Economía

Latin America will not grow in 2016
Latinoamérica no crecerá en 2016
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
8 de Enero de 2016


En cuanto a Estados Unidos, el informe espera un repunte del crecimiento de dos décimas hasta el 2,7% en 2016, un ritmo que, espera la institución, se mantenga hasta 2018.


En 2016, la actividad económica en Latinoamérica permanecerá sin cambios después de que su PIB se contrajese un 0,9% el año que acaba de terminar, y Colombia crecerá un poco menos al pasar de 3,1 (expectativa de 2015) a 3,0 (proyección de 2016), señaló el informe de perspectivas del Banco Mundial.


Esto se dará, según el organismo, mientras el subcontinente lucha contra la persistente disminución del precio de los productos básicos y los problemas internos que aquejan a las economías más grandes de la región. 


“América del Sur no volverá a crecer hasta 2017, cuando las economías más grandes de la subregión adopten gradualmente políticas dirigidas a corregir los desequilibrios macroeconómicos y restaurar la confianza de empresarios y consumidores”, indica el informe.


Brasil, la principal economía latinoamericana, se contraerá un 2,5% en 2016; México crecerá un 2,8%, un nivel que se espera que mantenga hasta 2018, mientras que se espera que Argentina repunte gradualmente al pasar de un 0,7% este año al 3% en 2018.


“La región de América Latina y el Caribe enfrenta el riesgo de inestabilidad financiera y de disminución de los flujos de capital, avivado por el aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos y un mayor grado de aversión de los inversionistas al riesgo”, indica el informe.


Agrega un cable de la agencia EFE sobre el informe, que, sin embargo, hay diferencias entre las subregiones, y el mayor crecimiento de los países en desarrollo de América Central y del Norte y el Caribe compensará la debilidad de América del Sur. Se prevé que la recesión del Brasil continuará en 2016, pero se espera que el país vuelva a crecer en 2017. Si bien algo debilitado por los bajos precios del petróleo y las presiones fiscales conexas, se prevé que en México el crecimiento repuntará gracias a los beneficios de las reformas estructurales y el fortalecimiento de la demanda del mercado estadounidense.


Esta situación de Latinoamérica se suma a la de los mercados emergentes en Asia, que frenarán la recuperación mundial, la cual, no obstante, pasará del 2,4% de 2015 al 2,9% este año.


En su conjunto, las economías emergentes pasarán de crecer en 4,3% estimado para este año al 4,8 %, aunque los gigantes asiáticos no podrán mantener el ritmo de crecimiento de los últimos años. La región de Asia-Pacífico mantendrá moderado su crecimiento y se espera que cierre 2016 con un avance de su PIB del 6,3%, una décima por debajo de lo que se espera registre en 2015.


Entre los riesgos, el Banco Mundial destaca la posibilidad de “una desaceleración más rápida que la prevista en China, la posibilidad de nuevas turbulencias en los mercados financieros y un abrupto endurecimiento de las condiciones de financiación”. 



Ante la desaceleración

En su informe conjunto anual de principios de diciembre, el Centro de Desarrollo de la Ocde, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y CAF -banco de desarrollo de América Latina, reclamaban una alianza mejorada entre China y América Latina ante las previsiones de desaceleración de la región. 


Señalaba el documento: “A medida que el fenómeno de la ‘riqueza cambiante’ liderado por China -según el cual el centro de gravedad de la economía global se está desplazando hacia las economías emergentes- entra en una nueva fase y tiene un impacto sobre la economía mundial, América Latina debería tratar de responder a los retos planteados por su agenda de crecimiento inclusivo.


Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, abogó en esa ocasión por “mercados regionales mejor integrados, ya que estos pueden ofrecer oportunidades para atender a una mayor demanda de consumo, lograr economías de escala y atraer un mayor volumen de inversión extranjera directa, en combinación con medidas dirigidas a aumentar la competitividad y mejorar el acceso a las cadenas globales de valor”.