Columnistas

Dendrita de conocimiento
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
1 de Octubre de 2015


Los procesos educativos basados en las teorías del último siglo han tenido como base el conductivismo, mediante el cual el proceso enseñanza–aprendizaje se desarrolla a través de la conducción del profesor al conocimiento.

www.visionadministrativa.info


Los procesos educativos basados en las teorías del último siglo han tenido como base el conductivismo, mediante el cual el proceso enseñanza–aprendizaje se desarrolla a través de la conducción del profesor al conocimiento, adecuando la conducta del estudiante como el sistema la requería, teniendo como premisa que la realidad está por fuera del ser y es objetiva. 


Sus características principales fueron: la motivación es ajena al estudiante, se centra en la memoria, el estudiante es dependiente a estímulos externos (por ejemplo el “reglazo” o estudiar por la nota), el docente (“dios del saber”) es distante al estudiante, el proceso de evaluación se centra en la nota. Se soporta en los planteamientos de Pavlov, Skinner, Watson, entre otros


Otra teoría dominante fue el cognitivismo. Esta teoría se focaliza en entender cómo se producen las relaciones en la mente humana para interpretar, procesar y almacenar información en la memoria, como capacidad para pensar y aprender. El proceso de enseñanza aprendizaje parte de la experiencia, en dónde la realidad se interpreta, contrario al conductivismo, que esta se acepta como es; permitiendo así identificar como el estudiante aprehende esas realidades del mundo y como se dan los procesos cognitivos. El rol del docente se focaliza en diseñar procesos de aprendizaje productivos, en dónde el estudiante se convierte en una persona activa durante el proceso. “La realidad es objetiva pero interpretada, y el conocimiento es negociado a través de la experiencia y el pensamiento”. Algunos exponentes son: Gagné, Bruner, Novak.


Evoluciona el mundo educativo con Piaget, Vygotsky, entre otros, dando sus aportes al constructivismo, modelo pedagógico que tiene mucha vigencia hoy en día. Se caracteriza por el cambio de roles, el estudiante es el responsable de su propio aprendizaje, es el actor principal y el docente, pasa a ser el actor secundario, siendo un facilitador (acompañante), donde prima la reflexión que haga el estudiante de la realidad percibida, siendo dependientes el “contexto y el contenido” en la construcción del aprendizaje. “La realidad es interna, y el conocimiento es construido a nivel personal, generado socialmente, dependiente del contexto”.


Con el surgimiento de las NTIC y su aplicación en la educación, esta da un paso adelante para ponerse a tono con las realidades del estudiante y su contexto interrelacionado a través de las redes sociales, conocido en la teoría contemporánea educativa como el “conectivismo”, que, según Siemens y Dowens, se soporta en la teoría del caos, la complejidad, la auto-organización y las redes sociales. Toma un elemento importante del constructivismo y es el desarrollo de las competencias del estudiante necesarias para que pueda construir su propio conocimiento, a través de la interacción en las redes sociales de conocimiento, con el propósito que sea una apropiación para toda la vida, con la capacidad de resolver problemas reales. Se podría asemejar el conectivismo a una dendrita social de conocimiento.


Cabe preguntarse cómo padres de familia y principales educadores: ¿Hay sincronía del modelo pedagógico familiar con el modelo pedagógico de la institución educativa? ¿En cuál teoría es centra usted, en cuál la institución y cuál la que desarrolla el hijo-estudiante?


Dándole respuesta a estas preguntas, podremos encontrar un punto de conexión para entender, tal vez, el comportamiento cognitivo de nuestros hijos.