Columnistas


Con hijos a granel y adultos mayores, avarientos
Autor: Abelardo Ospina López
16 de Diciembre de 2015


Releyendo y “tomando nota” de algunos hechos un poco extraños, se nos ocurre llegar hasta los lectores de estas amables páginas, apuntes no conocidos por innumerables compatriotas. De conformidad con Ámbito Jurídico del 6 de Diciembre.

Releyendo y “tomando nota” de algunos hechos un poco extraños, se nos ocurre llegar hasta los lectores de estas amables páginas, apuntes no conocidos por innumerables compatriotas. De conformidad con Ámbito Jurídico del 6 de Diciembre y el columnista Antonio Vélez M,”Mulay Ismail, sultán de Marruecos, según cuenta la historia, dejó 888 hijos, el número del apocalipsis sexual”. 


 Se ha dicho de este caballero que no fue superado por Alejandro Dumas, quien hizo una fortuna y la gastó en asuntos de faldas bonitas, de la cual resultaron, “contados a la carrera”, 500 alejandritos.


Sí que agradecemos “los mayores adultos” que la periodista Olga Patricia Rendón, enrostre a la comunidad que “el 72.2% de quienes tienen 60 años o más, tres de cada cuatro personas, el 3.6% de ellos, recibe menos de un salario mensual legal vigente, el 9.7%, entre uno y menos de dos salarios mínimos y el 9.5%, dos o más”. Y recalca, dolorosamente: “esto hace que los adultos mayores de Colombia, sean los más pobres de Latinoamérica”.


Y agrega: “las cifras son más preocupantes cuando se especializan en mujeres: el 80.4% no recibe ingresos, como lo mostró informe de ‘Colombia envejece’”,(detalles revelados recientemente). Se argumenta que una de las principales causas para que seamos blanco de tan infausta situación, es que la población mayor, es el bajo nivel académico, que obstaculiza el ingreso a un trabajo formal. “El 62% no tiene tipo alguno de educación o no completó la primaria; 23.8%, sólo primaria completa; el 2.5 % estudió hasta noveno grado, el 5.6% terminó el bachillerato y sólo el 7.1%, tiene educación superior”, reveló el informe.


(Feliz quedaría nuestra población mayor y femenina, que por los días de diciembre, cuando se reúnen ministros del Gobierno Nacional, empresarios y centrales obreras, detallaran estas circunstancias y se les hiciese reajustes a toda clase de pensiones, también al personal activo, y pudiésemos ver gentes rurales o citadinas, satisfechas, por los muy humanos reajustes aprobados para el 2016, año par de “buena suerte”).


Asuntos, los anteriores, que solucionados moderadamente, dejarían de ser estrafalarios y nos harían más humanos y altivos-


Al margen.- El pensador Nicolás Parra, en su trabajo para Ámbito Jurídico, ha expuesto estas palabras que remiten a razonar, con mente tranquila e integral: “La valentía que se requiere para emprender un diálogo, consiste en renunciar a nuestras certezas y exponernos al encuentro o choque con otros, estando conscientes de que no somos ni seremos “los jueces de la certidumbre”. El diálogo consiste en renunciar, en cierta medida, a nosotros mismos, para que, tal vez, sin saberlo ni esperarlo, nos encontremos y reconozcamos como en un espejo, en los demás”.