Columnistas

Violar no es abusar
Autor: Juan David Villa
8 de Julio de 2016


"Así se dio cuenta esta mujer que fue abusada por dos amigos”.
“Vio un video suyo en redes y comprobó que fue abusada sexualmente”.


"Así se dio cuenta esta mujer que fue abusada por dos amigos”.


“Vio un video suyo en redes y comprobó que fue abusada sexualmente”.


Definitivamente no voy a poder con eso de “abusar” sexualmente, que los medios, en general, tanto usan. Se está extinguiendo el verbo “violar” en los noticieros y periódicos, que es muy violento, sí, lo es, pero es violento porque una violación también es acto de violencia. Mientras que abusar es blandengue y frío, no da cuenta de un acto tan cruel, no se parece a una realidad tan maligna.


No pagar una deuda es abusar. Abrir la nevera de una casa ajena es abusar. Vivir de mantenido es abusar. “Tener acceso carnal con alguien contra su voluntad”, es decir, tener una relación sexual a la fuerza, es violar, es una violación.  Y quien la comete es un violador, no un simple abusador. 


Además, y me perdonan el salto, el primero tiene un error, que se comete mucho por cierto: escribe el redactor “… se dio cuenta esta mujer que fue abusada”, pero lo correcto es “se dio cuenta esta mujer "de" que fue abusada”. Uno se da cuenta dealgo, uno no se da “cuenta algo”. La secuencia “de que” a veces es necesaria, y otras veces es un error (como en “yo pienso de que”, porque uno no piensa ‘de que’ algo va a ocurrir, uno piensa "que" algo va a ocurrir). Por ejemplo, “yo pienso que” este gobierno de Santos pasará a la historia como el de la paz, pero también como el peor de la historia nuestra, plagada de malos gobiernos por cierto. Hay que ser muy malo para ser el peor.


Robar no es lo mismo que hurtar


Aunque se usen mucho como si significaran lo mismo, y digamos que no es exactamente un error usar el uno o el otro sin tener en cuenta lo que les contaré, la verdad es que hay una diferencia en sus significados. Robar implica intimidar y usar la fuerza, con un arma, con golpes, etc. Hurtar es quitar lo ajeno sin la fuerza, como nuestras famosas y casi patrimoniales raponeras del Centro de Medellín, que sacan la plata del bolso y la víctima se da cuenta cuando vuelve a la casa. 


De esas que casi nunca usamos


Enjaezar: es ponerles jaeces a los caballos. Los jaeces, su singular es “jaez”, son las cintas que se les ponen para adornarlos. 


Enjalmar: es poner la silla al caballo. Porque estas sillas también se llaman enjalmas o jalmas.