Mundo deportivo

Chile does not slacken
Chile no afloja
15 de Octubre de 2015


Mientras en otros países el optimismo sube pensando en el Mundial 2018, en Argentina apenas se le reconoce una leve mejoría al equipo de Gerardo Martino, que no gana ni hace goles.


Foto: EFE 

Jorge Sampaoli, seleccionador chileno.

Agencias


Chile y Ecuador pisan fuerte en la Eliminatoria suramericana, con dos triunfos consecutivos al igual que Uruguay, mientras que Brasil se da una pausa y Argentina aún no encuentra el camino.


La segunda jornada de la serie suramericana hacia el Mundial de Rusia 2018 dejó claro que los australes tienen hoy el mejor equipo de la Conmebol. La actual campeona de América es una máquina de hacer goles y jugar bien, siempre hacia adelante, buscando el resultado sin especular y sin dudar de su potencial. Y, aunque esta vez en el estadio Nacional de Lima aprovechó que Perú se quedó con diez hombres cuando mejor jugaba por la expulsión de Christian Cueva a los 23 minutos, la capacidad individual y la fuerza colectiva de los chilenos se convirtieron en un derroche de argumentos para justificar el resultado (3-4). Nada pudo hacer el técnico Ricardo Gareca ni la Foquita Jefferson Farfán, con sus dos tantos, ni Paolo Guerrero para frenar el ímpetu austral.


“Ganar estos puntos de visita es muy importante”, destacó el seleccionador chileno Jorge Sampaoli, aunque insistió en que tuvieron “algunas opciones que desperdiciamos” y que pudieron significar un resultado mayor.


El técnico argentino afirmó que la Eliminatoria recién comienza, pero que la victoria “da esperanza para lo que viene, que va a ser más complicado y más apretado”.


Sampaoli reconoció que la expulsión de Cueva les dio “la chance de tener el sector izquierdo más abierto y tener mayor control del balón” y que al final “terminamos sufriendo” cuando Guerrero estrechó el marcador.


También Ecuador consolidó sus aspiraciones. Si bien sufrió hasta el final para vencer a Bolivia en el estadio Atahualpa de Quito (2-0), con goles de Miller Bolaños (m.81) y Felipe Caicedo (m.95), la solidez del equipo está reflejada en los seis puntos que suma, con cuatro goles a favor y ninguno en contra.


Un respiro


El 3-1 de Brasil sobre Venezuela en el estadio Arena Castelão, de Fortaleza, es un respiro para Dunga y sus dirigidos. Los pentacampeones llegaban a este juego con la presión a tope, una lluvia de críticas y la generalizada desconfianza de los propios referentes históricos, como Ronaldo y Romario, quienes después de la derrota ante Chile (2-0) señalaron que la Canarinha tendría dificultades para clasificar al Mundial de Rusia.


Pero los dos goles de Willian y el tercero de Ricardo Oliveira le dan una pausa a la selección de Dunga para preparar la visita a Argentina el próximo 12 de noviembre.


Dunga evitó hablar sobre el difícil comienzo de Argentina, pero aceptó que “independiente de los resultados, siempre es difícil ese clásico. Jugar con Argentina es un campeonato aparte y necesitamos prepararnos de la mejor manera posible. Brasil y Argentina es diferente de los otros, porque cuando se gana es normal, pero cuando se pierde hay que convivir con esa presión”, opinó.


En cuanto al partido con Venezuela, indicó que si sus dirigidos hubieran marcado la mitad de los goles que crearon, les habría dado una nota de 9 puntos, “pero como no lo conseguimos doy un 8,5”.


Decepción


Si la Eliminatoria terminara hoy, Argentina sería el ilustre eliminado. El equipo de Gerardo Martino, sin Messi, volvió a decepcionar y no pudo desquitarse ante Paraguay a la que le sacó un empate sin goles en el Defensores del Chaco, de Asunción.


La Albiceleste, que aún no marca en dos jornadas, volvió a mostrar falta de lucidez en ataque y que sin Lionel Messi todo se le pone cuesta arriba.


Ahora esperan el gran clásico del fútbol sudamericano en el estadio Monumental frente a Brasil. Definitivo.