Economía

To get out of debt, the first thing is to get organized
Para salir de deudas, lo primero es organizarse
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
14 de Febrero de 2016


En materia de ahorro, no importa la cantidad sino la periodicidad. Por este motivo, es necesario empezar a formar el hábito ya que si hay algún imprevisto, esto evitará generar otra deuda y porque además de deudas, los sueños y planes por cumplir.


Foto: Cortesía 

Es importante tener las deudas en papel o en la computadora para organizarlas y visualizarlas.

Uno de los “guayabos” o resacas que pueden quedar del año viejo son las deudas por pagar, de allí que si son altas o preocupan, lo más importante, según los expertos, es organizarse y enfrentar la situación.


Comenta Raúl Armando Cardona, profesor del pregrado de Finanzas de Eafit: “Como a veces no somos muy organizados como las empresas que llevan un libro de pasivos, y uno va tomando decisiones todo el tiempo que se van volviendo una colcha de retazos, no tenemos consciencia de cuánto debemos, cuánto pagamos, entonces pensamos ‘mañana es una tarjeta, pasado mañana es el crédito del carro, que luego el del apartamento’, y así vamos”.


Por eso, indica Cardona, hay que tener mucha claridad en cuáles son nuestros créditos, en cuanto a: qué institución es, qué modalidad (consumo, tarjeta de crédito, libre inversión de un banco, vivienda, casa) y a qué tasas estoy pagando, y a qué plazos. 


Por su parte, Sofía Macías, consultora externa del programa Consumo Inteligente de MasterCard, señala: “No hay nada como tener en papel (o en Excel) el monto de sus deudas, lo que le permite visualizarlas. Esto permite entender su  situación financiera actual  y tener claridad de dónde empezar a remediarla. En un primer lugar, es difícil enfrentarse a la realidad de los números, pero por mínimo que sea el monto es necesario anotarlo, para tener conciencia de todas sus deudas (no olvide anotar los préstamos de familiares o sin intereses).  Después puede ordenarlas por las que mayores intereses le generen, para que así el costo de pagarlas sea menor, o empezar por las de menor al mayor monto para ir avanzando. Cualquiera de las dos alternativas es válida”.


El profesor Cardona apunta: “Una vez que se tiene esa planilla, uno puede mirar qué tan complicada está la situación y puede mirar el total de los pagos que estamos haciendo. En algunos casos se habla de que uno no debería tener 30% de los ingresos pagando cuotas de crédito, ese es como un parámetro. Y eso permite ver qué tanto estamos gastando mensualmente”.


Agrega el educador en finanzas que cuando se estima el monto de esos compromisos, hay que revisarlos en relación al flujo de caja, es decir, el ingreso familiar o personal, y mirar si por ahí puede ser el problema de “no me alcanza el dinero”. Lo que se traduce en que hay un endeudamiento excesivo y toca pensar en cómo reestructurar las deudas.


Ante esta situación, aconseja Macías: “Revise gastos fijos, y revise cuáles son innecesarios, para que esa cantidad sea destinada al pago de sus deudas. Así mismo, si el monto es muy alto, es posible hablar con su banco y negociar alguna alternativa para conciliar los intereses”.


Si la deuda es muy alta, dice Cardona, “la idea es tener pocas deudas, mejor manejadas a más largo plazo, y a menor costo. ¿Y eso cómo se puede hacer? A través de lo que se llama compra de cartera. Le digo a un banco donde más cuentas tengo, donde soy un cliente preferencial para ellos, ‘vea, tengo todos estos créditos pequeños, y quiero quedar con uno solo grande”. 


Ahora bien, si no se puede esa forma, complementa el académico, “porque ya no me prestan más”, lo que queda es vender activos. Usar ahorros que se puedan tener, y cuando se toma esa decisión definir qué créditos se quisieran seguir llevando y cuáles no.


Si se tiene un dinero ahorrado, a una tasa muy baja que es lo común en Colombia, pero un préstamo, a una tasa mucho más alta ¿vale la pena pagarlo? Cardona se muestra de acuerdo y agrega que incluso se podría pagar el crédito y lo que antes se usaba para amortizar la deuda, se ahorra. 


Finalmente, la consultora externa del programa Consumo Inteligente de MasterCard aconseja la posibilidad de generar ingresos extras para abonar las deudas. “Recortar gastos tiene un límite, así que si acabar con las deudas es una de las prioridades para el presente año, no hay mejor solución que generar un ingreso (o varios) extra para destinar al pago de sus deudas”.



Es mejor prevenir

Sofía Macías, consultora externa del programa Consumo Inteligente de MasterCard, explica que tener los mismos hábitos financieros no ayudará a que las deudas se acaben, así que su primer consejo es que se debe dejar de gastar en cosas que no se necesitan. “Dejar de pasear en los centros comerciales, tiendas y comercios, ya que estos recorridos suelen ser una tentación para comprar artículos innecesarios y objetos que ya tenía. Estos recursos  pueden ser destinados al pago de sus deudas”, precisa.


Raúl Armando Cardona, profesor del pregrado de Finanzas de Eafit, apunta: “Lo primero que se debe tener en cuenta dentro de la planeación financiera es estar conscientes de cuáles son nuestros propósitos y cómo estamos actuando para lograrlos, y dentro de eso, es cómo estamos utilizando los ingresos y los recursos que tenemos disponibles”.