Columnistas

El ejercicio de escribir exige conocimiento idiomático
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
11 de Enero de 2016


1: Un informe de prensa:
“…. hizo pública su voluntad de indultar a 30 guerrilleros antes de terminar el año…. - A través de su cuenta…, alias timochenko aseguró que.... - Asimismo, alias iván márquez señaló que….”.


lugore55@gmail.com


1. Un informe de prensa:


“…. hizo pública su voluntad de indultar a 30 guerrilleros antes de terminar el año….  - A través de su cuenta…, alias timochenko aseguró que.... - Asimismo, alias iván márquez señaló que….”.


Veamos las últimas disposiciones  de la RAE en relación con el uso de las mayúsculas en:


Apodos, alias, sobrenombres:  


a). Estas tres palabras son sinónimas. Deben escribirse con mayúscula: la Faraona; Roberto Gómez, el Chespirito; la Dama de Hierro; el Cerebro Gris detrás del trono.


b). En América es frecuente poner los apodos, sin artículo y entre el nombre de pila y el apellido; en ese caso, se escriben en cursiva o con comillas: Juan “Huracán” Díaz; Ernesto  Che  Guevara; Martín “Cochise” Rodríguez o Martín Cochise  Rodríguez.


(timochenco  e iván márquez no se han ganado ni siquiera la mayúscula de sus alias; pero, la ortografía de la RAE del año 2011 nos enseña que hay que ponerla. - ¡Lástima! - Pero tenemos que escribir: Timochenco,  Iván Márquez).


2. Seudónimos y nombres artísticos


Usados por escritores y artistas, se escriben con mayúscula inicial, pero el artículo -si lo llevan- se escribe con minúscula: Azorín (seudónimo  del escritor José Martínez Ruiz); Rubén Darío (seudónimo del escritor y poeta Félix Rubén García Sarmiento); Gabriela Mistral (seudónimo de Lucila Godoy Alcayaga)...


3, Unos papás con tres años de edad…


“Mi primer acercamiento a la literatura fue un cuento que me leían mis padres con tres años, cuando estaba enferma”.  (Soledad Puértolas; escritora española, miembro de la Real Academia Española).


(Lo que le entiendo a esta eminente escritora, miembro  de la RAE, es que cuando ella estaba enferma sus padres con tres años, le leían… Los padres con tres años, y la hija ¿con cuántos?)


4. Entre, una preposición


Esta preposición lleva ya varios años prestando un extraño servicio a nuestro idioma. En principio, la incorrección ocurrió en una determinada región de Colombia en donde dicen: entre más se demore en llegar más se retardará la conferencia. Entre más hable, más disparates dirá; entre más llueva; entre más frío haga; etc.


Muchos de nuestros escritores, poetas, columnistas, maestros, periodistas, conferenciantes (o conferencistas) han adoptado – por moda - el inadecuado cambio de “mientras”  por  “entre”.


Un amigo escritor me dijo: “estoy leyendo el libro de N**. Es grandioso. Entre más lo leo más me gusta”.


Usos de la preposición “entre”:


a) Expresa situación o estado en medio de dos o más personas o cosas, ejemplos: Se comenta entre mujeres. Entre la silla y la mesa. 


b) Intervalo de un momento a otro: entre las nueve y las once de la mañana…


c) Relación y comparación: No hay problemas entre tú y yo.


d) Participación o cooperación en un grupo o conjunto: entre el padre y el hijo le ayudaron. También tiene valor disyuntivo: duda entre viajar o entrar a estudiar.


5. Mientras, un conector y, además, adverbio.


 Es conjunción (o conectivo) y adverbio de tiempo. Su  grafía resultó después de varias evoluciones de terminaciones latinas y leyes fonéticas naturales y analogías con otros compuestos, etc.


Como adverbio significa: “durante el tiempo en que”. Casi siempre significa simultaneidad absoluta. Cuando decimos: mientras tú duermes yo leo; mientras tú te diviertes ella llora; dura tanto el dormir como el leer; el divertirse como el llorar.


Coloquialmente, lo usamos en lugar de “cuanto”, ejemplo: mientras más tiene, más quiere (cuanto más tiene, más quiere).


Como conjunción no se aísla en la frase con signos ortográficos por ser conector; ejemplo: al pintor, todo le sirve mientras mezcla los colores.


Como adverbio, se usa aisladamente en la frase, separándolo con comas, ejemplo: todos los integrantes del grupo escribían el texto completo, Luis, mientras, leía una novela. 


Como esta expresión, aunque sea  correcta, es muy forzada e inarmónica, se puede modificar así: … escribían el texto completo; Luis, mientras tanto, leía…; es igualmente correcto y fonéticamente más aceptable.


Corrijamos diciendo o escribiendo: 


Mientras más se demore…. Mientras más hable…. Mientras más lo leo…; para evitar, así, el uso del incorrecto “entre más”.