Columnistas

Dos logros del alcalde Aníbal
Autor: Guillermo Maya Muñoz
1 de Febrero de 2016


A rey muerto, rey puesto. Se fue Aníbal Gaviria y entró Federico Gutiérrez como nuevo alcalde de Medellín.

A rey muerto, rey puesto. Se fue Aníbal Gaviria y entró Federico Gutiérrez como nuevo alcalde de Medellín. No habrá grandes rupturas en el manejo de la ciudad, entre uno y otro, seguirá el mismo modelo de hacer grandes obras con el bolsillo de los medellinenses, aunque no sean en la ciudad, como el Túnel del Toyo, y otros los beneficiarios: los más ricos de los ricos. Al alcalde saliente se le pueden adjudicar dos grandes logros.


El primero, que no estaba incluido en su plan de gobierno, fue la fusión de UNE-EPM con la sueca Tigo-Millicom, que fue escogida aunque perdió un billón de pesos (1’000.000 de millones) entre 2006-2010, en la reconvertida OLA (EPM+ETB) en Tigo o Colombia Móvil (EPM+ ETB+Millicom), y que hizo y deshizo, como empresa controlante, sin haber pagado cinco centavos por el control. Un regalo de nuestra clase política-empresarial.


¿Qué es Millicom? Una empresa radicada en el paraíso fiscal de Luxemburgo, no es ningún líder global en telecomunicaciones. Tampoco es un gigante tecnológico o financiero. Millicom opera en países marginales, de ingreso bajos en Latinoamérica y África, con esquemas regulatorios débiles y gobiernos complacientes, basando su competitividad en productos de bajo valor agregado, como el servicio de telefonía móvil prepagada. Millicom-Tigo convirtió la fusión con UNE en su gran operación internacional. 


Además, Millicom mantiene un gobierno corporativo cuestionable en UNE-Tigo, como se prueba en el litigio del agente comercial Exicom con UNE, y la millonaria indemnización a que fue condenada a pagar, por el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá, según ha sido relatado por el  bloguero Rubén Benjumea (puntodevistardb.com).


Aníbal Gaviria trajo al colombo suizo Marc Eichmann como Gerente de UNE-EPM. Hecha la fusión, Eichmann desapareció de la escena pública de Medellín. Venía a hacer un trabajo, lo hizo y se fue con su prima de éxito en los bolsillos. Nadie de la ciudad se le midió a la fusión porque se quemaba si tenía éxito y si no lo tenía también. 


El segundo gran logro.  Aníbal con los 1.4 billones de pesos que recaudó con la fusión de UNE-Millicom (Tigo), emprendió la construcción de Parques del Rio, que es una propuesta realizada al alcalde Alonso Salazar (2008-2011) por la Cámara Colombiana de Infraestructura, por parte de José Fernando Villegas y Antonio Vargas: Nuevas vías urbanas del siglo XXI Concesión Corredor Parque Vial del Río Medellín, Revista Anales de Ingeniería, edición 910 de 2009 (Luis Gonzalo Mejía, Parques del Río, ¿una apppe?, elcolombiano.com, junio 19-2015). Vargas terminó siendo nombrado, por el Alcalde Gaviria, gerente del Proyecto. 


Este proyecto que consiste en un soterrado de 19 kilómetros sobre el que se pondrá un parque con arbustos de macetas, paralelos al rio Medellín, a lado y lado, con un costo estimado  que puede llegar a los 6 billones de pesos, según Federico Gutiérrez, alcalde elegido,  comprometería a varios períodos de alcaldes, si es que se termina, y a un costo probablemente mayor, mientras los medellinenses agotan su paciencia en los tacos de todos los días, inaugurados con esta obra.


El propósito del proyecto de Parques del Rio, inscrito dentro del Plan Ordenamiento Territorial (POT) de Medellín, es  el desarrollo inmobiliario de las zonas aledañas al río y del centro de la ciudad, para que los especuladores inmobiliarios se apropien la plusvalía urbana, que no han creado, que pertenece a la ciudad. En este sentido, el alcalde Gaviria afirmó que “se ganarán 22 millones de metros cúbicos de edificabilidad, para unas 426.000 viviendas que atiendan las necesidades de Medellín” (Parques del Río: un proyecto para el ciudadano, elcolombiano.com, nov 24 2014).


Además, para que no quedara ninguna duda sobre los propósitos del alcalde, éste entregó la administración, operación y rentabilización del proyecto a la Sociedad Parques del Río Medellín, conformada por EPM, ISA, el Metro y el Municipio de Medellín, para imponer peajes, impuestos de valorización y plusvalías urbanas. Sin embargo, las presiones especulativas sobre lotes y construcciones para comprar barato, sacar a la población actual, tumbar y construir en altura avanzan sin descanso e imperceptiblemente en las notarías de la ciudad.


Aníbal ejerció el gobierno de la ciudad hasta el último día, y mucho más allá, con efectos presupuestales sobre las administraciones futuras, y a pesar de los reclamos, incluso del elegido alcalde Federico Gutiérrez, firmó el contrato para el segundo tramo de Parques del Río por 161.000 millones de pesos. Sus adláteres salieron a decir que su gobierno terminaba el 31 de 2015. Afortunadamente.


Si bien las pirámides de la Avenida Oriental son el símbolo del derroche de Sergio Fajardo, el puente de El Tesoro quedará en la memoria de los medellinenses como símbolo de la improvisación y la mala ingeniería, en la alcaldía de Aníbal Gaviria.