Nacional

“Coca plantations have doubled”: Mathiasen
“Se han duplicado cultivos de coca”: Mathiasen
9 de Julio de 2016


Colombia pasó a convertirse en el primer productor de coca de Latinoamérica, con cifras que no se veían desde 2007. Con el proceso de paz, productores percibirían menos riesgos para cultivar.


Foto: EFE 

Con la suspensión de las aspersiones con glifosato se posicionó la erradicación manual.

Redacción EL MUNDO - EFE


Los cultivos de coca en Colombia se han duplicado en los últimos dos años hasta alcanzar las 96.000 hectáreas, una cifra que no registraba desde 2007 y que sitúa al país como principal productor de cocaína de América Latina, indicó hoy la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).


En 2015, estos cultivos se incrementaron un 39% con respecto al año anterior, en tanto que la producción potencial de clorhidrato de cocaína aumentó el año pasado un 46% al pasar de 442 a 646 toneladas métricas, según se desprende del informe “Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015”. 


Las cifras continúan la tendencia al alza registrada por la Unodc en 2014, año en el que los cultivos crecieron un 44% y la producción potencial de cocaína subió un 52%. 


“En dos años se ha duplicado el territorio con cultivos de coca en el país”, sentenció el representante de la Unodc en Colombia, Bo Mathiasen, al presentar en Bogotá las conclusiones, que inciden especialmente en la concentración de esos cultivos. 


Y es que, señaló Mathiasen, “el 87% de este incremento sucedió en los territorios que ya estaban afectados en el año 2014”, los mismos lugares donde “la situación es más compleja debido a los cultivos ilícitos y su interacción con el narcotráfico, la restricción de los mercados, la falta de seguridad, y una presencia institucional insuficiente”. 


Las causas de este incremento son, según la oficina de la ONU, que los productores perciben menos riesgo a la hora de cultivar, que se cree que habrá una contraprestación por parte del Gobierno para potenciar la sustitución, “elementos coyunturales” que hicieron más atractivo el negocio y el “claro aumento” del precio de coca.  


Otro dato destacado por la Unodc fue que el cultivo de la coca en resguardos indígenas se incrementó un 52% hasta las 11.837 hectáreas, y en zonas habitadas por afrocolombianos creció un 51%, hasta las 16.030 hectáreas. 


El informe no pilló por sorpresa al Gobierno, que ya había adelantado el aumento de los cultivos por boca del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, si bien ayer se movilizó para mostrar su preocupación ante un dato que no se registraba en ocho años.  


“Una situación similar a la que teníamos en 2007 pues es preocupante, porque había una tendencia clara al descenso y recuperar los niveles -estamos a unas hectáreas por debajo de lo que estuvimos en 2007-, es supremamente preocupante”, dijo el director de la oficina de la Atención Integral de la Lucha contra las Drogas, Eduardo Díaz.


También Rafael Pardo, alto consejero para el Posconflicto, declaró que el aumento es “muy preocupante”, e indicó que “esta medición, que tiene una gran tradición y es la que el Gobierno considera oficial, muestra que hay un crecimiento importante”. Pardo señaló que aunque aún no hay una investigación oficial de las causas del incremento, una de las razones más probables puede ser la suspensión en 2015 de la aspersión aérea con glifosato, un potente herbicida químico cuyo uso fue prohibido por el Gobierno por los posibles riesgos para la salud humana.



En Latinoamérica

Las incautaciones de cocaína en Colombia el año pasado ascendieron a 252 toneladas. Pese a este dato, reconocido por la Unodc, en el país ha sorprendido la comparación con la que Mathiasen ha cerrado la presentación del evento que refleja que Colombia, con 96.000 hectáreas, es el “principal productor de cocaína” de la región por detrás de Perú y Bolivia. 


“En el año pasado Perú tenía 42.900 hectáreas, este año esperamos estabilidad en Perú. En días pasados Bolivia lanzó sus números, que reflejan 20.200 hectáreas”, declaró.