Economía

ISAGEN auction goes ahead despite a single bidder
Subasta de Isagén va pese a un solo postor
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
13 de Enero de 2016


Ha sido un proceso tortuoso que hoy podría llegar a su fin, y que representa para unos la entrega de un activo estratégico de la Nación, con todo lo que eso implica, y para el Gobierno, unos recursos imprescindibles.


A menos que haya un obstáculo legal de última hora, hoy a las 8 de la mañana se debe llevar a cabo la venta de Isagén con un solo comprador anotado en la subasta, lo cual, según el Ejecutivo Nacional, no tiene mayor inconveniente. Sin embargo, es objetado por algunas voces que consideran que lo importante del proceso es precisamente que haya varios interesados que pujarían por un mejor precio. Esto, claro está, sin contar las objeciones de tipo legal que no han prosperado.


Sobre la inconveniencia del proceso con un solo competidor, se ha manifestado Rodrigo Toro, exgerente financiero de Isagén y hoy mandatario de Dueños de Isagén, colectivo que desea adquirir la generadora, quien sostuvo que el inconveniente es que no “se lograría maximizar el valor” y “lo importante de una subasta es que haya puja”.


Según la explicación de Toro, dado que no habría más proponentes, la canadiense Brookfield  puede ofrecer lo mínimo que pide el Gobierno, con lo cual las acciones del Estado quedarían de inmediato en sus manos sin necesidad de que se tenga que competir.


El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, es la última voz de relevancia pública en oponerse a la venta de la empresa, y a pesar de que emite su carta, un día después de que se conoce públicamente que hay un solo oferente, no le da relevancia a esto último. Sino que su posición está centrada en que la venta no sería buena para el país, o que “no es un buen negocio”, debido a posibles pérdidas en el precio de venta o por lo que dejaría de ganar el Estado por concepto de dividendos.


La venta de esta empresa ha tenido intentos sucesivos a lo largo de 20 años. Cuando parecía que la misma ocurriría en subasta en mayo, el Consejo de Estado detuvo el proceso debido a una demanda.


Habría que esperar hasta el 12 de septiembre cuando la alta corte dijo que no había ningún impedimento para la venta. El Gobierno pasó sin tomar decisión alguna por cerca de tres meses y, el pasado lunes 21 de diciembre, el Consejo de Ministros aprobó un incremento del 21,5% en el precio de venta por acción de Isagén y la fijó en $4.130, razón que alegó la chilena Colbún para retirarse de la puja el pasado lunes.


El incremento del valor hecho en diciembre despertó las molestias de los opositores a la venta, pero antes de que pudieran reaccionar, dos días después el Ministerio de Hacienda publicó en la Superintendencia Financiera el aviso que convocó a los proponentes precalificados a participar en la subasta el día 13 de enero de 2016. Es decir, la programación sería un día después de iniciada la vacancia judicial y antes de que se reanude la agenda legislativa en el Congreso de la República.


En una última acción legal, la Red de Justicia Tributaria introdujo una demanda porque al parecer el Gobierno había anunciado que el dinero obtenido por la venta de Isagén no entraría al presupuesto nacional, y eso es una violación de la Ley. “Todos los ingresos del Estado deben ir al presupuesto nacional”, señaló Enrique Daza, vocero de la Red.


Esta organización también ha acompañado una demanda de doce senadores que no ha terminado el trámite, que se refiere a la falta de motivaciones para la venta. 


Un último intento


En lo que hasta el cierre de esta edición fue un último intento por detener la venta de la generadora eléctrica, a través de redes sociales como Twitter y Facebook se gestaron campañas que incluyeron los hashtag #IsagénNoSeVende e #IsagénEsDeTodos, cuyas promociones estuvieron a cargo del Comité por la Defensa de Isagén, amplio grupo de organizaciones y líderes que se oponen a esa enajenación. 


A esto se sumó la propuesta #Alas8xIsagén, que consistió en apagar todas las luces y equipos eléctricos de las casas a las 8:00 de la noche durante unos quince minutos. “Es una acción ciudadana y responsable”, dicen promotores de la idea. 


También se convocaron a seguidores a que firmaran una petición en la Plaza de Bolívar de Bogotá o a que se unieran a un plantón en la Plaza de las Luces de Medellín. 


Por otra parte, grupos ultiman detalles para estar hoy a las afueras de la Bolsa de Valores de Colombia, en la capital del país, lugar en el que se realizará la subasta.