Política

High tensions in the campaign
Altas tensiones en la campaña
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
21 de Agosto de 2015


Aunque el equipo del rector Néstor Hincapié abandonó la candidatura de Eugenio Prieto, en la campaña de este candidato dijeron que nunca estuvo de verdad con ellos.



Los fuertes contrastes de la política y de sus protagonistas. Hace tres meses la dirigencia del equipo liberal del rector Néstor Hincapié rodeaba la aspiración de Eugenio Prieto. Hoy se marginaron de esta aspiración y corrieron a apoyar a Gabriel J. Rico, quien no tiene nada ganado pese a sus múltiples avales.

Nacho


Los deslizamientos o deslealtades liberales, la muy electorera estrategia fajardista de incriminar a otros candidatos sin pruebas concretas, las quejas de misteriosos seguimientos a candidatos y a sus sedes, los daños en la propaganda electoral y los choques en los foros o debates comenzaron a enrarecer la campaña electoral en Antioquia para su Gobernación y para la Alcaldía de su capital, que se puede afirmar entró en alta tensión.


Cuando a la competencia por esos dos cargos le van a restar dos meses para su veredicto de las urnas, el clima político-electoral se ha puesto muy caliente, a lo que contribuye la total incertidumbre y los daños que están causando los resultados de las encuestas que no se ponen de acuerdo o no muestran una tendencia lógica entre las diferentes mediaciones estadísticas.


Hoy por hoy las candidaturas están al borde de un ataque de nervios por los sobresaltos y ataques que producen factores externos a la sana disputa democrática.


Una mañana del 11 de mayo pasado, hace un poco más de tres meses, el fuerte equipo liberal comandado por el rector de la U. de M., Néstor Hincapié Vargas, adhirió a la campaña a la Alcaldía de Medellín de Eugenio Prieto Soto, semanas después que este aspirante ganó la nominación de su partido, derrotando entre otros a la precandidata de ese grupo, la concejala Aura Marleny Arcila Giraldo, quien también estuvo presente en ese acto al igual que el congresista Iván Agudelo, los dos principales corporados del matiz de Hincapié Vargas.


En esa oportunidad este rector y político fue muy claro con Prieto Soto al declarar ante los periodistas presentes que lo apoyaba, que esperaba que fuera el candidato único de la Unidad Nacional, pero reclamó un urgente acuerdo para que hubiera un solo candidato a la Alcaldía de Medellín, como condición para ser una opción competitiva y con posibilidades de triunfo.


Precisamente en esa reunión Prieto S. reveló que habían comenzado una serie de conversaciones con Gabriel J. Rico Betancur para intentar un acuerdo, pero días después este candidato las canceló abruptamente alegando que él no negociaba su aspiración.


En estos más de tres meses no han fructificado los acercamientos Prieto-Rico y la última posibilidad que trascendió sobre la mediación a través de unos compromisarios también se esfumó.


Lo anticipamos


Así las cosas, hace más de quince días revelamos en Panorama Político que un muy relevante sector liberal se iba a deslizar de la campaña de Eugenio Prieto, también que se iniciaron conversaciones entre Néstor Hincapié y Gabriel Jaime Rico, al tiempo que también por esos días el Directorio Liberal de Antioquia, que lidera el exsenador Bernardo Guerra Serna, sostuvo una cumbre interna analizando la situación de la candidatura liberal a la Alcaldía.


Pues todas estas develaciones que hicimos en su momento desembocaron esta semana en la decisión, de la cual ya sabíamos que la habían adoptado, de que el grupo del rector Hincapié Vargas retiró el apoyo a Prieto S. y se marchó para la campaña de Rico B., no avalada institucionalmente por el Partido Liberal.


Esta esperada novedad fue anunciada en un escueto comunicado de la campaña de Rico B., mientras que el rector no ha salido a dar la cara y sólo posó en una foto.


Estratégicamente quieren mostrar esta nueva ligazón electoral como si fuera a título personal de Néstor Hincapié, pero de acuerdo con conceptos del especialista en temas electorales, Guillermo Mejía Mejía, ese paso coloca en serios aprietos legales a los corporados de ese equipo Aura Marleny Arcila e Iván Agudelo, porque no pueden seguir creyendo que todavía están en los años sesenta cuando los políticos cambiaban de grupo y de candidatos como cambiándose las medias, porque hoy rigen disposiciones muy nuevas sobre doble militancia y faltas disciplinarias partidistas, y ayer habían liberales dispuestos a estrenarlas con los corporados de la cuerda del Rector.


Entre tanto, con respeto pero también con mucha molestia la campaña de Eugenio Prieto recibió la decisión del equipo de Néstor Hincapié, de la cual ya estaban enterados que iba a ocurrir.


Pero voceros de este candidato comentaron con mucha contundencia que “nunca el equipo del Rector estuvo de verdad en la campaña, pues ni siquiera enviaron delegados a las reuniones y a las giras por la ciudad”.


Y el prietismo sospechaba desde el pasado 25 de julio de la deslealtad que iba a propiciar ese grupo liberal, pues fue el primero en invadir de propaganda la ciudad, pero sólo con las fotos y nombres de sus candidatos a la Asamblea Departamental y al Concejo de Medellín, pero sin incluir nada sobre el candidato a la Alcaldía.


Entre tanto, se está a la espera de la decisión que tome el Directorio Liberal de Antioquia o su presidente Bernardo Guerra Serna, pues su hijo el concejal Bernardo A. Guerra no apoya a Eugenio Prieto, pero nunca estará con Rico, aunque ayer pidió la renuncia de Prieto a la candidatura.


Los guerristas no le perdonan su renuncia al Senado y que por eso haya torpedeado la aspiración a la Alcaldía de Bernardo A. Guerra.




Atacan los fajardistas

Y la campaña política por la Alcaldía y la Gobernación comenzó a judicializarse.


A esa situación la está conduciendo el temerario estilo  fajardista de incriminar a sus rivales para ganar unos votos de incautos.


En esa peligrosa estrategia andan los candidatos Alonso Salazar y Federico Restrepo al tildar a otros candidatos de politiqueros, corruptos y de relaciones con delincuentes, pero sin aportar ni una sola prueba o colocar una denuncia judicial.


Del lado contrario ripostan y recalcan asuntos como la venta de Orbitel a privados, la concesión minera que tiene a Sergio Fajardo a las puertas de un fallo disciplinario, los cuestionamientos de diputados de Antioquia a la distribución de licores en el Cesar, la destitución de Mauricio Valencia, el guerrillero en la junta de EPM, las millonarias deudas en impuestos y licencias de construcción según un concejal de Medellín, el debate en la Duma sobre el Idea y el Parque Manantiales, los malos resultados de las pruebas Saber en la Antioquia más Educada, el encarecimiento del Túnel del Oriente y los problemas de deterioro por mala calidad de algunos parques educativos.


Además comenzaron las demandas por injuria y calumnia contra los fajardistas y sus aliados por no aportar pruebas a sus ataques personales.