quinquenio.


En cuanto a la participación del mercado, el 50% pertenece a Farmatodo, seguido por Superdroguerías Olímpica con 22,9 %, y Locatel, con el 17,8%. 


El 10% restante está repartido entre otros actores, como Saludmarket y pequeñas droguerías que comprendieron la necesidad de comenzar a hacer el cambio, puntualiza el estudio.


En Medellín son muy reconocidas las droguerías Olímpica y La Rebaja, aunque también la Botica Junín y la Pasteur.


Sergio Ignacio Soto Mejía, director ejecutivo de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) regional Antioquia, manifestó que las “parafarmacias” se originaron por razones estratégicas, “el retail del comercio minorista que se convierte en la práctica en multimarcas y en especies de supermercados, han hecho irrupción en Colombia con muy buen suceso y en términos de resultados esas cifras de mayor cuantía son muy representativas en el Producto Interno Bruto (PIB) de la economía del sector y del país”.


Además, comentó Soto Mejía que las “parafarmacias” incluyen otro tipo de productos aparte de los medicamentos porque aprovechan su ubicación y su georreferenciación, teniendo ese tipo de establecimientos más vecindad y  cercanía con las familias en los barrios y en los diferentes sitios urbanos de las ciudades.


Asimismo, señaló Soto Mejía que en las farmacias hay un principio coloquial, ya que “se encuentra de todo como en botica”, es decir, que en esos sitios no solamente hay productos de salud, belleza, estética, vitaminas y los medicamentos o las drogas tradicionales, sino también jugos, gaseosas e hidratantes para sacarle la máxima rentabilidad al metro cuadrado inmobiliario. 


Entonces el objetivo es llevar a cabo un buen uso racional, eficiente e incrementar las ventas “aprovechando lo que se denomina venta cruzada en términos de mercadeo, que es vender en un mismo momento varios productos”, puntualizó Soto Mejía.


Otro factor es llamar la atención del cliente. Alejandro Vásquez, trabajador de la droguería Fátima de Los Colores, dijo que al estar ubicados en una zona de movimiento de deportistas por su cercanía con el Estadio, “las personas aparte de comprar las bebidas, buscan los helados y adicionalmente productos de aseo personal”, sostuvo. 


En ese sentido, la diversificación de la oferta es una gran estrategia moderna y exitosa en Estados Unidos y en la Unión Europea, aunque también en países como Chile, Argentina, México y Brasil.



Competencia impulsa a nuevos productos

Alejandro Vásquez, trabajador de la droguería Fátima de Los Colores, sostuvo que además de vender los tradicionales medicamentos y cosméticos que deben tener su registro sanitario del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), venden helados, confites, bebidas y el baloto que es otra entrada diferente. “Son ganchos para la droguería, todo se presta por la demanda que hay de medicamentos de precios bajos, y ya estamos compitiendo con otras droguerías”, indicó.