Economía

Montoya: “electricity rates have no reason to increase”
Montoya: “Tarifas eléctricas no tienen por qué subir”
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
9 de Julio de 2016


Esperan una pronta respuesta del Gobierno sobre el cargo por confiabilidad que, según sus cálculos, llevó al sector a fuertes pérdidas.


Foto: Bladimir Venencia 

“Si no hubiese sido por el cargo por confiabilidad no se hubiesen tenido las plantas listas para la sequía”.

La presidente de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), Ángela Montoya, considera que al menos este año, “las tarifas no tienen por qué subir”, lo que sería un alivio si se considera que la inflación ya supera el 5% y ya en el servicio del agua se espera aumento de precios.


La explicación la da Montoya en medio de un esfuerzo comunicacional que está haciendo su sector en hacerle ver al país que la generación eléctrica, tanto hidroeléctrica como térmica, sí le cumplieron a Colombia durante el recién concluido fenómeno de El Niño, y que el demonizado Cargo por confiabilidad fue clave en ese logro.


 Ante las críticas hechas contra el sector, en el sentido de que al final fue el ahorro eléctrico de los colombianos lo que permitió superar el momento más crítico de la escasez, la agremiada explicó con cifras: “Durante todo El Niño el ahorro de los hogares sólo contribuyó con 1,05% así como lo comprado a Ecuador fue incluso menor con 0,54%, mientras que la generación térmica aportó 45,79% de la demanda y la hidráulica 51,57%”.


Pero qué pasó con el cargo por confiabilidad ¿sirvió o no?


Si no hubiese sido por las inversiones hechas gracias al cargo por confiabilidad no se hubiesen tenido las plantas que estuvieron listas para la sequía. Fue una inversión superior a los US$10.000 millones que no han requerido respaldo económico por parte del Gobierno y representó $17 billones de ahorro para los comercializadores de energía.


¿Y por qué en un momento dado se pidió un aumento de tarifa?


En su momento eso no fue bien explicado. Cuando se inició el fenómeno de El Niño, el Gobierno preguntó: “¿Tenemos la disponibilidad del 100% del parque de generación?” Sí, todos estamos disponibles ,dijimos. 


En ese momento ya Termocandelaria se declara indisponible. El ministro de Minas dice “yo necesito la totalidad de las plantas de generación, vamos a enfrentar esto ¿qué otra planta tiene problemas?”


En ese momento, el 7% de las plantas a gas dijeron que necesitaban una ayuda y sólo para ellas se sacó ese decreto. Colombia pensó que era para toda la generación. Fueron 4-5 empresas importantes  que consideraron que no podían generar, mientras otras plantas asumieron sus pérdidas. 


Sobre lo ocurrido en Termocandelaria, Montoya prefiere no pronunciarse dado que esa generadora no está cobijada en Acolgen, sino en el otro gremio, Andeg. Sin embargo, para la directora no deja de ser importante la pronta discusión del cargo, sobre el que la Comisión de Regulación de Energía Eléctrica (Creg) debe pronunciarse antes de que acabe el año.


¿Qué lecciones dejó este fenómeno El Niño?


Lo más importante es la necesidad de la revisión del precio de escasez. Lo otro es que si el parque de generación térmica total hubiera contado con gas, no hubiéramos tenido las pérdidas que tuvimos. Tal vez es el primer fenómeno de El Niño que vivimos sin ese insumo. Por lo que definitivamente el plan de expansión no puede ser a gas.



Críticas a los generadores

María Luisa Chiappe, presidente ejecutiva de la Asociación de Grandes Consumidores de Electricidad (Asoenergía), fue, durante la crisis de El Niño, una fuerte crítica de la ineficiencia que los generadores termoeléctricos hicieron del Cargo por confiabilidad.


Señalaba Chiappe que “en los últimos cinco años todos los consumidores, residenciales y comerciales, hemos pagado por Cargo por confiabilidad US$4.800 millones de los cuales US$600 millones han llegado directamente a las plantas que funcionan  con combustibles líquidos. Por ello, lo mínimo que esperamos es que cumplan con el compromiso de garantizar la oferta de energía en circunstancias como las actuales”.


Asoenergía consideró inaceptable que “se propongan cambios en el precio de escasez o que, vía restricciones, los usuarios cubran pérdidas en las que tengan que incurrir algunos generadores”.