Economía

Devaluación ya hace efecto en la inflación
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
7 de Noviembre de 2015


Quince ciudades registraron aumentos del Índice de Precios al Consumidor por encima del promedio mensual, encabezadas por Riohacha, Neiva e Ibagué. Mientras que nueve estuvieron por debajo del promedio.


Twitter: @igortorrico


La inflación de octubre registró un crecimiento del 0,68%, llevando el acumulado anual a 5,47%, con un incremento que sigue encabezado por el grupo alimentos, pero en el que empiezan a aparecer con fuerza los efectos de la devaluación del dólar en los productos que compran los colombianos.


“Los incrementos no se están dando exclusivamente por alimentos, sino que ya hay una transferencia de la tasa de cambio a los bienes de consumo”, señala el economista Giovanni Montoya Aldawe, director de Contenidos del Grupo Ágora.


A su vez, el equipo de análisis económico del Grupo Bancolombia complementa esa afirmación en su informe sobre el tema: “El traspaso de la depreciación del tipo de cambio a la inflación se ha acelerado y no ha terminado. En octubre los precios de los productos transables aumentaron 0,64% mensual y 6,41% anual, mientras que el tipo de cambio promedio experimentó una depreciación anual de 43,5%, lo que sugiere que aproximadamente un 14,7% de la depreciación anual se ha trasladado a los precios de los bienes transables, cifra superior a la observada en los meses anteriores, que era 10%”.


Agrega el informe de Bancolombia: “El mayor ritmo del traspaso de la tasa de cambio a la inflación puede explicarse por varios factores, entre los que se resalta la elevada volatilidad del tipo de cambio en los meses recientes, la renovación de coberturas cambiarias por parte de los importadores a niveles y costos más elevados que en meses anteriores y el ajuste cambiario sobre los inventarios de productos transables en un contexto de crecimiento económico más dinámico que en meses anteriores”.


En opinión de Montoya Aldawe, la cifra de inflación “supera con creces la previsión del Banco de la República. Lo que de por sí justifica la fuerte intervención que se está haciendo de tasas de interés”, medida que también el equipo de analistas del grupo bancario respalda.


Según el boletín del Dane, la variación de la inflación en el décimo mes del año (0,68%) fue superior en 0,52 puntos porcentuales a la registrada en el mismo período de 2014 cuando llegó a 0,16%.


En alimentos, los subgrupos con mayores variaciones en los precios correspondieron a tubérculos y plátanos (9,12%); frutas (6,76%) y hortalizas y legumbres (4,58%).


Entre tanto, ocho grupos presentaron variaciones inferiores al IPC de octubre de 2015.


Estos fueron: diversión (-0,07%); comunicaciones (0,05%); educación (0,06%); salud (0,34%); transporte (0,36%); vestuario (0,47%); otros gastos (0,50%) y vivienda (0,54%).


En diversión, los subgrupos con menores variaciones en los precios correspondieron a esos servicios (-0,50%); aparatos para diversión y esparcimiento (0,62%) y artículos culturales y otros artículos relacionados (0,82%). En comunicaciones, el subgrupo que lleva el mismo nombre presentó una variación de 0,05%. 



Preocupaciones

Cuando ya se preparan las negociaciones para fijar el salario mínimo del 2016, el aumento de la inflación está a su vez incrementando la base con la que, presumiblemente, se calculará la remuneración para los trabajadores, comenta el economista Giovanni Montoya Aldawe. 


Pero lo más importante de esto, señala el analista, es: “Aunque no compensa demasiado la variación de precios para los trabajadores, sí se convierte en un elemento importante de costo para los productores, y resta competitividad internacional”.


Por otra parte, el hecho de que la inflación siga subiendo y especialmente los alimentos, apunta Montoya Aldawe, hace que las familias gasten más de su presupuesto en aquello de lo que no pueden prescindir como son la comida y los gastos básicos, dejando de gastar en otros rubros, tales como vestido o diversión.


“Esto estaría afectando las demandas de otros productos para el año entrante. Lo que atrasa la recuperación global de la economía”, concluye.