Mundo deportivo

Murray, a piece of History
Murray, un pedazo de historia
15 de Agosto de 2016


El japonés Kei Nishikori ganó el bronce en Río 2016, la primera medalla olímpica en tenis en la historia de su país, al imponerse al español Rafael Nadal por 6-2, 6-7(1) y 6-3.


Foto: Cortesía 

Murray le entregó una nueva presea de oro a Gran Bretaña.

EFE


El británico Andy Murray, segundo favorito, llevó anoche hasta la extenuación al argentino Juan Martín del Potro para retener el título de campeón olímpico y ganar su segunda medalla de oro consecutiva (7-5, 4-6, 6-3 y 7-5).


Los Juegos terminaron siendo una bendición para Murray, obligado a ejercer el papel de segundón en más veces de las deseadas por culpa del absolutismo impuesto por el serbio Novak Djokovic en los tiempos recientes.


El escocés se convirtió en el primer tenista de la historia en lograr dos oros olímpicos en el tenis individual. Nunca antes ningún jugador, del cuadro masculino o femenino, lo había conseguido.


Sólo las hermanas Venus y Serena Williams y Rafael Nadal comenzaron la andadura con esa posibilidad junto a Murray, campeón en Londres 2012. Las  estadounidenses, poseedoras de cuatro oros cada una pero tres de ellos en dobles, cayeron prematuramente. Nadal, vencedor en Pekín 2008, llegó hasta la semifinal y perdió con el argentino Juan Martín del Potro, víctima ahora del escocés.


Murray añade el éxito en Río al logrado en Londres cuatro años atrás. Pocas veces el británico tiene oportunidad de saborear en solitario el éxito. Djokovic suele estar pendiente de evitarlo.


De hecho, el tenista de 28 años no ha fallado a ninguna de las finales de los torneos de Grand Slam este año. Tres torneos grandes y un solo éxito. El de Wimbledon, que amarró por segunda vez en su carrera tras cosecharlo en el 2013. En las otras fue superado por el serbio.


Transita Murray con tres majors a sus espaldas. A estos dos títulos en la hierba de Londres añade el Abierto de Estados Unidos del 2012, el que le dio el salto de calidad esperado.


Sin embargo, los Juegos ya propinaron al número dos del mundo de una condición especial. La coronación de campeón olímpico es algo de lo que Novak no puede presumir. Murray alardea de ello por partida doble.


El británico sale de los Juegos con el oro al cuello. Se habitúa a acumular reconocimientos poco a poco. Referente del deporte allí, fue el primer tenista británico en ganar Grand Slam en individuales desde Fred Perry en 1936.


Andy, quien hace cuatro años fue el primero también de las islas en coronarse campeón olímpico en “singles” masculino desde Josías Ritchie en 1908, dejó Río con un pedazo más de historia bajo el brazo.


Murray mantiene un idilio particular con el torneo olímpico. Rompe barreras el británico, que multiplicó sus estímulos desde el día que Novak se despidió de Río de forma precipitada.


Con 38 títulos a sus espaldas, tres del Grand Slam, y 20 finales, el escocés aún no desecha alcanzar la cima y llegar a ser número uno del mundo. Es el próximo objetivo, pendiente de cualquier desliz del jugador serbio para obtener otro hito y otro pedazo de historia.



Otras medallas

Las rusas Ekaterina Makarova y Elena Vesnina, séptimas cabezas de serie, se adjudicaron ayer con solvencia la medalla de oro olímpica en dobles al derrotar en la final a las suizas Timea Bacsinszky y Martina Hingis, quintas favoritas, por 6-4 y 6-4.


Las rusas, cuartofinalistas en Londres 2012, fueron responsables en Río de la eliminación en cuartos de las españolas Carla Suárez y Garbiñe Muguruza y en semifinales de las checas Lucie Safarova y Barbora Strycova, que luego ganaron la medalla de bronce.


En dobles mixtos, la pareja estadounidense formada por Bethanie Mattek-Sands y Jack Sock se quedó con el oro al vencer a sus compatriotas Venus Williams y Rajeev Ram por 6-7 (3), 6-1 y 10-7.


Los checos Lucie Hradecka y Radek Stepanek ganaron la medalla de bronce al derrotar por 6-1 y 7-5 a los indios Sania Mirza y Rohan Bopanna.