Política

Panorama
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
26 de Septiembre de 2015


No fructificaron los últimos esfuerzos de revivir el acuerdo entre los candidatos a la Alcaldía de Medellín, Eugenio Prieto, Alonso Salazar y Federico Gutiérrez.

Abortó la alianza


No fructificaron los últimos esfuerzos de revivir el acuerdo entre los candidatos a la Alcaldía de Medellín, Eugenio Prieto, Alonso Salazar y Federico Gutiérrez. Pudieron más los roces entre Salazar y Gutiérrez, y meter temas de última hora como la candidatura a la Gobernación de Antioquia, para abortar este esfuerzo de unificación. El entierro definitivo se lo dio ayer Federico Gutiérrez, quien dijo en un comunicado que va hasta el final y expresó textualmente que “no ha habido, no hay y no habrá alianza”. Y agregó que es un no rotundo. Queda esperar la reacción o las decisiones por tomar de Eugenio Prieto sobre su futuro en esta campaña al confirmarse la ruptura total de ese trío. Todo esto ocurre cuando el debate electoral por la Alcaldía de Medellín entró en el último mes.


Gabriel J. Rico


La campaña de este candidato realizará una concentración masiva mañana entre el Jardín Botánico y el Parque Explora, en cuyo espacio esperan reunir a 10.000 personas. Explicaron que el montaje será completamente temático y no es un concierto ni una congregación para dar tamal con gaseosa. Se instalarán diez escenarios. Cada uno representa un eje programático que abarca las propuestas de gobernanza que se han ido construyendo con cada comuna o sector de la población. Los asistentes podrán recorrer los escenarios que quieran. “Haremos la primera encuesta real, cara a cara, con personas de verdad, en la que podrá participar cualquier ciudadano. Se trata de una encuesta de personas de carne y hueso, en vivo y en directo. No de 600 llamadas telefónicas hechas desde Bogotá”, dijeron voceros de la campaña de Gabriel Jaime Rico, que agregaron que están invitados todos los ciudadanos de Medellín de todos los estratos, todas las edades, todas las religiones, todos los sectores sociales, sin excluir a nadie. La entrada general comenzará a las 2 p.m. y el acto comenzará a las 4 de la tarde.


Envigado


Desde la campaña a la Alcaldía de esta ciudad de Andrés Torres reportaron que llegaron nuevos apoyos políticos y sociales a este candidato. En tal sentido mencionan el respaldo de la líder conservadora Luz Marina López Peña y del Movimiento Significativo de Ciudadanos “Otro Camino”. Esta aspiración a la Alcaldía de Envigado ya cuenta con el apoyo de tres listas al Concejo Municipal. Este candidato comentó que esas dos adhesiones llegan para demostrar que en Envigado el cambio sí es posible, haciendo más fuerte su campaña, que viene creciendo significativamente tanto en opinión como en estructura política. Las tres listas al Concejo que lo apoyan son las del Partido de la U y los Movimientos Mais y Otro Camino. “Me llena de satisfacción saber que cada día más personas están seguras de que en Envigado el cambio sí es posible, todos unidos lo vamos a lograr, estamos haciendo historia en el municipio” manifestó Andrés Torres.


Corregir el acuerdo


Con base en lo sucedido esta semana en La Habana, la excandidata presidencial Marta Lucía Ramírez solicitó al Gobierno Nacional y a las Farc que abran un espacio para que en término máximo de quince días, el texto presentado en sociedad, recoja las recomendaciones y tenga en cuenta las observaciones y propuestas que varios sectores de la opinión pública, la academia, el Partido Conservador y el Centro Democrático han formulado de manera crítica pero constructiva y sobre todo, con un sentido de responsabilidad con el futuro de largo plazo para Colombia. En concepto de la dirigente el tema de los militares no quedó bien resuelto, al igual que la inaceptable conexidad del narcotráfico con la rebelión y el delito político. La “dejación” de armas, sostiene, es insuficiente, pues resulta indispensable su entrega por parte de las Farc, ya sea a la Cruz Roja o a alguna organización internacional como Naciones Unidas. Así mismo, criticó que resultaría inaceptable la pretendida participación en política de los principales responsables de delitos de lesa humanidad. “Por tanto, si queremos evitar ciclos posteriores de derramamiento de sangre y repetición del conflicto, se deben resolver estos temas”.


En Bello


César Suárez, candidato multipartidista a la Alcaldía de esta ciudad, aplaudió los avances en el proceso de reconciliación nacional. Al respecto dijo que el acuerdo logrado por el Gobierno Nacional con la insurgencia de las Farc, de fijar una fecha límite para poner fin al conflicto armado interno que por décadas ha desangrado a nuestra sociedad, abre una luz de esperanza para la reconciliación entre todos los colombianos. “Esperamos, con grandes anhelos, el 23 de marzo de 2016, para decirle adiós a los odios, los rencores, las intolerancias y las tragedias que llenaron de lágrimas, dolor, tristezas, desarraigos y muerte, a miles de hogares, a lo largo y ancho de la geografía nacional”. Dijo que como muchas de las víctimas de la lamentable confrontación llegaron como desplazados a residir en Bello, de ganar la Alcaldía tendrán especial consideración para insertarlas en el tejido social, reconstruir sus hogares y mirar el futuro con renovadas esperanzas.


La paz


Todos los colombianos, independientemente de que seamos de centro, derecha o izquierda, debemos hacer votos para que en seis meses sí logremos estar refrendando los acuerdos de paz pactados en La Habana, afirmó el presidente del Concejo de Medellín, Fabio Humberto Rivera Rivera, después del significativo avance logrado en Cuba. Dijo que “debemos estar dando este trascendente paso, para que quienes durante más de 50 años estuvieron en la insurgencia, generando caos, daño, atraso a la economía y al país, se incorporen a la vida civil y de esta manera Colombia comience una nueva etapa de mayor crecimiento, inclusión social y equidad, para que sea posible apuntar a los objetivos del milenio combatiendo la pobreza, fortaleciendo la clase media y ofreciendo oportunidades a todos los colombianos”. Para Rivera Rivera es la primera vez, en muchos años, que Colombia está tan cerca de llegar a un acuerdo con las Farc, hecho que abre un camino y acorta los tiempos para también llegar a una negociación con el Eln, organización que quedaría sola en la insurgencia.


Alianza Verde


Para este partido, el acuerdo de Justicia en la Mesa de Diálogo en Cuba conduce a un inminente acuerdo de paz. Celebró el anuncio histórico que desde La Habana hizo el Gobierno y las Farc en materia de justicia, pues es uno de los temas más sensibles durante el proceso de paz y para los colombianos. “Por primera vez sentimos que la terminación del conflicto en nuestro país será una realidad, las conversaciones y acuerdos marchan por buen camino, lo que significa un avance indispensable para una paz estable y duradera”. Resaltaron los compromisos adquiridos entre las Farc y el Gobierno, garantizando la no impunidad, la justicia, verdad, reparación y no repetición para las víctimas.



Prudencia, firmeza y esperanza

En la instalación del Foro Nacional “Víctimas de las Farc”, organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Senado, la presidente de esa célula, la senadora liberal Sofía Gaviria manifestó su complacencia ante el anuncio del avance efectivo de las negociaciones de paz en La Habana.


“Nos complace enterarnos de este paso decisivo hacia la terminación del conflicto con las Farc, en el sentido de que pareciera que se van a acallar las armas”, aseguró la legisladora.


Sin embargo, aseguró que para juzgar con seriedad lo pactado es preciso esperar. “Debemos esperar algunos meses, para poder celebrar la culminación de las negociaciones, la cual esperamos se logre en los plazos que, por fin, se establecieron para este objetivo. Y para hacer balance del fruto de estos acuerdos, la espera habrá de ser un poco más larga. Como hemos sido testigos de la tendencia de nuestros legisladores a compensar con leyes, con acuerdos, con cartas y con afirmaciones, lo que no logramos en los hechos reales y efectivos para la mayoría de la población, consideramos pertinente continuar con prudencia, con firmeza y con esperanza, en nuestra lucha por que todos los acuerdos, tan importantes, a los que se llegaron se materialicen hasta alcanzar la reparación moral del país en su conjunto. Por ello, tendremos que esperar no hasta el 23 de marzo del 2016, cuando se prevé la anhelada firma, sino cinco o seis años hasta que podamos mirar para atrás y hacer una revisión seria que nos lleve a poder decir si, efectivamente, el 23 de septiembre de 2015 se inició un verdadero camino hacia la paz”.


La congresista, hermana del gobernador de Antioquia secuestrado y asesinado por las Farc, Guillermo Gaviria Correa, manifestó, además, su decepción por la indiferencia del Estado ante las reclamaciones de las víctimas, a la hora de sellar el acuerdo.


“A pesar del empeño de miles de víctimas de las Farc por ser tenidas en cuenta a la hora de definir los parámetros del acuerdo en cuanto a justicia y víctimas, y a pesar de que el resumen del acuerdo que hemos conocido parece hacer énfasis en la importancia de las víctimas de todos los actores armados, el punto que nos compete fue pactado sin considerar las válidas reclamaciones de las víctimas empoderadas de las Farc. Esperamos que eso se corrija en esta nueva etapa del proceso, donde se van a definir los mecanismos que llevarán a la aplicación de los acuerdos. Esto es fundamental para la legitimación de lo que se firme en La Habana, pues el resarcimiento a las víctimas es el que define el nivel de moralidad del acuerdo. Y esa reparación, que sólo puede ser responsabilidad de los victimarios, no puede desligarse de la sanción moral, que siempre debe permanecer. Las víctimas encarnamos el recuerdo de los hechos de la barbarie a la que han llegado los victimarios en Colombia, y por eso, en este esfuerzo por la paz, que es loable y que acompañamos, no se nos debe olvidar que las víctimas no podemos dejar de representar la censura moral permanente de una tragedia que nunca debió ocurrir y que nunca se debe repetir”, aseguró la legisladora Gaviria.