Fútbol en el Mundo

Through the main gate
Por la puerta grande
8 de Junio de 2016


Con dos goles del atacante Blas Pérez, Panamá venció 2-1 a Bolivia, que descontó con Juan Carlos Arce, en el estreno de ambos equipos en la Copa América Centenario.


Foto: EFE 

Bolillo Gómez dirige su sexta Copa América; frente a él Felipe Baloy, con pasado en el fútbol colombiano.

EFE


Panamá se ha convertido en una de las mejores noticias del arranque de la Copa América al haber entrado por la puerta grande en la competición de la mano del seleccionador colombiano Hernán Darío Bolillo Gómez y con el delantero Blas Pérez como ejecutor final de los planes de su técnico.


La selección completó su debut histórico en la Copa América con una victoria ante Bolivia (2-1) en un encuentro disputado en Orlando y en el que se mostró más sólido que su rival desde el inicio y tras reencontrarse luego del empate boliviano para resolver con un gol en el minuto 87.


El artífice de la buena entrada de Panamá en la Copa es Bolillo Gómez, un técnico experimentado y conocedor del fútbol en América, que preparó al equipo canalero para que sea capaz de hacer lucir su potencial y de crecer en una competición en la que participan algunas de las mejores selecciones del mundo.


“Ha sido una gran alegría. Cantamos los goles como si fuéramos campeones del mundo”, dijo Bolillo tras la conclusión del partido en el Camping World de Orlando (Estados Unidos).


A su juicio, Panamá “tuvo momentos brillantes y también difíciles” ante un rival que demostró buen juego aéreo, control de espacios y no les dejó “controlar el balón”.


Y tener la mente puesta en el Mundial de Rusia 2018 no le va a impedir al técnico colombiano tratar de plantar cara este viernes a Argentina en Chicago y el martes 14 a Chile en Filadelfia en los dos partidos que le restan en la fase de grupos de la Copa.


Para lograr su objetivo, la selección dirigida por Bolillo cuenta fundamentalmente con futbolistas que actúan fuera del país, entre ellos los veteranos Blas Pérez, autor de los dos goles ante Bolivia, y el capitán Felipe Baloy, ambos con 35 años, aunque el meta Jaime Penedo y el atacante Luis Tejada tienen 34.


Todos ellos fueron fundamentales en el encuentro ante Bolivia, ya que conformaron la columna vertebral de la alineación panameña en su debut copero.


El mérito de Panamá queda reforzado a partir de la consideración de que no se trata de una potencia futbolística del continente. Su palmarés más reciente se limita a dos subcampeonatos en la Copa Oro (2005 y 2013) y a una Copa Centroamericana en 2009.


Su proyección internacional histórica se ha centrado fundamentalmente en jugadores como Julio César Dely Valdés y el fallecido Rommel Fernández, quienes completaron una buena trayectoria fuera del país, especialmente en España.


Pero Bolillo, un técnico con experiencia en el banco técnico de Colombia, Ecuador y Guatemala y quien completa en Estados Unidos su sexta participación en la Copa América, ha sabido potenciar las virtudes de su plantel para jugar sin complejos y con aspiraciones ante cualquier rival, algo que quieren confirmar ante Argentina y Chile.


Por eso, aunque en estos momentos el reto del fútbol panameño es crecer con la mente puesta en el Mundial de Rusia, a ningún integrante de su selección, ni tampoco a su afición, se le puede quitar de la cabeza el sueño de alcanzar los cuartos de final del torneo.