Columnistas


Capitulación
Autor: Olga Elena Mattei
6 de Abril de 2016


Señor Traidor Doctor Santos: ¿Es que usted no se “da cuenta”, de que Colombia y el mundo “se dan cuenta”, de que usted lo que está haciendo en Cuba no es negociando la paz, si no presentando la ¡rendición del país ! ?

Señor Traidor Doctor Santos:


¿Es que usted no se “da cuenta”, de que Colombia y el mundo “se dan cuenta”, de que usted lo que está haciendo en Cuba no es negociando la paz, si no presentando la ¡rendición del país ! ? O sea que perdimos la guerra, y usted, “nos está entregando”, y firmando la derrota. 


Y peor aún, ¡sin Justicia, el país se convertirá en un caos peor de lo que ha sido la lucha!


¿Y cómo quedan las víctimas, que están en la ruina psicológica, física (somática) y económica, contemplando desde su miseria, a los criminales que jugarán por lo alto hasta dirigir desde la política, el futuro de Colombia? 


¿Y como quedamos todos los demás, y los que estamos cruzados de brazos porque no sabemos qué hacer o cómo hacerlo?


Hermanos conciudadanos: ¿Qué podemos hacer? ¡Hagamos algo ! 


(Permítanme repetir lo de no darse “cuenta”, porque así es como las mamás antioqueñas hablan cuando quieren llamar la atención amonestando seriamente):


Y es que no nos estamos dando cuenta tampoco de que así es como va empezando a cuajar un pequeño sistema endógeno que se afirma y crece y resulta, como en tantos y tantos hitos de la historia, en que los criminales lleguen al poder, y en que hayan gobernado cruelmente, con tiranía, a muchos pueblos, etnias, países, y hasta civilizaciones a través de los milenios... Desde los romanos hasta los nazis, pasando por los mongoles...y alcanzando, a través del último siglo a algunas naciones de nuestra América del Sur...


Optimistas marginados, creemos que ¡”a nosotros no nos pasa eso”! Pero....¡OJO, COLOMBIA!  Por la patria, y por todos los conciudadanos, por nosotros mismos...abramos los ojos, la intuición, la inteligencia, la boca y los brazos, y utilicemos la voz ¡y la acción! ¡En todas las arias! ¡A todos los niveles! Digamos y “hagamos” ¡NOOOOO ! !