Columnistas


Resultados de la última Prueba Pisa (2012)
Autor: Alejandro Garcia Gomez
19 de Marzo de 2016


El Ministerio de Educación aclara que los resultados de las Pruebas Pisa entregados en 2015 son los de 2012, porque los del 15’ tardarán cuatro años más; lo usual.

El Ministerio de Educación aclara que los resultados de las Pruebas Pisa entregados en 2015 son los de 2012, porque los del 15’ tardarán cuatro años más; lo usual. Las pruebas son en matemática, comprensión de lectura y ciencias naturales. Entre 64 países, Colombia, Argentina, Perú y Brasil son los peores. Hay un dato que las fiestas de fin de año u otras razones no permitieron mayor análisis: “…La organización explicó que países como Brasil, Alemania, Italia, México, Polonia, Portugal, la Federación Rusa, Túnez y Turquía, que son diversos económica y culturalmente, han reducido su proporción de estudiantes de bajo rendimiento en matemáticas entre 2003 y 2010 (subrayado mío). A partir de su análisis, se evidenció que el primer paso para reducir los índices a este respecto es que los gobiernos destinen mayores esfuerzos y recursos a mejorar la calidad educativa”, Semana.com, 10.II.16.


Fijémonos que fue, precisamente, en el transcurso de los años subrayados, cuando aquí se dio la orgía de la Promoción Automática en secundaria (PAS), promulgada por A. Pastrana (98-02’) en febrero de 2002, con el decreto 230 y Kiko Lloreda como mineducación, al parecer “craneada” por la Secretaria de Educación Distrital de Bogotá de entonces, Cecilia Vélez, según algunos. Esta PAS vino a ser el complemento de la Promoción Automática en primaria (PAP) de Samper (94-98’). El fatídico 230, tercamente, se mantuvo durante los dos gobiernos Uribe (02-10’) con la misma Vélez como mineducación. Sólo a finales de 2009 se dieron cuenta del desastre causado y lo abolieron, lavándose las manos: ordenaron que cada institución creara su propio sistema de evaluación-promoción. 2010 inició con el nuevo modelo y vino la “tragedia” al final del año de la primera administración Santos. Ante la “pérdida de año” de innumerables escolares en ese 2010, su incompetente mineducación María F. Campo, no se atrevió a musitar palabra al comienzo. Luego echó la culpa a los maestros. 


Las fechas entre la PAP y la PAS coinciden con el bajón de la Calidad Educativa (CE) a los bajísimos niveles, subrayados por mí arriba, en la revista Semana.com. Desde entonces para acá, se siguió de mal en peor: ni escolares ni universitarios interpretan lo que leen ni redactan. Ahora se intenta encontrar por lo menos la misma CE perdida, la de antes de las orgías de las PAP y PAS. En el discurso de posesión de su mandato II, Santos señaló que habría el mayor presupuesto para educación en la historia. Y hoy lo hay, evidentemente, más que en todos los años anteriores. Pero también hay mucha tela para cortar en la búsqueda de la excelencia educativa, si de verdad fuera eso lo que se buscara por la dupla Santos y su mineducación, y las líneas de una columna son escasas. 


Empecemos: a mayor presupuesto, aparecerán especialistas en apropiárselo. Los hay de sobra en la puerta giratoria entre “clase dirigente” y gobierno, porque todo se mueve a punta de contratos. Por ejemplo, “Ser pilo, paga”, ¿qué busca en la práctica? Mejora inmediata de resultados visibles, para subir en encuestas al presidente y en imagen a Parodi. Pero, ¿ser pilo paga no es de contratos, asistencialista y un descarado inicio disimulado de privatizar la educación universitaria? ¿Qué tal si ese dinero se invirtiera en mejorar y ampliar cupos en las universidades públicas, con rigurosas planificación, organización, ejecución y una supervisión que sea una verdadera interventoría de ese rubro? ¿Y qué de las “materias” que cada día se le cuelgan –a lo “se me ocurre”- al pensum de primaria y secundaria? ¿Y qué del número de horas/clase/docente/semana y de número de estudiantes/aula salón? Tela para cortar es la que hay. 


Nota.- ¿No apagaremos la luz de autopistas doble calzada y carreteras?