Economía

Temporary authorizations cause concern due to their quick response
Autorizaciones temporales inquietan por su rápida respuesta
Autor: Duván Vásquez
10 de Mayo de 2016


Este es un permiso temporal que ahora se entrega también a las constructoras de infraestructura vial para que puedan asegurar los materiales requeridos para las obras. Sin embargo, hay cuestionamientos por sus eventuales impactos en el medio ambiente


Foto: Cortesía 

Las autorizaciones temporales permiten extraer tierra y arena de forma provisional para obras de infraestructura de interés nacional.

El propósito nacional de conectar el país con las autopistas de cuarta generación (4G) llevó al Gobierno Nacional a aprobar las autorizaciones temporales para la extracción de materiales de la construcción de manera provisional y rápida, que ya se refleja con 86 de estos permisos vigentes en Antioquia.


Aunque ese mecanismo ya estaba contemplado en el Artículo 116 de la Ley 685 de 2001 (Código Minero), la Ley 1682 de 2013 o Ley de Infraestructura hizo unas acotaciones e integró la infraestructura de transporte a “los ríos, mares, canales de aguas navegables y los demás bienes de uso público asociados a estos, así como los elementos de señalización como faros, boyas, otros elementos para la facilitación y seguridad del transporte marítimo y fluvial, y sistemas de apoyo y control de tráfico”.


Es así que se facilita la explotación de los insumos requeridos para las obras de infraestructura, ya que a diferencia de un título minero que se demora mínimo tres años para una respuesta, la Autorización Temporal se debe responder por la autoridad minera -la Agencia Nacional de Minería (ANM) o las secretarías de Minas- en máximo 30 días como lo estipula el Código Minero. De lo contrario, “esta será otorgada por aplicación del silencio administrativo positivo”.


Solicitudes de autorizaciones


Las facilidades que genera esa figura ya han estimulado a que en los últimos siete años hayan salido del departamento en promedio 172 solicitudes de autorizaciones temporales, como se lo respondió en un cuestionario a EL MUNDO la Secretaría de Minas de Antioquia.


De hecho, según la misma entidad, entre 2014 y 2016 se han presentado 108 solicitudes (ver gráfico), de las cuales siete han llegado en lo que va de este año.


Ese boom de peticiones de autorizaciones temporales tiene que ver con la locomotora de la construcción de autopistas 4G que ya arrancaron obras y que por lo menos estarán en construcción por los siguientes cinco años, lo que demandará, según la Asociación Colombiana de Productores de Agregados Pétreos (Asogravas), 75 millones de toneladas de materiales de la construcción como gravilla, agregados pétreos, etc.; de los cuales el 40% se requerirá para las Autopistas para la Prosperidad en Antioquia, donde se destinarán el 50% (más de $20 billones) de las inversiones de los megaproyectos viales del país.


Carlos Fernando Forero, presidente de Asogravas, no desconoce que esa “figura especial” es importante para cumplir con las obras 4G, pero tiene menores exigencias por parte de las autoridades. Lo que afecta al sector de agregados pétreos al que representa y despierta inquietudes en relación con sus impactos en el medio ambiente.


Según él, “el título minero te lo dan después de presentar un plan de trabajo y obras, una solicitud de explotación en las secretarías de Minas y, por el otro lado, presentar lo ambiental: el impacto ambiental, el plan de manejo ambiental”, para que luego te respondan con todos su procedimiento de años si te dan el contrato de concesión. Mientras que para la autorización basta con la licencia ambiental que ya se ha entregado al proyecto vial.


En cambio, el título minero “tiene que ser riguroso porque lo visitan, lo fiscaliza la comunidad, tiene el desarrollo del plan de manejo”, sostuvo Forero al contrastar que la autorización temporal “es un poquitico más descuidadita. Este saca los materiales, no tiene ningún plan de cierre, no hacen rehabilitación, recuperación”. Por lo que, concluyó, en el segundo “queda el hueco” y “en el otro no puede quedar el hueco”.


De hecho, Asogravas tiene en sus análisis que en promedio un cierre técnico y minero ambiental cuesta entre un 15% y 25% de los costos de explotación.


“Lo más importante son los materiales”


José Fernando Villegas, director de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) en Antioquia, manifestó que para todos los constructores “lo más importante son los materiales”, por lo que todos los consorcios que construirán las autopistas en el departamento “lo primero que hacemos es eso”, pedir las autorizaciones temporales.


“Esa Autorización Temporal, precisamente, es una reforma que tuvo la ley, que se llama la Ley de Infraestructura, porque era un pedido que se tenía que hacer. Si no lo hacemos así, entonces sería imposible cumplir con los cronogramas”, sostuvo el dirigente gremial.


Sin embargo, aclaró que si en un territorio por donde pasa una obra vial hay un título minero de materiales de la construcción, “se le respeta y tiene la obligatoriedad de venderle al proyecto” a unos precios establecidos. En caso de que no haya, es cuando se requiere la Autorización Temporal.


Ahí aparece una inquietud para los productores y es que ya están 86 autorizaciones vigentes, pese a que hay 277 títulos mineros en todas las subregiones de Antioquia (ver gráfico), donde la que menos tiene, cuenta con once.


En todo caso, Villegas afirmó que no es cierto que no se haga luego de cumplida la explotación temporal un cierre técnico, ya que si no, “no hay licencia ambiental”. Aunque no ocultó que hay ilegales que no cumplen, pero aseguró que no será el caso de los consorcios de las 4G.


“Se tiene que recordar que los dueños de las obras son el Estado colombiano. Nosotros simplemente somos prestadores de unos servicios y la condición sine qua non es que se tienen que cumplir al pie de la letra los instructivos de la licencia ambiental”, sentenció el representante del sector de la infraestructura regional.


Eso lo corroboró la ANM en una respuesta a un derecho de petición (Radicado 20131200305461) de octubre de 2013, en el que cita que el Artículo 318 del Código de Minas establece una fiscalización tanto de esa autoridad minera como de las ambientales.


En todo caso, Asogravas estima que al paso que ya se va en las obras viales y las solicitudes, el 70% de los materiales para la construcción de las 4G saldría de autorizaciones temporales.




Con autorizaciones no pagan IVA

Otra facilidad para los constructores, pero que es una desventaja para los productores de materiales pétreos, es que con las autorizaciones temporales no se paga un Impuesto al Valor Agregado (IVA) como lo hacen los titulares mineros cuando comercializan su producto. Lo que implica que son menos competitivos en los precios y hay un dinero que deja de entrar, por medio de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), a las arcas del Estado.


Forero manifestó que ese ahorro de IVA con la explotación de autorizaciones temporales es “porque es parte de su operación misma sacar el material de ahí y llevarlo a la vía. Ahí no hay una operación de compra y venta”. Además, un titular minero nunca le va a poder vender a esa obra porque ya hay una diferencia de precio.