Economía

Caída petrolera obligaría una revisión presupuestal
Autor: Duván Vásquez
25 de Agosto de 2015


Al igual que el precio del petróleo WTI viene con una tendencia a la baja en los últimos meses, la referencia Brent sigue su ritmo de contracción, ubicándose ya en mínimos de 2009.


El Gobierno Nacional tiene proyectados los ingresos del Presupuesto General de la Nación (PGN) con un precio del petróleo Brent en US$60 por barril promedio anual, crudo que cerró ayer en US$42,69, lo que significó una caída de 6,09% en relación con la cotización del viernes y más de 57% con el promedio de 2014.


Esta referencia es la que tiene en cuenta el Ejecutivo para sus recaudos, ya que es el que más se parece al tipo de crudo que produce el país, a diferencia del WTI que erróneamente se ha creído (Ver recuadro).


Sin embargo, las cuentas del Estado llevan una distancia de la realidad ya que, con el precio de ayer sumado a lo que va corrido del año, el promedio anual del barril de esa referencia se fijó en US$57,93.


De hecho, el proyecto de PGN –que tiene una partida de $215,9 billones para 2016- está contemplado con unas rentas petroleras que le dejarían este año unos $9,6 billones (Ver gráfico), lo que genera incertidumbre con esa cifra ya que hoy cuenta con un precio por barril de menos de US$2,07, un 3,57% por debajo al valor esperado.


En ese sentido, según Juan Camilo Rojas, analista Internacional de Credicorp Capital, “la expectativa de que el precio vaya a repuntar rápidamente sí es muy baja, porque ahí sí es claro que lo que estamos teniendo sí es un exceso de oferta o un exceso de producción de petróleo en el ámbito mundial”, que no se acabará en el corto plazo.


Entonces se tendrá que hacer un reajuste al Presupuesto General, debido a que esta comisionista estima que al final del año el valor promedio del barril del Brent quedaría entre US$50 y US$55.


“Evidentemente será un hueco adicional pero va  ser mucho más pequeño que lo que causó la caída fuerte que tuvimos los meses anteriores”, afirma Rojas, quien agrega que el Ministerio de Hacienda no requiere retirar el proyecto que se debate en el Congreso para el presupuesto del 2016 sino que “lo que él hace son unas revisiones de su plan financiero. (…) Cada seis meses hacen ajustes a las variables y a los supuestos, con las variables que vayan siendo observadas, como crecimiento económico, tasas de interés, precio del petróleo, todo esto que le sirve para hacer actualizaciones sobre su plan financiero de más corto plazo”.


Sin embargo, desde la radicación de esta iniciativa algunos congresistas han manifestado su discrepancia con los cálculos de los ingresos porque la tendencia a la baja del crudo no permitiría un recaudo suficiente para cubrir las inversiones planteadas por el Ejecutivo en el año próximo.


Uno de ellos es el representante a la Cámara, Carlos Cuenca, quien ha afirmado que el presupuesto estaría así “desfinanciado” en unos $16 billones.


Contrario a ello, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, defiende el presupuesto que se hizo con “austeridad inteligente” y su marco fiscal, ya que ante la caída petrolera se aumentó en $4 billones adicionales la meta de recaudo tributario. 



Referencia petrolera

Ante las dudas generalizadas sobre cuál es el indicador petrolero que se debe seguir, Juan Camilo Rojas, analista Internacional de Credicorp Capital, explicó que “nuestra referencia es más parecida al petróleo Brent que al WTI” por ser de un tipo de crudo más liviano. 


Según él, aunque realmente Colombia tiene una referencia especial que se llama Vasconia, que “ese sí es como el precio exacto al que se tranza nuestro barril”, la producción colombiana se vende con el Brent porque es similar; pero no se hace con el WTI debido a que es un crudo un poco más pesado que el que en mayor proporción se produce en el país o el tipo Azteca de los mexicanos.