Fútbol en el Mundo

Argentina defies the hosts
Argentina desafía a los anfitriones
1 de Julio de 2015


La gran final de la 44 edición de la Copa América se jugará este sábado 4 de julio en el estadio Nacional de Santiago de Chile, a partir de las 3:00 p.m., mientras que Paraguay y Perú disputarán el tercer lugar este viernes.


Foto: EFE 

El defensor Marcos Rojo abrió el camino triunfal de los argentinos ante los paraguayos.

EFE


La exhibición de Argentina no dejó dudas. Un doblete de Ángel Di María y los goles de Sergio Agüero, Javier Pastore, Marcos Rojo y Gonzalo Higuaín sellaron la paliza de Argentina por 6-1 a Paraguay en Concepción y su paso a la final de la Copa América, en la que se medirá con Chile este sábado en Santiago.


A los 82 minutos, apenas 120 segundos después de haber entrado en la cancha, Gonzalo Higuaín puso la guinda a la mejor presentación de la Albiceleste  en lo que va del torneo y produjo un descalabro monumental a Paraguay, que llegó al partido de las semifinales con el cartel de sorpresa.


Como si no bastara el 6-1 final que firmaba Higuaín, a los 80 minutos Sergio el Kun Agüero había ampliado la cuenta, que ya parecía suficiente castigo para Paraguay, con el quinto gol.


En el comienzo del segundo tiempo el protagonismo lo alcanzó Ángel Di María, que en apenas cinco minutos rompió un partido que estaba abierto con el parcial de 2-1 que imperó hasta el descanso y dio paso al 4-1.


El jugador del Manchester United marcó a los minutos 47 y 53.


Argentina se había ido con ventaja de un gol del defensor Marcos Rojo a los 14 minutos y el mediapunta Javier Pastore hizo a los 27 lo que parecía ser la puntilla para la Albirroja, pero Lucas Barrios volvió a acortar las distancias con un tanto a los 43.


“Si jugamos así crearemos muchas opciones de gol”, afirmó tras el partido el talentoso Lionel Messsi, refiriéndose a la final que Argentina jugará este sábado ante Chile.


Messi indicó que era un partido “ajustado y peleado” al que, por fortuna, entraron con goles desde el principio y en el que consiguieron una victoria muy abultada.


“Antes del partido habíamos hablado de que era una casualidad que, para la forma en la que habíamos jugado, lleváramos tan pocos tantos”, explicó el capitán argentino, cuya selección acumulaba hasta ayer cuatro tantos y que anoche logró seis.


Aunque no marcó ninguno de los seis goles de su selección, Messi se mostró muy satisfecho y deseó marcar en la final, aunque lo importante es que con independencia de ello, su equipo la gane.


“Venimos de jugar la final del Mundial, en la que perdimos, y ahora queremos ganar la final de la Copa América”, apuntó.


Una final en la que Chile buscará su primer título en el certamen, mientras que Argentina irá por dos propósitos: alcanzar con quince títulos a Uruguay, el líder del palmarés en la historia del torneo, y acabar con una sequía de 22 años sin dar la vuelta olímpica.


Una cita a la que el equipo del técnico Gerardo Martino llegará en plenitud, porque Mascherano, Agüero y Messi, en riesgo de suspensión, no vieron amarilla y podrán estar en la final.