Política

Political reform, once again
Vuelve y juega la reforma política
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
16 de Abril de 2016


En una cumbre partidista en Cartagena se volvió a debatir la necesidad de una reforma al sistema electoral y a los partidos políticos para ayudar a aclimatar la paz.



La clase política se reunió en Cartagena para reflexionar sobre los cambios políticos para la paz.

Fotos Prensa Mininterior

La posibilidad de un acuerdo con las Farc reactivó esta semana un tema recurrente en Colombia cada cierto tiempo, de acuerdo con las conveniencias de la clase política o con las presiones de nuevos actores, como es el de una nueva reforma a la actividad política.


El detonante ahora de propinar un nuevo sacudón en la arquitectura política tiene que ver con el desarrollo o implementación del punto 2 firmado en La Habana sobre Participación Política.


Este asunto se acaba de revivir con motivo de la realización entre antier y ayer en Cartagena del foro “En la ruta de la paz: diálogo político”, para generar un debate abierto sobre las reformas necesarias al sistema político imperante y colocarlo a tono con lo pactado tras el ciclo de conversaciones que sostuvieron muchos meses atrás sobre este asunto los delegados gubernamentales y los de ese grupo guerrillero.


Se trató de una gran cumbre con la presencia de la dirigencia de los partidos políticos de todas las tendencias, pues estuvieron representadas corrientes ideológicas legendarias, de la izquierda, del centro y hasta la derecha de este país.


Allí se entremezclaron liberales, conservadores,  santistas de la U, los verdes, el Polo, la Unión Patriótica, Marcha Patriótica y el Centro Democrático, entre otros.


Y sobre la mesa la agenda de siempre: reformas al sistema de partidos, a la organización electoral, sobre el estatuto de garantías a la oposición, y como novedad en torno a las circunscripciones especiales para la paz, que resulta ahora que son los temas en los que se deben enfocar el Gobierno, los partidos de todas las vertientes y los expertos para el posconflicto.


La dirigencia de la izquierda democrática  también aportó sus ideas para una nueva reforma al sistema político en Colombia. 


Antecedentes


Los últimos antecedentes de reformas políticas en Colombia fueron los actos legislativos del 2003 y 2009 dirigidos al fortalecimiento y democratización de las organizaciones partidistas y para la introducción de transformaciones constitucionales en respuesta a la influencia de actores ilegales, que atentaban gravemente contra las instituciones democráticas.


Estos retoques constitucionales desembocaron en la Ley 1475 del 2011, que es la última norma política que está de moda y que adoptó reglas de organización y funcionamiento de los partidos políticos y en procesos electorales, a lo que se suman los maquillajes que se incluyeron en la colcha de retazos que significó la denominada reforma al Equilibrio de Poderes del año pasado.


Ahora el Gobierno Nacional por intermedio del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo Bustos, plantea que los cambios al sistema electoral, de partidos y el estatuto de la oposición son fundamentales para garantizar la inclusión de todos los movimientos sociales en la democracia.


“Los acuerdos nos entregan un país sin las Farc (...) las reformas que se hagan conducirán hacia una democracia normal, sin coacciones, una democracia que nunca hemos tenido”, expresó el Ministro.


El precisar sobre la construcción de un estatuto de oposición, dijo que es “una deuda con la Constitución, más que un reclamo de La Habana”.


“Ya van más de 25 años sin cumplir la orden de una ley estatutaria de la oposición, es un tema prioritario para el Gobierno”, resaltó el Ministro.


Sobre las circunscripciones especiales de paz, Cristo resaltó que este acuerdo logrado en Cuba “no le da curules a las Farc”, sino que permite la participación política de los habitantes de las zonas que más han sido afectadas por el conflicto, a las cuales se les darán escaños en la Cámara de Representantes.


Advirtió que estas reformas permitirán impedir en el futuro “que nuevas organizaciones expresen sus disensos por la vía de la violencia”.


Y el Ministro también alertó que mientras no se tenga un sistema de partidos fuertes con bancadas fortalecidas, no se podría cambiar el régimen presidencialista.


Además se lanzó como propuesta novedosa acabar con los umbrales para que las minorías políticas puedan hacer parte de las corporaciones políticas.


“Las reformas políticas para la paz conducirán a una democracia normal que nunca hemos tenido en Colombia”, concluyó el Ministro del Interior.




Otras ideas

El copresidente del Partido de la U, Roy Barreras, aseguró que en el marco de un proceso de paz no habrá posibilidad de reconocimiento político para las bacrim.


La presidente del Polo Democrático, Clara López, planteó que es necesaria una reforma a la organización electoral que garantice el pluralismo.


El Partido Verde propuso avanzar a un sistema de partidos con lista cerrada y financiación pública de campañas.


El Partido Conservador debatió la pertinencia del cambio de sistema de elección en corporaciones como el Congreso y las asambleas, y de la lista abierta a la cerrada.


Y el Centro Democrático propuso una reforma al sistema de financiación de las campañas políticas.