Columnistas


¿Maleducar o educar?
Autor: Hernán Cárdenas Lince
20 de Febrero de 2016


Recientemente escribí sobre la “educación” y varias personas me han solicitado que trate nuevamente ese tema, lo que me ha llevado a buscar lo que grandes personajes dicen sobre tan importante asunto.

Recientemente escribí sobre la “educación” y varias personas me han solicitado que trate nuevamente ese tema, lo que me ha llevado a buscar lo que grandes personajes dicen sobre tan importante asunto.


Nada menos que Cicerón dice de la educación: “Como un campo aunque sea fértil no puede dar frutos si no se cultiva, así le sucede a nuestro espíritu sin el estudio”.


El sabio más famoso de los últimos años es Albert Einstein quien dijo: “La única manera de educar es dando ejemplo, a veces un ejemplo espantoso”.


Todas las personas pensamos sobre este famoso tema de la educación, lo que personalmente me hace recordar al maestro de tercero elemental quien tenía la espantosa costumbre de tirar violentamente tizas a los estudiantes que lo desatendían. Las tizas que ese profesor tiraba causaron heridas a varios estudiantes pero al mismo tiempo había otros profesores inolvidables como  fue el músico José María Bravo quien tocando el piano nos hizo aprender a deleitarnos con la música. Todo lo anterior me hace pensar en una frase de Arthur Graf quien dijo: “Excelente maestro es aquel que enseñando poco hace nacer en el alumno el maravilloso deseo de aprender”. La anterior frase está muy cercana a la de George Herbert quien dijo: “El peor pecado es la instrucción aburrida”. 


El importante pensador de todos los tiempos Immanuel Kant nos dejó la siguiente frase sobre la educación: “Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él”.


Pero vale la pena que nos concentremos en pensar en nuestra actual Colombia, lo que nos lleva a citar a Luis Alberto Moreno quien sabiamente ha dicho que Colombia hoy requiere un pacto por la eficiencia, idea inteligente que nos lleva a pensar en lo urgente que es que nuestro país reciba un impacto educativo que incluya mejorar nuestro actual sistema. Esto requiere un cambio total del sistema educativo y la capacitación de todos los educadores.