Columnistas


José Mujica, La revolución tranquila
Autor: Delfín Acevedo Restrepo
13 de Diciembre de 2015


Se encuentra en circulación el libro José Mujica, La revolución tranquila, escrito por el periodista y político Mauricio Rauffetti, publicado en Montevideo en noviembre de 2014 e impreso en Colombia en marzo de 2015.

Se encuentra en circulación el libro José Mujica, La revolución tranquila, escrito por el periodista y político Mauricio Rauffetti, publicado en Montevideo en noviembre de 2014 e impreso en Colombia en marzo de 2015. El texto de Ediciones Suramérica Uruguaya S.A. se viene promoviendo en las distintas librerías de nuestro país. Es, pues, una obra de actualidad incuestionable.


De su autor puede decirse que fue corresponsal latinoamericano en el Washinton D.C. y secretario de redacción de la agencia France Presse en Brasil. Actualmente es editor de economía de AFP en América Latina y colaborador del diario estaudinense New York Times. Columnista invitado de El País de Uruguay. El texto que comentamos consta de 287 páginas y ocho capítulos bien determinados.


No es propiamente una biografía del presidente uruguayo, a lo sumo, como lo explica Rabuffetti, es un perfil biográfico que busca explicar la aceptación que alcanzó su mensaje fuera de las fronteras y algunas de las derrotas que tuvo como gobernante.


No es cierto que Pepe Mujica sea “El presidente más pobre del mundo”, como erróneamente, a veces, se le suele presentar. Simplemente es un hombre austero, sin vanidades de ostentación. A sus 80 años vive en una sencilla pero cómoda casa de campo, de 3 ambientes, en las afueras de Montevideo. Allí comparte su vida con su compañera de militancia política, también su esposa, la exguerrillera Lucía Topolanski, con quien se unió en matrimonio hace más de 50 años.


En su casa acoge a otras familias y amigos del grupo guerrillero que comandó en su juventud. A ellas les cede viviendas o lotes de terreno para construirlas. El mismo dice que precisa poco para vivir bien y que prefiere andar “ligero de equipaje”.


En sus predios plantan sus propios cultivos y ellos mismos preparan sus alimentos pues carecen de personal de servicio. De su sueldo de más de doce mil dólares, Mujica conserva para sí menos del 13% y el resto es distribuido a la coalición de izquierda que integra. Igual sucede con su esposa Topolanski, quien ha sido parlamentaria.


En el tiempo libre le gusta manejar su tractor y en su pequeño huerto siembra, como hemos dicho, verduras y otros productos agrícolas para consumo familiar. No pocas veces se escapa de su escasa guarda policial que se aposta frente a su residencia y sale a pasear en su volkswagen escarabajo -1987- color azul. Como copiloto viaja también “Manuela”, su inseparable perra de 3 patas porque una de ellas la perdió en las faenas del campo.


La parcela de José Mujica tiene unas 20 cuadras y allí transcurre la vida sencilla de quien también fue postulado al premio Nobel de la paz en el 2014 y se erige como modelo de austeridad y sencillez que ejemplariza a todo el mundo. Su imagen y la admiración que se le profesa sobrepasa los linderos de su país hasta el punto de que en el Japón existen libros para escolares inspirados en su vida frugal.


Mujica fue elegido para la presidencia del Uruguay en el 2010 para un período de 5 años y durante su mandato se impulsaron proyectos como la legalización de la marihuana, el matrimonio entre parejas del mismo sexo y la legalización del aborto.