Economía

En 2021 empezaría extracción de oro en mina Gramalote
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
3 de Diciembre de 2015


La actividad económica del municipio, antes de la explotación, se va a motorizar gracias a los procesos de reasentamiento de la población que vive en la zona donde estará la mina y a la construcción de plantas, que generará 3.500 empleos directos.


Según el cronograma proyectado por Gramalote Colombia Limited, el proyecto Gramalote ubicado en el municipio San Roque, Antioquia, empezaría la extracción efectiva de oro en el 2021, después de que se ejecuten los procesos de reasentamiento humano y los de construcción y montaje de las plantas y equipos de procesamiento y extracción del mineral.


Así lo explica Felipe Márquez Robledo, vicepresidente de Asuntos Corporativos de AngloGold Ashanti Colombia, empresa de origen sudafricano y accionista mayoritaria de Gramalote con 51% junto a la canadiense B2Gold (49%).


El punto de partida de todo este proceso lo marca el otorgamiento de la licencia ambiental este martes, que constituye el inicio de la primera mina a gran escala desde que inició operaciones Cerro Matoso en 1982.


Puntualiza Márquez Robledo que con el otorgamiento de la licencia se inicia una etapa de cerca de tres años destinada al acoplamiento del terreno, que se divide en tres aspectos principalmente: “Ejecución de proceso de coexistencia con los mineros artesanales reconocidos por la Secretaría de Minas de Antioquia y por el Ministerio de Minas, reasentamiento económico de cerca 300 familias que viven de cultivos de caña en la zona y reasentamiento físico de cerca de 90 familias que tienen su vivienda en las zonas de influencia del proyecto”.


Y agrega: “No empezamos a construir hasta que exista plena satisfacción de las comunidades, de la empresa y de las autoridades sobre esta etapa”.


Paralelo a estos procesos se deben concluir los estudios de ingeniería y el estudio de factibilidad bancaria para determinar la viabilidad económica del proyecto. “Esperamos tener finalizado este proceso en 2018”, comenta el ejecutivo.


“El otorgamiento de la licencia ambiental es una señal de confianza para la industria minera en el país y un avance para el propósito del Gobierno Nacional de impulsar la minería responsable como una de las actividades económicas clave para dinamizar el desarrollo”, concluye Márquez Robledo.


Después del proceso exploratorio en la mina Gramalote, ubicada en San Roque, se tienen expectativas de recursos por siete millones de onzas.


Foto cortesía: AngloGold Ashanti

Perspectivas positivas


Ken Kluksdahl, vicepresidente senior de proyectos de AngloGold Ashanti en Colombia, citado en boletín de prensa, afirma: “Este es un importante paso hacia el futuro, que nos demuestra que las autoridades colombianas apuestan por proyectos mineros grandes y modernos que cumplan con los más altos estándares sociales y ambientales. Demuestra la apertura del país hacia los negocios y que nuestro futuro en Colombia avanza mientras trabajamos para concluir nuestros trabajos actuales de prefactibilidad”.


El ministro de Minas y Energía, Tomás González Estrada, manifiesta que “esto es una buena noticia para el país porque demuestra que podemos tener grandes proyectos mineros responsables con el medio ambiente, y que pueden impactar de forma positiva el desarrollo de las regiones”, según lo recogió un boletín de esa cartera minero energética.


Consultado sobre el otorgamiento del permiso ambiental, Jaime Restrepo, profesor titular de la facultad de Minas y del Instituto de Minerales Cimex de la Universidad Nacional, sede Medellín, fue enfático: “Es una muy buena noticia, a Colombia le hacen falta proyectos de inversión y la minería es un área que la requiere”.


Añade, además, que esta sería la tercera mina a cielo abierto explotada por una empresa grande, después de Cerrejón, que data de 1978 y de Cerro Matoso (1982). 


Restrepo conoció el estudio de impacto ambiental presentado por Gramalote, el cual no duda en calificar  como un buen trabajo, y complementa: “He conocido los diferentes acercamientos y estudios llevados adelante que, se nota, fueron realizados con juicio y soporte”.


El académico destaca que un aspecto importante que tiene por delante la empresa minera es el manejo que se le dé a las comunidades circundantes, sobre todo a las comunidades mineras artesanales preexistentes. Manifiesta que “si bien no lo han resuelto completamente, están en camino de hacerlo”.


Aunque no fue consultado al respecto, el experto, señalando a los sectores que critican al desarrollo minero como un enemigo del resto de la economía, especialmente de aquellas que dependen de la naturaleza como la agricultura, precisa: “La minería es una actividad económica como cualquier otra, con la que no tienen que competir o entrar en conflicto otras como la agrícola. Puede coexistir este tipo de riqueza con las otras, en la medida en que eso se entienda así puede ser positivo”.




Los otros proyectos de AngloGold

Además de Gramalote, la transnacional AngloGold Ashanti tiene dos proyectos más actualmente en Colombia.


La Colosa


Ubicado en Cajamarca (Tolima) a 14 km del casco urbano y 30 km al Oeste de Ibagué. Se considera que podría ser la mina de oro más grande de Suramérica y pertenece 100% a la empresa sudafricana.


Se encuentra en etapa de prefactibilidad, que debería concluir en 2018. La empresa considera que hay 26,8 millones de onzas de oro. En su etapa de construcción se espera que genere 10.000 empleos directos y 50.000 indirectos, mientras que cuando esté produciendo hay expectativas de que genere $3,7 billones anuales y más de 1.500 empleos directos.


Quebradona


Ubicada en Jericó, llevada adelante, igual que Gramalote, mediante una alianza entre AngloGold (89%) y B2Gold (11%), y es operado por Minera Quebradona. 


Se encuentra en etapa de estudio conceptual y debería entrar en la fase de estudios de prefactibilidad el año que viene. Hay expectativas de cobre más que todo, aunque se ha encontrado en la exploración presencia de plata y molibdeno.