Columnistas

Sociedad civil y educación: todos en Medellín
Autor: María Victoria Angulo
14 de Agosto de 2015


No es un secreto que si los países cuentan con una sociedad civil informada, organizada y activa en materia educativa, lograrán mayores avances.

No es un secreto que si los países cuentan con una sociedad civil informada, organizada y activa en materia educativa, lograrán mayores avances, hecho que se ha hecho cada vez más evidente en los últimos diez años como parte de la dinámica latinoamericana.


Movimientos como como “Todos por la Educación”, de Brasil; “Educación 2020“ de Chile; y “Mexicanos Primero” han sido reseñados por expertos en el mundo como organizaciones que se destacan por su liderazgo en movilización ciudadana, marcando derroteros y definiendo indicadores, instando pacíficamente a los gobiernos a adelantar reformas que se creían imposibles, promoviendo el incremento de los recursos que se destinan para educación, logrando hacer este tema más comprensible para todos y por tanto un tema de todos.


A propósito de lo anterior, en el año 2011 el BID identificó más de catorce organizaciones y creó Reduca, la red latinoamericana de organizaciones de la sociedad civil. Muchas de estas organizaciones nacieron de la inspiración de empresarios como el Dr. Nicanor Restrepo que creó en Colombia la Fundación Empresarios por la Educación y que en la región crearon otras con el mismo nombre en Guatemala, Perú, Nicaragua, Honduras y El Salvador. 


En septiembre de 2011, tras un evento simbólico que hizo realidad la red, vino lo más trascendente: más que una red en el papel o una instancia burocrática, gracias al apoyo del BID y luego de la Unión Europea, lo que se ha generado es un escenario de cooperación Sur- Sur de muy alto nivel que trabaja por un objetivo común: garantizar a todos los niños, niñas y jóvenes de la región el derecho a una educación pública inclusiva, equitativa y de calidad.


Durante estos cinco años hemos avanzado en la realización de deliberaciones técnicas e investigaciones en deserción, formación docente y primera infancia y  creamos el Observatorio de la Calidad Educativa en Latinoamérica .


En los últimos años, los gobiernos en la región han decido contratar consultores de alto nivel para referenciar prácticas a nivel mundial, asunto acertado en la medida que pone en la agenda pública temas que son prioritarios. No obstante, lo que agrega Reduca al debate es que cuenta con información de expertos locales que conocen la escuela, el rol del maestro y el devenir de nuestros contextos, que han sido autores de reformas exitosas y que han permitido romper la inercia que hemos vivido durante muchos años.


Tenemos presente lo que viene pasando en Brasil y Chile, pero en Colombia no hemos sido ajenos. En el marco de Reduca, en distintas ocasiones hemos traído estas experiencias para posibilitar el intercambio con diversas iniciativas ciudadanas en educación y nos sumamos a los movimientos “Todos por la Educación” y “Educación Compromiso de Todos”. Si queremos avanzar, se requiere que a la sociedad y al gobierno les importe que estos movimientos subsistan, crezcan, deliberen y apoyen.


La buena noticia es que todas estas experiencias y actores se van a dar cita en Medellín del 18 al 21 de agosto. Vendrán los protagonistas: profesores que han sido reconocidos por la generación de proyectos en la atención integral a la primera infancia, los empresarios que más aportan a la educación en nuestros países, expertos y académicos. Esta lista de invitados ilustres podría sonar a un coctel un tanto difícil de entender, pero la intención es precisamente mostrar cómo líderes piensan en líderes y cómo son todos estos actores quienes hacen posible que las políticas públicas sean más exitosas y movilicen a la sociedad.  


El encuentro pretende visibilizar la primera infancia en la agenda de las políticas públicas en Latinoamérica a través de una mirada comparada de los avances y los retos, debatir para comprender cómo ser más acertados en las inversiones privadas y el trabajo con los gobiernos, y evidenciar la importancia de una sociedad civil consolidada para acompañar políticas públicas exitosas que generen avances. 


Pocas veces el país cuenta con la afortunada coincidencia de reunir a tantas personas de Latinomérica pensando la educación, con una participación activa, deliberativa y generosa; que vienen haciendo investigación rigurosa, convencidas de lo que agrega la colaboración sur – sur, respetuosas de los contextos, que ponen en el centro al niño y al jóven y sus procesos de aprendizaje. Por esto, la semana entrante todos los caminos conducen a Medellín, a una ciudad y un departamento que desde hace varios años le apostaron a la educación de calidad y por lo tanto han acompañado el desarrollo de ambientes dignos para el aprendizaje e implementado políticas de dignificación docente.


Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos del sector empresarial, para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.