Mundo deportivo

Blatter exploded
Explotó Blatter
29 de Octubre de 2015


El dirigente suizo lamentó no haber dejado el cargo de presidente de Fifa tras el Mundial de Brasil 2014 y reveló que se quedó por petición de las confederaciones que temen que la Uefa tome bajo su control todo el mundo del fútbol.


Foto: EFE 

Joseph Blatter.

Redacción-EFE


El suspendido presidente de la Fifa, Joseph Blatter, parece no aguantar más la presión originada por el escándalo de corrupción que hace temblar los cimientos del organismo del fútbol mundial y desde la distancia empezó a disparar flechas para señalar culpables.


El dirigente, apartado temporalmente de su cargo, acusó a su colega de la Uefa, Michel Platini, y a Estados Unidos, de ser los causantes directos de la crisis que hoy los enfrenta al escarnio público.


“Al principio la diana de los ataques fui yo. Y lo ideó todo Michel Platini. Es algo personal”, dijo Blatter en entrevista con la agencia rusa Tass desde Zúrich.


Blatter subrayó que Platini “siempre quiso ser presidente de la Fifa”, pero que “no tuvo el coraje de presentar su candidatura en las elecciones de 2015”.


“Cada persona que dirige la Uefa se ve infectado por un virus que se llama Anti-Fifa”, señaló. Y recordó que antes de que Platini fuera elegido para encabezar la Uefa eran “los mejores amigos”, pero después “de repente” no le invitó a la apertura de la Eurocopa en 2008.


“Desde entonces, ni una vez tomé parte en las actividades protocolarias de la Uefa, ya que consideré que aquello había sido una falta de respeto, y no hacia mi persona, sino hacia todo el colectivo de la Fifa”, dijo.


Al mismo tiempo, rompió una lanza en favor del francés al afirmar que los dos millones de francos suizos que recibió Platini de la Fifa, y que han provocado su suspensión temporal, son el pago de una deuda por un trabajo realizado y no representan un acto delictivo.


El suizo recordó que le propuso trabajar para él tras el Mundial de 1998 celebrado en Francia, pero Platini, quien está suspendido temporalmente como él, pidió un millón de francos anuales, una cifra desorbitada para la Fifa.


“Firmamos un contrato, pero no por esa suma. Trabajó para mí hasta 2002, cuando lo eligieron para el comité ejecutivo de la Uefa y la Fifa. Después de esto, el contrato fue anulado, ya que él se convirtió en representante oficial de la Uefa”, explicó.


En 2010, Platini se dirigió a la Fifa para que le pagaran la deuda, a lo que Blatter respondió que el propio jefe de la Uefa estimara el monto.


“La cuenta se cifró en 2 millones, a razón de medio millón por año. Yo aprobé el pago. Ese es mi lema: si le debo dinero a alguien, debo pagarle. Eso es todo. Ese dinero no fue un pago por ninguna otra cosa”, precisó.


¿Retaliación?


Al tiempo, Blatter aseguró que Estados Unidos decidió provocar la crisis para destruir a la Fifa al perder ante Catar el derecho a organizar el Mundial de fútbol en 2022, a lo que se sumó el Reino Unido después de perder ante Rusia el derecho a organizar el Mundial en 2018.


“Teníamos previsto prepararnos para dos magníficos mundiales: Rusia 2018 y Estados Unidos 2022. En su lugar, hablamos de la crisis en Fifa”, afirmó el dirigente.


Dijo además que estaba “convencido en su interior” de que los mundiales transcurrirían “en las dos principales potencias políticas del mundo. Todo iba bien hasta que el presidente francés Nicolas Sarkozy se reunió con el coronado príncipe, entonces emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani”, dijo.


Seguidamente, agregó, Platini, abogó por celebrar el Mundial en Catar.


“Esto mezcló las cartas. Cuatro votos europeos pasaron de EE.UU a Catar. En caso contrario, la solicitud norteamericana hubiera ganado por 12 contra 10”, dijo.


Entonces, según Blatter, “junto a las autoridades suizas, Estados Unidos y Reino Unido orquestaron un ataque contra la Fifa y su presidente.


El suizo destacó que “entre EE.UU y Rusia existen problemas” y por eso “ocurrió que el Mundial y el presidente de la Fifa quedaran en el epicentro del conflicto entre las dos potencias geopolíticas más grandes”.


Sea como sea, descartó totalmente la posibilidad de que Rusia pueda verse privada de organizar el Campeonato del Mundo dentro de tres años.


En cuanto a los ingleses, dijo que “se comportan como perdedores. Ellos han inventado un fantástico juego (el fútbol) y los principios del juego limpio. Pero en esa elección (2018) la candidatura inglesa fue eliminada en la primera vuelta al lograr sólo un voto. Nadie quería que el campeonato se celebrara en Inglaterra y ahora intentan culparme a mí”.