Columnistas

“¿Cansado del taco?”
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
1 de Agosto de 2015


Comerciantes de motos la utilizan como frase llamativa para incentivar la compra de esos aparatos.

www.visionadministrativa.info


Comerciantes de motos la utilizan como frase llamativa para incentivar la compra de esos aparatos.


En cierto sentido el comerciante tiene razón. Las obras de infraestructura que se están desarrollando en la ciudad generan congestión, son obras con las cuales estoy en de acuerdo porque creo en su bondad y en su impacto para una mejor calidad de vida para los medellinenses. Como dice el refranero popular “el que quiere marrones que aguante tirones”. Pero más allá de la conveniencia o no de las obras, el tema se centra en que varias ocasiones falla el  control del flujo vehicular por parte de las autoridades, y, como lo he manifestado en otras ocasiones, han delegado el control del mismo en las cámaras.


Citaré dos momentos caóticos en la movilidad de la ciudad en días pasados.


El primero de ellos ocurrió el 13 de julio cuando se cayó la torre de energía sobre la avenida Regional y se tuvo que cerrar el carril occidental, dejando habilitado un solo carril de los puentes militares sobre el río Medellín. Allí hubo desatención por parte de los agentes destacados quienes dejaban entrar los vehículos a los carriles orientales de la Autopista Sur, en vez de orientar a los conductores para tomar vías alternas. Se limitaron a hacer el anuncio por twitter, pensando que toda la ciudadanía tiene esta red social o que el seguidor de la cuenta está permanentemente conectado a ella. En estos casos de emergencia también es importante considerar el uso de los tableros electrónicos fijos y móviles para hacer el anuncio del atranque.


El otro caso fue el pasado viernes 17 de julio, en horas del mediodía, la ciudad colapsó entre la avenida 33 y la calle Colombia. No había arrimadero posible a la Alpujarra y sectores aledaños, pero lo mejor de todo es que en ninguna bocacalle había un agente de tránsito direccionando el flujo vehicular.


Y así pueden ser varios casos en diferentes sectores de la ciudad, en dónde la “inmovilidad” de la ciudad, invita a la adquisición de motos, tanto así que la encuesta de Calidad de Vida del Dane de 2014, encontró que entre 2008 y 2014 21.1% de personas que usaban el bus como medio de transporte dejaron de hacerlo. ¿Para donde se desplazaron? Lo más seguro para las motos, dado que el gasto en transporte público puede ser igual a la cuota mensual de una moto. 


Y el potencial de penetración de las motos sigue siendo relevante, mientras el caos de movilidad sin presencia del control debido se siga presentando en las ciudades.


Pregunta inquietante ¿Quién sanciona a los agentes de tránsito cuando violan las normas de tránsito? Por ejemplo no hacer un pare o ir por el carril del medio (entre los vehículos). Pr ejemplo en lo loma de los Balsos, un agente del tránsito, el pasado martes, subió “arriado” por el carril del medio en plena zona escolar y de tras de él muy cumplidores del orden le seguían otros tres motociclistas.