Economía

May was bitter for coffee exports
Mayo fue amargo para la exportación cafetera
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
12 de Junio de 2016


La producción de café de Colombia se mantuvo estable en mayo con una cosecha de 1’163.000 sacos de 60 kilos. Aunque las exportaciones retrocedieron durante el mismo mes. 


Foto: Archivo El Mundo 

Sobre el volumen de exportaciones, la FNC participó con el 21,2% (195.000 sacos).

En mayo de 2016 las exportaciones de café excelso colombiano fueron de 920.000 sacos de 60 kilos, lo que significó una caída de 8% frente a 1’005.000 sacos en mayo del año pasado, sin embargo el volumen de producción de café sigue en aumento en lo que va del año, según la Federación Nacional de Caféteros (FNC).


La entidad explicó que disminuyeron las exportaciones como resultado del aumento de la cantidad de granos de calidad inferior (averanado) y del consecuente aumento de pasilla en las bodegas de Almacafé (inventarios). 


Por su parte, José Vicente Cadavid Herrera, economista agrícola de Eafit con experiencia en investigación agrícola,indicó que “los productores campesinos hacen todo un proceso manual de selección y separan el café bueno de la pasilla o de baja calidad, pero entonces esta vez, como prolongó la sequía el fenómeno de El Niño, eso favoreció a la broca que es una plaga que ataca al café y hace que este pierda calidad”.


Además, hay otra condición técnica en los últimos años, cuando las variedades de café han sido expuestas al sol, “es decir, se ha quitado mucho sombrío porque cuando el café se pone al sol, los campos aumentan la producción, pero resulta que al estar expuesto a mayor cantidad de sol por menos sombrío, eso favorece la broca”, indicó Cadavid Herrera.


Según Jairo Alberto Almánzar Naranjo, líder de la Dirección Técnica del Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia, los registros del volumen de producción en lo que va corrido del año no han bajado para el país, como tampoco para el caso de Antioquia, aunque sí es importante resaltar que la exportación se ha visto afectada. Coinciden la FNC y Cadavid Herrera en que ha sido por la disminución en la calidad del grano recolectado.


Esto se dio, de acuerdo con Almánzar Naranjo, por el efecto del fuerte verano del segundo semestre del año pasado y de los primeros meses del 2016 que no permitió que el grano tuviera un buen llenado. 


“Es decir, el proceso fisiológico normal de formación del grano se vio afectado por la falta de agua en su fase de crecimiento, generando lo que se denomina grano vano o grano averanado”. 


Por lo tanto, ese es un primer defecto que castiga el mercado internacional, debido a que las almendras no tienen las características de tamaño y peso propios de un café que cumpla con las normas o estándares de un café excelso para la exportación. 


“Sumado a esta anomalía en la adecuada formación del grano, se adhiere el crecimiento desbordado de las poblaciones de broca en los cafetales”, añadió Almánzar Naranjo. 


También las exportaciones dependen de los precios de la oferta en Brasil, en Vietnam o Centroamérica, ya que son otros factores que van en conjunto con los fenómenos climáticos y medioambientales.



Tecnología

Jairo Alberto Almánzar Naranjo, líder de la Dirección Técnica del Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia, sostuvo que la cosecha de traviesa que se está terminando de recolectar en Antioquia y que representa aproximadamente el 30% del volumen total de café que se espera durante 2016, ha sido afectada por el efecto del verano y por la broca. Sin embargo, los esfuerzos del equipo técnico del Comité Departamental para transferir la tecnología orientada al control eficiente de la broca vienen dando sus resultados.  “La última medición de infestación de broca en el departamento muestra un promedio de infestación del 4%. Si el caficultor continúa realizando las prácticas integrales del control de broca para la cosecha del segundo semestre, que corresponde al 70% de la producción del año el panorama de calidad puede ser diferente”, puntualizó Almánzar Naranjo.